El A380 de Air France aterrizó ayer en Ciudad de México. Se trata de la primera compañía que apuesta por comercializar un vuelo de estas características a América Latina. Lujo, espacio, alta gastronomía… Un placer de altos vuelos.

El avión comercial más grande del mundo, el A380 de Air France, aterrizó ayer en Ciudad de México. Y Fobes Life estuvo allí. Se trataba del primer vuelo, una cita histórica, de un avión de estas características a Latinoamérica, y Ciudad de México ha sido el destino elegido. Con un 20% más de asientos, 516 en comparación con los 432 del Boeing 747 que hasta ahora cubría la ruta transcontinental, el vuelo iba prácticamente completo.

El avión, una imponente mole de dos pisos que recupera el espíritu de los transatlánticos de lujo —cuando viajar era un placer y no una obligación—, incluye dos importantes novedades respecto al servicio que hasta ahora ofrecía el Boeing 747: la clase Première, un espacio superexclusivo con sólo 9 asientos que se transforman en camas y un servicio de auténtico lujo; y la Premium Economy (38 asientos), un paso más allá de la clase Economy que, gracias a los materiales empleados en la construcción de este coloso alado —fibra de carbono, de vidrio y de aluminio— cuenta con mayor espacio para el viajero, tanto en la separación entre asientos como en su distribución (2-3-2 frente a los 3-4-3 de la Economy).

Asiento Premium Economy

Asiento Premium Economy

La cabina La Première del A380 es la más espaciosa de toda la flota Air France y está situada en el frente del avión. Todos los detalles —desde el diseño a la paleta de colores— han sido cuidados hasta el mínimo detalle e incorpora un espacio privado para poder cambiarse de ropa durante el vuelo —la compañía ofrece una pijama para que el viajero pueda sentirse como en casa—, servicio de guardarropa y tratamientos cosméticos de alta gama Biologique Recherche y Givenchy. Cuenta también con un bar reservado exclusivamente para los pasajeros Première, con un buffet abierto durante todo el vuelo; el lugar ideal para tomar una copa de champagne o conversar, sin perturbar la tranquilidad del resto.

Asiento La Première

Asiento La Première

La clase Business, situada en el puente superior, no le va a la zaga. El asiento, con sus dos metros de longitud, se transforma en una cama y dispone de una toma para recargar la computadora durante el vuelo y una pantalla de video de 15 pulgadas, la más grande de toda la flota Air France. El menú viene firmado por algunos de los chefs más prestigiosos de Francia y permite elegir entre cuatro platos en el almuerzo principal y tres en la cena ofrecida durante el vuelo. Los viajeros de la clase Business pueden acceder también a un espacio exclusivo, denominado La Galería, donde pueden descubrir las exposiciones creadas por Air France en colaboración con los más grandes museos del mundo y los principales destinos turísticos de Francia.

La clase Premium Economy, ubicada también en el puente superior, está divida por un tabique de la clase Economy. Además de un menú especial, se ha pensado en detalles extras para optimizar el máximo confort de sus ocupantes: un neceser de aseo con tratamientos hidratantes de Clarins, almohada de plumas…

046273_01

Hasta el mes de marzo, cuando la totalidad de los vuelos se realicen en el A380, los vuelos operados por este gigante serán los martes, jueves y sábados. El resto de los días los realizará un 777, con capacidad para 296 pasajeros.

El precio de las cuatro clases (según temporada) es: La Première, desde 5,904 usd; Business, desde 2,999 usd, Premium Economy, desde 1399 usd; y Economy, desde 949 usd.

 

 

Siguientes artículos

Un viaje con Mr. John Travolta
Por

Recorremos los sueños y recuerdos que vuelan en torno a este ícono del entretenimiento. El actor de distintivo acento de...