Una estrella proveniente del infinito azul del cosmos de Thierry Mugler redefine la complejidad de la mujer contemporánea. A través de una deliciosa fragancia interpreta la  feminidad con glamour, delicadeza, fantasía y voluntad.

Un meteorito de cristal ha atravesado el universo, ¿hacia dónde se dirige? En su desenfrenada trayectoria provoca una explosión de luz. Se transforma. De él emergen líneas que se multiplican a gran velocidad y se confunden con el infinito cosmos… Se trata de Angel, una creación de la que se desprenden mil y un destellos que ahora se reflejan en un envase innovador.

Foto: Cortesía Thierry Mugler

 

Un diseño de cristal innovador y complejo

Un viaje en el que se mezclan momentos dulces con la visión seductora de la mujer actual es evocado a partir esta estela única y elegante. Esta esencia emblemática de Thierry Mugler desafía al universo en su nuevo frasco que sorprende por su silueta tridimensional. Sus cinco puntas asimétricas, de aristas finas y contornos redondeados enmarcan para dar forma al envase que puede ser considerado como una joya de alta cristalería.

La metamorfosis de esta estrella legendaria se ha convertido en un verdadero homenaje en la fabricación en vidrio de cada contenedor, al ser confeccionada por las casa vidriera Brosse, una de las más antiguas de Francia.

Su compleja realización resultó un desafió para las leyes de la vidriería, ya que en ella se combinaron experiencia, tradición, innovación y tecnología, y que diera como resultado un pieza auténtica en la que la asimetría generó dificultades para obtener el molde sin “fondo desbastador”, que se requería.

Esta escultura fue nombrada “Gravity” y contiene la auténtica fragancia de tono azul creada en 1992, cuya solución está compuesta a base de notas de bergamota, bayas rojas, madera de sándalo y pachulí, resaltando la atención a este ingrediente para no dejar a nadie indiferente.

Este astro de luz que cayó del cielo ha sido la fuente de inspiración de innumerables historias desde su creación hace más de 20 años. Adelantado a su tiempo, es un pionero en el concepto de rellenado en determinados puntos de venta, tal y como se hacía en el siglo XVIII en las fuentes de perfume.

Con su eco-envase no solamente permite que se pueda recargar directamente a su frasco original, sino que plantea el respeto de la Maison Mugler por el medio ambiente y lo hace a través de vivir el lujo cuidando al planeta.

 

 

Para mayor información:

mugler.es

@Mugler

 

 

Siguientes artículos

La fuerza en la pista del Huracán de Lamborghini
Por

610 caballos de fuerza y un sistema de manejo de doble tracción controlado electrónicamente reemplazaron al Gallardo com...