La Ribera del Duero es una Denominación de Origen ubicada dentro del territorio español, en la comunidad de Castilla-León. Uno de sus principales exponentes es la Bodega Arzuaga Navarro que, además de ser la más visitada de la zona, es la afamada productora de un vino elegante, peculiar y completamente gastronómico. Ignacio Arzuaga, actual dirigente de las Bodegas Arzuaga Navarro conversó con Forbes Life sobre este tinto, considerado uno de los mejores. 

La zona en donde se obtiene la Denominación de Origen de la Ribera del Duero tiene 115 kilómetros de extensión y está conformada por más de 100 municipios dentro de las provincias de Burgos, Soria, Segovia y Valladolid. El 21 de julio de 1982, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación otorgó a la Ribera del Duero la Denominación de Origen.

La exclusividad se mantiene con una producción máxima reglamentaria en esta región, la cual es de 7,000 kilogramos por hectárea; la uva procedente de las parcelas con rendimientos mayores a éste no pueden ser utilizadas en la elaboración de vinos protegidos por la D.O.

La Ribera del Duero goza de pluviometría –densidad, cantidad y regularidad de lluvias– baja, veranos secos e inviernos largos y rigurosos, con notorias oscilaciones térmicas. Actualmente, tiene cerca de 8,258 viticultores activos y alrededor de 308 bodegas.

Bodegas Arzuaga Navarro

Las Bodegas Arzuaga Navarro están ubicadas en el municipio Quintanilla de Onésimo, en el punto más al oeste dentro del Anillo de Oro de la Ribera del Duero, en Valladolid. En el año 1987 comenzaron a plantar los viñedos y en 1993 nació oficialmente la Bodega Arzuaga Navarro. Su finca, La Planta, se encuentra a una altitud de 100 metros sobre el Duero. El calor del día y el frescor de la noche, así como sus veranos cálidos e inviernos fríos, son los factores que aseguran la maduración lenta de la uva y le otorgan el azúcar y la acidez exactas, logrando el perfecto equilibrio. La producción es relativamente reducida, ya que cuidan mucho la calidad y la concentración del vino. Además, han abierto un restaurante, un hotel y un spa en las instalaciones, creando una experiencia completa del vino, que pocas bodegas pueden presumir.

bodega2_arzuaganavarro

Bodegas Arzuaga Navarro

La Planta está compuesta por 1,400 hectáreas, dentro de las cuales habitan ciervos y jabalís en libertad, rodeados de encinos y pinos mediterráneos. Aquí se fusiona el amor por la naturaleza, implementado inicialmente por el fundador de la casa Arzuaga Navarro, Florentino Arzuaga, y el arte puro de la confección de un vino perfecto, oriundo de la Ribera del Duero.

Lee también: Las regiones vitivinícolas de España que hacen a sus vinos destacar

Dentro del total del terreno, 150 hectáreas están destinadas a la viña. Los suelos son blancos, calizos y poco fértiles, mismos que generan vinos finos y elegantes. Aquí se cultivan las variedades de Tinto Fino, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot.

bodega4_arzuaganavarro

La recolección de la uva se realiza de manera manual; el vendimiador hace la primera selección del fruto, cuidando siempre tomar las uvas de mejor calidad y que éstas no se rompan ni se maltraten. También busca las uvas pequeñas, con piel gruesa y muchas pepitas. La piel es muy importante para Arzuaga Navarro, ya que en ésta se encuentran todos los nutrientes, el color, el aroma, el cuerpo y las propiedades que le dan personalidad al vino.

Una vez recogida la uva, la pasan a una mesa de selección en la que se hace una separación más profunda. Posteriormente meten las uvas en los depósitos y hacen una maceración en frío de cuatro a cinco días; con esto logran que el líquido tome un sabor a fruta fresca, sin producirse aún una fermentación. Dejan reposar el mosto y éste, cuando adquiere una temperatura cerca de los 20 grados centígrados, comienza a fermentarse en contenedores de acero inoxidable. Hasta este punto, el proceso de creación de todos los vinos de Arzuaga es el mismo, lo que cambia son solamente las viñas –que para cada vino se hace una selección específica– y el desarrollo posterior a este punto.

bodega1_arzuaganavarro

Ahora, en Arzuaga Navarro se están elaborando ocho tipos de vino tinto. Es la bodega de Ribera del Duero que más barricas distintas tiene, con más de 60 tipos diferentes, de las cuales cerca de seis mil barricas son 50% de madera de roble francesa y 50% de madera de roble americana.

En esta bodega lo que buscan es crear vinos con identidades propias, tostados peculiares y personalidades atípicas que los hagan destacar por sobre otros vinos de la zona. El objetivo de Arzuaga Navarro es engendrar vinos gastronómicos complejos, que se puedan disfrutar en la mesa. “Nosotros no concebimos la gastronomía sin vino o el vino sin gastronomía”, expresó Ignacio Arzuaga, actual dirigente de las Bodegas Arzuaga Navarro, en entrevista con Forbes Life. Por esto es que su lema principal es “todo momento tiene un vino”.

ignacioarzuaga_arzuaganavarro

Ignacio Arzuaga, dirigente de Bodegas Arzuaga Navarro

Ignacio se unió a las bodegas en 1996 de tiempo completo. En el 2000 creó el restaurante y las primeras 24 habitaciones del hotel y, en el 2002, agregó 19 habitaciones más y amplió las bodegas. En el 2006, Arzuaga Navarro ganó el premio al “Mejor vino tinto del mundo” en el Mundial Francés Vinalies Internacionales, con Reserva Especial 2001. Finalmente, en el 2009 se amplió el hotel y se inauguró el spa, siendo el más grande del mundo dentro de una bodega.

Al preguntarle a Ignacio por los vinos Arzuaga Navarro y el consumidor mexicano, declaró que “la comida mexicana es fantástica para maridar con los vinos de Arzuaga. Un taco al pastor con un vino de La Planta queda fantástico, o un Crianza con un chile en nogada, un huachinango a la veracruzana o un mole poblano. (…) La comida muy picante o con mucho cítrico no le va muy bien al vino, pero todos los otros sabores le van muy bien”.

restaurante_arzuaganavarro

Restaurante Arzuaga Navarro

También te puede interesar: La magia detrás del mezcal, en palabras de un experto

Sus creaciones más destacadas

  • Arzuaga Crianza 2013

Tiene un color cereza intenso; los rasgos a confitura de ciruelas y moras se detectan en el olor y sabor, además del trazo dejado por las barricas nuevas de maderas nobles. Está elaborado 100% de uva tempranillo, con un tiempo de envejecimiento de 14 meses en roble francés y americano. El 2013 fue una añada difícil, por lo que los vinos de este año se han tratado de aprovechar al máximo. Arzuaga Crianza se fermenta a una temperatura muy baja, goza de tostados muy ligeros y tiene una amplitud de maridaje muy grande. Este elixir fue laureado con el Gran Bacchus de Oro 2016.

  • Arzuaga Reserva 2011

Este vino se elabora únicamente cuando la viña goza de una calidad excelente. Reserva 2011 está compuesto de uva tempranillo, con un toque de cabernet sauvignon y merlot, con una fermentación de 30 meses en barrica francesa nueva. Es un vino limpio y brillante que representa fielmente lo que es la Ribera del Duero, con contrastes potentes de intensidad y elegancia, aromas penetrantes y gran complejidad. Su sabor es muy persistente y de gran permanencia, a frutas y maderas oscuras, generados en depósitos más pequeños con barricas más finas y temperaturas de fermentación mayores al Crianza.

  • Arzuaga Reserva Especial 2009

Este elixir se hace en menos ocasiones y en menor producción, cuatro o cinco veces cada diez años. Su volumen es de 7,000 botellas únicamente, con una edad media de 80 años. Con este vino se ha recuperado una tradición antigua de Ribera del Duero que consiste en la fermentación de uva tinta con uva blanca, resultando en Arzuaga Reserva Especial 2009 con un 95% de tempranillo y un 5% de albillo. Es un vino sutil, con aromas diversos a frutas maduras, especias, maderas finas y negras, con una complejidad interesante. En boca se detectan sabores carnosos, llenos, con taninos potentes y maduros, con gran consistencia de fruta dulce y acentos de cedro y eucalipto.

Además de éstos, tienen los tintos La Planta, Gran Reserva, Amaya, Gran Arzuaga, Arzuaga Crianza Ecológico, el rosado Rosae Arzuaga, un blanco Fan D. Oro y un vino espumoso llamado Txapana Arzuaga Rose. También han desarrollado Pago Florentino, un elixir proveniente de la indicación geográfica de Pago, con características edáficas específicas que otorgan peculiaridades a la uva.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

6 gadgets con la originalidad como ingrediente principal
Por

El 2016 está llegando a su fin y con éste numerosas fiestas que despiden los momentos vividos y dan paso a nuevas aventu...