Mientras que el tiempo puede cambiar algunas cosas, otras se mantienen de la misma forma porque funcionan tal y como son. Como Jack Daniel’s, un whiskey originario de Lynchburg, Tennessee, que ha mantenido la misma forma de hacer whiskey desde 1866.

Justo este año se celebra el 150 aniversario de la Destilería Jack Daniel, y es por esta poderosa razón que la campaña “Born to Make Whiskey” hace referencia a cómo es que el proceso artesanal -con el cual se crea este emblemático whiskey- permanece intacto, siguiendo fielmente la misma receta que Mr. Jack creó hace 150 años.

Porque tanto cada elemento que forma parte del proceso de Jack Daniel´s como el mismo Mr.Jack nacieron para hacer whiskey.

Mr. Jack

PUBLICIDAD

Detrás del primer Jack Old No.7, hubo alguien que nació para hacerlo. Su nombre era Jasper Newton Daniel, mejor conocido como Mr. Jack, un hombre verdaderamente independiente. Desde chico, trabajó para su tío Dan Call en una tienda de whiskey y fue ahí donde aprendió a hacerlo. Al parecer, Mr. Jack tenía una habilidad especial para esto y no pasó mucho tiempo para que se convirtiera en socio. Años después, cuando su tío Dan decidió abandonar la tienda, Jasper con tan solo 13 años de edad decidió comprarla para de ahí fundar su propia destilería con la cual comenzaría una nueva historia que perduraría por más de 150 años.

 “Está listo cuando está listo”

Desde el primer día, Mr. Jack perfeccionó cada parte del proceso artesanal de Jack Daniels Old No. 7, marcando un estándar de calidad que se mantiene hasta nuestros días: “Every day we make it, we’ll make it the best we can” (Cada día que lo hagamos, lo haremos lo mejor que podamos).

Hoy, todo el whiskey de cada botella en el mundo de Old No. 7 se sigue haciendo en la misma destilería, de la misma forma que él lo hacía: fabricando su propio carbón, elaborando sus propias barricas, haciéndolo pasar por el mismo proceso de filtrado único al que llamó “Charcoal Mellowing”, donde el whiskey pasa gota a gota a través de tres metros de carbón de maple.

Además de estos singulares procesos, Mr. Jack pensó en una maduración igual de única. Old No. 7 madura a su propio ritmo, sin reglas ni calendarios. “Está listo cuando está listo.”

Hoy, todo el whiskey de cada botella en el mundo de Old No. 7 se sigue haciendo en la misma destilería con la misa receta.

Todo esto contribuye para darle el sabor, color  y aroma tal como lo conocemos hoy. Es gracias a estas historias que podemos disfrutar no solo de 150 años de un gran sabor, sino también de las anécdotas detrás de este Tennessee Whiskey, que demuestran que cuando llevas haciendo algo de la misma forma sin necesidad de cambiar ningún detalle, puedes decir que naciste para eso.

Born to make whiskey.

This is Jack. Who are you?

 

 

Siguientes artículos

Ondalinda: todo a punto
Por

Todo está listo. Ondalinda x Careyes (del 27 al 30 de octubre) se perfila como El Festival —así, en mayúsculas— del año....