A Halloween se le conoce en la actualidad como una tradición en donde niños y adultos salen a las calles a tocar el timbre de distintas casas y pedir “trato o truco”, el trato se refiere a un intercambio de dulces, y el truco es llenar una casa de papel higiénico o aventar huevos a las ventas. Pero hace algunos años esta no era la forma de festejar el 31 de octubre. 

Los celtas, en especial los irlandeses, comenzaron esta tradición como una superstición. A esto se le llamaba, Samhain lo que significa el fin de la cosecha. Aquí era donde se pintaba un clara línea entre el otoño y el invierno, lo que representaba lo bueno: la vida y la abundancia, y lo malo: la muerte y la escasez. Es así como se creó este festival de índole supersticiosa.

Durante Samhain los supersticiosos celtas salían a las calles prendían fogatas y utilizaban disfraces, con el único propósito de alejar a la muerte y a los fantasmas de sus viviendas.

Fue el 13 de mayo de 609 d.C cuando el Papa Gregorio III designó el 1º de noviembre como el día para honrar a todos los santos; y la gente incorporó a este evento algunas tradiciones del Samhain. Con el tiempo se determinó que la víspera del día de todos los santos sería el 31 de octubre.

Años después, las costumbres cambiaron, y ahora al último día de octubre se le denomina como Halloween, donde algunas de las traiciones de Samhain siguen en pie, como el uso de disfraces. A éstas se le añadieron costumbres más lúdicas, como salir a las calles a conseguir dulces.

Dulce típico de Halloween.

Y aunque muchas personas siguen teniendo la supersticiosa idea de ahuyentar a los muertos y a los fantasmas, la mayoría de la gente considera que Halloween es una fiesta. De hecho cifras del Agricultura Marketing Resource Center y de Record Guinness apuntan a que son 120 millones de estadounidenses los que salen disfrazados a la calle en este día en particular.

Siendo que se acerca esta esperada celebración, te presentamos cinco destinos imperdibles para tener una noche de brujas inolvidable.

Dublín, Irlanda

Debemos empezar el recorrido en la capital del país que dio origen a lo que hoy en día conocemos como Halloween. Dublín anualmente tiene un festival llamado Bram Stoker, nombre que hace honor al autor de la notoria novela Dracula, originario de Irlanda. El festival organizado por el ayuntamiento de la ciudad tiene una extensa programación que este año comenzara el día 28 y terminara el 31 de octubre. Bram Stoker Festival no sólo está en pie durante la noche, ya que en el día también se realizan actividades. Lo que más resalta es su Light House cinema en donde se proyectan películas de terror como La momia, El hombre lobo, Frankenstein y muchas otras más. Además se puede acudir a una obra de teatro de estilo gótico y posteriormente a la Dracula disco donde un par de Djs tocarán la música más popular y los asistentes pueden ir con el disfraz de su preferencia. El 30 de octubre se realiza una exposición de horror en donde hay ponencias de literatura de terror, expertos en películas de este carácter, arte e investigaciones paranormales y hasta una caza de vampiros.

Promocional del Monster Light House Cinema

Promocional del Monster Light House Cinema

Por si fuera poco, el mismo día de Halloween, en Dublin se lleva acabo el Samhain Parade, el cual empieza en la plaza Pranell Square y termina en el Temple Bar -área conocida por su actividad nocturna-. Durante el evento niños, adultos y turistas disfrazados, bailan y cantan al ritmo de música caribeña. En algunas ocaciones dentro del festival se puede llegar a prender una fogata como para conmemorar las tradiciones principales de Samhain. De igual forma, existen guías turísticos dispuestos a contar las historias más tenebrosas de Dublín al visitar lugares que pueden causar un poco de miedo.

Transylvania, Rumania 

Transylvania es una hermosa región en Rumania que roba el aliento a cualquiera con sus bellos paisajes y su inigualable arquitectura gótica. Uno de los destinos más aclamados de este lugar es el Castillo de Bran, al cual se le conoce por la novela de Horror llamada Drácula que escribió el autor irlandés Bram Stoker. Durante el desarrollo de este relato se establece que el antagonista es una especie de hombre llamado Conde Dracula, que conforme el texto continúa se hace explícito que él es un vampiro que vive en los montes carpátos de Transylvania en un majestuoso castillo llamado Bran, el cual en realidad existe pero el autor jamás lo visitó. Dentro de esta gigantesca mansión Drácula mantenía prisioneras a ciertas personas para devorarlos o convertirlos en vampiros. Sin duda el libro escrito en 1897 ha dejado en la memoria de muchas generaciones el símbolo del castillo de Barn como un sinónimo de muerte, terror, sufrimiento y sobre todo suspenso; y ¿qué mejor que los amantes de Halloween puedan visitar este castillo de arquitectura gótica durante el mes de octubre por la noche?

Castillo en donde se dice que vivía el conde Drácula.

Castillo Bran.

El castillo de Bran puede ser visitado por turistas y locales la mayoría de los días del año; pero cada mes de octubre el esplendoroso castillo de cual resaltan dos torres, abre sus puertas para una espectacular y horrifica fiesta de Halloween que dura de noche a sol. Los asistentes caminaran por el castillo, verán una pelicula de horror y cientos de golosinas para después visitar el sótano de la locación en donde estará la verdadera fiesta, con una barra que se caracteriza por servir vino tinto y vodka negro.

Es importante mencionar que el castillo se documentó por primera vez en 1377, y hasta hoy en día -claro con algunas restauraciones- su estructura de estilo medieval sigue intacta, con 60 habitaciones, pasadizos subterráneos, escaleras angostas, armas y armaduras que datan de siglo XIV y XIX, y la colección de muebles de la Reina María de Rumania que vivió ahí durante los años 20.

Disneyland, California

Las princesas, los personajes animados, los juegos, la comida, la diversión, las sonrisas de los niños y los fuegos artificiales hacen que cualquiera se enamore de este lugar. Pero esta experiencia cambia de manera radical en  el mes de octubre donde Disneyland transforma por completo su inmenso terreno para festejar un Halloween sin igual, pero no tan escalofriante, ya que por supuesto los niños son parte fundamental del evento. Desde principios de septiembre hasta el último día de octubre la decoración del parque cambia por completo, en la entrada se puede ver la enorme cabeza de Mickey pero ahora en forma de la clásica calabaza aterradora que caracteriza estas fechas, así mismo se puede disfrutar de la mansión embrujada, que siempre ha sido una de las atracciones preferidas de los visitantes del lugar, y el popular castillo de las princesas en el centro del parque por la noche estará proyectando figuras “escalofriantes”. Además como cada año, a un lado del restaurant Rancho zócalo dentro de Disney, se podrá ver un poco de la cultura mexicana del Día de muertos.

Disneyland se une a la celebración de Halloween.

Disneyland se une a la celebración de Halloween.

Otras de las costumbres que seguirá en pie es el desfile nocturno que en esta época del año es apodado Micky’s Halloween Party, el cual corresponde a una entrada especial que se debe adquirir con anticipación. En este evento especial se puede ver desfilar a los terribles villanos que aparecen en las películas tradicionales de Disney, y además por primera vez en el desfile debutará el jinete sin cabeza que aparece en la película Sleepy Hollow.

The Hollywood Tower Hotel se despide.

The Hollywood Tower Hotel se despide.

Es importante recalcar que este  Halloween para el parque de diversiones ubicado cerca de Los Ángeles en la ciudad de Anaheim, California, es sumamente especial ya que este será el ultimo octubre en donde los visitantes puedan visitar la famosa torre del terror, dado que esta se cerrará el 2 de febrero del próximo año. Siendo este el caso, los visitantes que acudan a esta atracción después del atardecer vivirán una experiencia única, ya que por primera vez el elevador se dejará caer en picada con todas las luces apagadas.

Oaxaca, México

La celebración comienza desde el 31 de octubre y culmina el 2 de noviembre. Durante estos días el propósito no es ahuyentar a los fantasmas ni escapar de los monstruos y/o brujas, sino simplemente se trata de celebrar a los difuntos que han pasado a una mejor vida. Oaxaca es una de las muchas regiones del país para vivir esta celebración, dado que es de las más apegadas a esta tradición.

 

Tradicional altar de Día de muertos.

Los días previos al fin de octubre los mercados se llenan de pan de muerto, las clásicas calaveras de dulce, ingredientes para preparar mole, chocolate oaxaqueño y hacer tamales, el mercado de viernes es una excelente opción para visitar. Todo lo anterior se hace ya que se cree que ese día los muertos comen con sus familiares, así que los residentes de la localidad adornan todos los cementerios con papel picado y sobre las tumbas de sus difuntos también ponen su comida favorita. Uno de los mejores cementerios para visitar durante estos días es el llamado San Miguel, ya que aquí no sólo se encuentran enormes banquetes para que los familiares de los difuntos puedan comer con ellos, sino que también hay increíbles altares y cientos de veladoras encendidas.

Tapete de arena en forma de catrina.

Tapete de arena en forma de catrina.

Día de los muertos en Oaxaca es una experiencia única, ya que además de lo anterior en diferentes escuelas y edificios privados se hace lo que se llama como tapete de arena, donde se reflejan símbolos mexicanos como Frida Kahlo o las catrinas, uno de los tapetes más espléndidos se puede ver en el Palacio de Gobierno de Oaxaca. Un dato curioso es que los tapetes se hacen con arena, ya que ésta se vuela con el viento, lo que representa que la vida es efímera. Otra de las cosas que vale la pena es el llamado festival Comparsas, que se celebra el 1º de noviembre, en muchos barrios de la región – pero en especial en la comunidad de Etla – tanto locales como los turistas bailan, cantan y celebran a los muertos. La mayoría de los asistentes lleva disfraces, y el más popular siempre es el de la catrina -figura dibujada por José Guadalupe Posada con el nombre de dama de la muerte- en las mujeres o el de un simple esqueleto en los hombres.

Cabe apuntar que la UNESCO ha marcado esta festividad mexicana como patrimonio de la humanidad.

Salem, Massachusetts 

Este lugar es conocido por los juicios de brujas que aquí tuvieron lugar. Según la historia, durante el periodo de colonización de los Estados Unidos, exactamente en el año 1692, cientos de mujeres fueron acusadas de practicar brujería, se dice que de estas mujeres solo nueve fueron ejecutadas y las otras encarceladas. No existe una historia certera de por qué se detonó este caso, pero varios historiadores concuerdan que fue la religión que desató una paranoia en esta específica ciudad. La historia de dicho juicio siempre ha causado cierto morbo, el que aumentó cuando en 1952 Arthur Miller escribió una obra de teatro llamada “El Crisol” misma que se basa en la documentación que existe sobre los juicios de brujería; cabe destacar que la obra de teatro ganó un premio Tony.

Estatua representativa de una clásica bruja de Salem.

Estatua representativa de una clásica bruja de Salem.

Hoy en día Salem es una ciudad completamente normal, pero en octubre todas estas leyendas vuelven a causar temor por las calles. Esto lo convierte en un destino imperdible para pasar Halloween. La ciudad ofrece distintos recorridos de día y de noche, pero sin duda lo que no te puedes perder es el tour guiado -por una bruja- por el barrio de las brujas de Salem que dura un aproximado de 15 minutos, donde se puede descubrir los inicios de la brujería en este lugar, como el culto al diablo, las escobas voladoras y los gatos negros. Otra atracción es el museo de cera de la ciudad en el cual se representa la historia de la cacería de brujas a través de un aproximado de 50 figuras de cera hechas en Londres; el museo también tiene un área interactiva donde los visitantes pueden realizar tumbas y lápidas de piedra. Demás esta decir que en la ciudad se encuentra un museo específicamente enfocado en las historias de las brujas de Salem.

Alejándose un poco del tema de las brujas, en Salem también se ofrece el Candelelit Ghostly Walking Tour, el cual dura poco más de una hora y se realiza en la noche con el propósito de encontrar fantasmas y espíritus en lugares históricos de la ciudad. Los participantes cargaran una veladora por las calles y en lugares como el, la casa de Joshua Ward -relacionada con los juicios de brujería-, la vieja prisión de la ciudad y otros aterradores lugares. Según la pagina oficial de este tour se dice que muchas veces las fotografías que se toman durante el recorrido tienen figuras no definidas de color blanco de fondo, lo que se cree que podría ser un fantasma o espíritu.

Además de lo anterior existen muchas más atracciones abiertas en Salem todos los días de octubre. Para más información puedes visitar Haunted Happenings Salem Massachusetts.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

El nuevo motor que hace rugir a Harley-Davidson
Por

La emblemática marca de motocicletas con mas de cien años en el mercado presentó sus nuevos modelos 2017 y dio a conocer...