Nino Bauti, director creativo de la casa platera mexicana Tane, nos guía por sus direcciones favoritas en la Gran Manzana. Una escapada a Manhattan siempre es apetecible, pero cuando nuestro cicerone es una persona que la conoce tan bien como él es mucho mejor: un auténtico placer

Metropolitan Museum of Art

Un clásico entre clásicos por muchos motivos: por sus fondos, inagotables (en su interior es posible ver desde Goyas, Rembrandts y Tizianos al patio completo de un palacio español, el Castillo de Vélez-Blanco); por The Costume Institute, una colección con más de 35,000 trajes de todas las épocas (para la que se celebra cada año el célebre Met Ball, para recaudar fondos); por el edificio («épico», en palabras de Nino Bauti) y por su tienda de libros, a la que los bibliófilos de todo el mundo acuden con actitud reverencial. Es tan extenso que permite una visita de unas horas… o de varios días.

metmuseum.org

Le Colonial

Le Colonial

Le Colonial

En la 149 East 57th Street (entre Lexington y la Tercera Avenida), se encuentra este restaurante de gastronomía franco-vietnamita cuyo décor, firmado por Greg Jordan, recuerda a clásicos del cine francés como Indochina, con una maravillosa Catherine Deneuve. Aunque el vestuario de esta película de Régis Wargnier no era de Armani, bien podría haberlo sido… lo que hubiese sido una jugada maestra del destino, ya que durante los años 90 era el restaurante al que el maestro italiano solía llevar a Nino Bauti cuando trabajaba en su firma. ¿Su recomendación? Los cócteles.

lecolonialnyc.com

 

Strand Bookstore

The Strand Bookstore Nueva York, con montañas de libros repartidos en tres plantas, es una de las librerías con más títulos de segunda mano de todo el mundo. Eso, en plena fiebre vintage ya justifica una visita, pero además es una de las mejores librerías de Nueva York y ofrece tesoros como primeras ediciones y ediciones de coleccionista, además de ejemplares firmados por sus autores. Siempre que va, el director creativo de Tane encuentra un hueco en su agenda para encontrar algo o dejar pasar el tiempo entre las páginas de clásicos olvidados.

strandbooks.com

Uno de los salones de The Carlyle, donde el art déco se funde con la elegancia.

Uno de los salones de The Carlyle, donde el art déco se funde con la elegancia.

The Carlyle

Si hay que elegir un hotel en una ciudad que venera la cultura de hotel —y que casi se podría decir que la inventó— es The Carlyle, una institución de la ciudad. Es uno de los favoritos de Bauti, no sólo para hospedarse, sino también para cenar (su primera cita con Iris Apfel fue en su restaurante, donde le propuso colaborar con la firma joyera mexicana Tane). También organizan pequeños shows de carácter exclusivo: por ejemplo, un concierto de jazz a cargo de Woody Allen o un concierto con la diva alemana Ute Lemper. Una de las joyas de la cadena Rosewood.

rosewoodhotels.com

 

Dean and DeLuca

Aunque Nueva York es una de las mecas foodies, con restaurantes para todos los paladares, todos los gustos y —muy importante— todos los bolsillos, a veces a Bauti le gusta cocinar algo sencillo, si se queda en un apartamento, o comprar un sandwich para comerlo en alguno de los parques de la ciudad. Dean & DeLuca es un paraíso para los gourmets más exigentes como, por ejemplo, Hannibal Lecter, que en la última secuencia de El silencio de los corderos abre un exquisito almuerzo de esta casa frente al rancho que le sirven en el avión.

deandeluca.com

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

El Mercedes-Benz que celebra el éxito de la F1
Por

Después de ganar el campeonato mundial de constructores y de pilotos de la Fórmula 1 2015 con Lewis Hamilton y Nico Rosb...