La humanidad se ha preocupado por crear sistemas económicos que generen riqueza, los cuales han resultado muy eficientes pero, apenas hace 10 años, el hombre se ha planteado una nueva pregunta: ¿Cómo podemos ser felices? El arquitecto mexicano Juan Carlos Baumgartner, a raíz de este cuestionamiento genera otro para el bien de los trabajadores: ¿Cómo puedo ayudar a la gente a ser feliz?

“Yo creo que la razón principal es que estamos haciendo las preguntas equivocadas”, dijo Juan Carlos en entrevista para Forbes Life, donde temas de humanidad, diseño y felicidad se conjuntan en una misma charla con café. La inquietud del arquitecto surge a partir de un documental en donde tocaban puntos importantes sobre la sociedad y a lo que la misma aspira, la pregunta fundamental fue: ¿qué quieres en la vida?, el 93% de la gente entrevistada alrededor del mundo respondió: ser feliz.

Arquitecto Juan Carlos Baumgartner

Y es que la felicidad es una necesidad a la que aspiran los humanos y que, por lo visto, no se ha conseguido. Respecto a esta premisa surge la primer oración de Juan Carlos, “la gente no quiere ser más rica, o más exitosa, o más poderosa, sino feliz”. Por supuesto, de la felicidad se desarrollan las otras necesidades.

Esto fue un parteaguas para el arquitecto tanto profesional como personalmente, así que desarrolló una nueva teoría llamada Design for Happiness que consiste en que primeramente se entienda que el diseño de objetos y espacios tienen una relación estrecha con sentimientos positivos que influyen de forma terminante en las personas, dando como resultado felicidad.

La teoría está perfectamente fundamentada, tomando como fuente principal a la Universidad de Harvard y la Universidad de Delft en Holanda. La primera, desde hace 10 años abrió el área “Ciencias de la felicidad”, completamente científico que demuestra y ayuda a entender qué es la felicidad, cómo funciona y qué mecanismos podemos hacer como sociedad para hacer feliz a la gente.

Uno de los miles de experimentos que se han hecho para comprobarlo es el de “la posición de poder”, si alguien toma una postura simulando a la Mujer Maravilla por 10 minutos, su nivel de testosterona se eleva 20%, mientras que el cortisol (hormona del estrés) disminuye 10%.

Entonces, toda la vida entendimos al revés el concepto de: “que la consecuencia de la química de nuestro cuerpo era una mala postura” porque hoy se demuestra que dependiendo de la postura que tomemos, podemos modificar nuestra química (ya sea positiva o negativa).

“De lo que nos dimos cuenta, es que, los arquitectos no estaban muy preocupados por este tema. Siempre la arquitectura ha tenido esta idea de generar bienestar, pero la verdad es que nunca ha sido primordial, ahora a todo esto se suma una pregunta más: ¿cómo diseño para dar felicidad?”, nos comentó Juan Carlos.

PUBLICIDAD

Como Harvard ya lo demostró, las emociones positivas tienen una química, así es que el reto y las investigaciones de Space (el despacho de arquitectura y diseño de Juan Carlos Baumgartner) es poder identificar cómo es que la gente -que tiene esa química- utiliza su cuerpo. Una vez sabiendo esto se puede comenzar a diseñar cosas como sillas o mesas para ayudarle a las personas a usar su cuerpo en posiciones específicas que ayuden a incrementar estas emociones positivas y, por consecuente, la química.

Pero este beneficio no sólo ayuda a los trabajadores, sino que las mismas organizaciones se ven favorecidas. Los resultados revelan que aumentar los niveles de felicidad en el trabajo trae beneficios económicos para las organizaciones, logrando más productividad y menos rotación de personal, entre otros indicadores que son significativos y contundentes como el vínculo entre trabajador-jefe-empresa.

Entre los conceptos de diseño que ha elaborado este arquitecto poniendo en práctica su teoría son las oficinas de Red Bull, Microsoft, Volaris, BASF, y Google, así como el diseño de aulas para mejorar el aprendizaje a través de espacios que provoquen, nuevamente, felicidad.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

George Clooney podría obtener hasta 233 MDD por la venta de Tequila Casamigos
Por

Es una gran época para ser George Clooney. Primero se convirtió en padre de gemelos, luego el gigante británico del lico...