Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

Con el objeto de conocer las nuevas estrategias y los flamantes desarrollos de sus marcas Arnold & Son y Angelus, dialogamos en exclusiva con Bertrand Savary, el director ejecutivo de estas marcas, a su paso por la ciudad de México.

Antes que nada hay que decir que este suizo de 44 años es hoy en día uno de los dirigentes más jóvenes de la industria relojera, tanto por sus años de experiencia en el mercado asiático, europeo y americano, como por sus competencias personales, que le han permitido acceder rápidamente a puestos de dirección en varias firmas de alta relojería.

Por eso, para saber de sus planes para Arnold & Son y Angelus a través de su partnership con Temposatis, Forbes Life dialogó en exclusiva con Savary, quien abordó detalles de lo que viene para la casa relojera.

Antes que nada hay que saber que en su sede en La Chaux-de-Fonds, cuna de la industria relojera suiza, Arnold & Son desarrolla sus relojes internamente, incluidos sus más complicados movimientos.

La casa estableció colecciones icónicas como el Time Pyramid, con su arquitectura única; el Nebula con un movimiento completamente esqueletizado; el HM Perpetual Moon o el Luna Magna que revela una de las fases lunares más grandes del mercado, el cual pudimos vislumbrar en primera persona.

Forbes Life: -Cómo manejaron la pandemia con una manufactura tan exclusiva como la de Arnold & Son y su marca hermana Angelus?

Bertrand Savary: -Me ha tocado un momento especial porque entré a trabajar a la compañía el primero de marzo de 2020 y el cierre de las actividades por pandemia fue el día 15, de modo que ha sido una situación desafiante. De ese momento hasta ahora hemos tratado de estar aprovechando el tiempo lo mejor posible, redefiniendo el plan comercial y el de marketing, en definitiva, las nuevas estrategias de Arnold & Son y Angelus. Estamos muy contentos porque las ventas duplicaron lo que hicimos en 2019, y mejoramos claramente lo de 2020.

FL: -¿Y cómo se ha logrado ese incremento con las tiendas cerradas. Cómo ha sido su relación con los retailers?

BS: -Siempre hemos estado en contacto con nuestros retailers por Zoom, presentando las colecciones en tiempo para que ellos las muestren a los clientes. No es algo que nos haya dejado felices, pero el punto es que la mayoría de quienes compran no han podido, ni pueden viajar. Esto ha ayudado a que la venta en medio oriente se haya incrementado bastante para nosotros, debido a que muchos lugares han permanecido abiertos, cuando Europa estaba cerrada. Incluso también Estados Unidos se recuperó bastante rápido, y actualmente es nuestro mercado principal, al igual que para Angelus. Igual seguimos siendo optimistas, porque tenemos nuevos puntos de venta en Suiza, en Londres y miramos con mucha esperanza la apertura del mercado chino en los próximos meses, donde esperamos tener como cinco puntos de venta.

FL: -¿Cómo han sido las ventas de ambas marcas desde 2019 a esta parte?

BS: -Antes que nada hay que decir que Arnold & Son produce menos de 100 piezas al año, número que ahora estamos incrementando lentamente. Nuestros relojes son piezas de máximo 200,000 dólares, pero puedo decir que en 2020 hemos vendido en total unas 600 unidades, lo que nos hace ser optimistas con lo que se viene.

Descubre:

Autos de Jaguar Land Rover inhibirán el Covid-19

Porsche impulsa su estrategia eléctrica en México

FL: -En cuanto a la oferta de las marcas, ¿como van con la tendencia de los clientes a elegir piezas customizadas?

BS: -Recientemente en el SIAR (Summer Experience, llevado a cabo semanas atrás en el hotel Four Seasons de la Ciudad de México), un cliente eligió un tourbillon y quería detalles de customización, y en el instante se tomó nota de su idea, se la mando a Suiza para que los dibujantes lo hagan realidad y al día siguiente tuvimos el bosquejo. Una vez aprobado el diseño por parte del cliente, el reloj se fabrica en tres meses y medio.

FL: -Respecto del futuro inmediato de Arnold & Son y Angelus, ¿qué visión tienen respecto del desarrollo de las marcas?

BS: -Siempre estamos pensando en dar la hora a través de diferentes formas y complicaciones que otras marcas, si ven el Globetrotter, verán que nadie ha dado el tratamiento de indicar el tiempo de la misma manera. En el caso del Luna Magna, es el primer reloj con una luna tridimensional del mercado, incluso su producción es muy técnica porque es de mármol y aventurina, y requiere 12 horas de trabajo su realización. Buscamos expresar las ideas del arte del watchmaking, de manera especial y única. Estamos orgullosos del estándar de calidad que sostiene la marca dentro de la industria relojera. Hemos logrado movimientos con 90 horas de reserva de marcha, y estamos felices del trabajo que venimos desarrollando.

Savary nos mostró el Luna Magna.

BS: -En el caso de Angelus estamos lanzando para octubre y noviembre, un nuevo cronómetro, con materiales como carbón, titanio y oro, un reloj técnico interpretado con los códigos del ADN de la marca, que cuenta con una de las más complicadas cajas realizadas en Suiza. Angelus es una marca deportiva que posicionamos mediante una nueva forma de fabricar los relojes, es una especie de “mecano” en términos de cómo elegimos lo que va funcionando en cada modelo. Incluso trabajamos con compañías de alta tecnología, creando nuevos materiales que veremos cómo serán incorporados a la realización de los futuros guardatiempos.

Te puede interesar ¡Hechos en México! Conoce los autos de lujo que se fabrican en el país

 

Siguientes artículos

Faride Schroeder
Mexicana forma parte del jurado internacional de Nespresso Talents 2021
Por

Faride Schroeder se encuentra en Cannes para presenciar el festival de cine como ganadora de la edición pasada y miembro...