Aún está en etapa de desarrollo, pero cuando encuentre fabricante, este superyate de aluminio de 50 metros incluirá cinco camarotes, uno de 85 metros cuadrados.

 

Por Rachel Hennessey

 

El diseñador de yates italiano Federico Fiorentino tiene un nuevo proyecto entre manos: el Belafonte. Aunque el concepto carece actualmente de financiamiento, es muy probable que pronto llegue a buen puerto. “Podemos decir que el trabajo realizado hasta ahora es suficiente para empezar a discutir el proyecto seriamente con un comprador o constructor potencial”, dijo a Forbes.

La estética de este superyate de alumino de 50 metros combina la elegancia clásica con un diseño moderno. Esto es particularmente evidente en el exterior de la nave. Los pasamanos de caoba y los detalles de acero se compensan con líneas modernas y audaces. Su velocidad máxima será de 18 o 24 nudos, dependiendo de la configuración del motor.

“Mi elemento favorito del concepto del Belafonte es sin duda la zona de proa”, dijo Fiorentino. “No rompe las reglas, es un arco común que se observa en los barcos holandeses más pequeños, pero integrado en un yate agresivo como éste crea una mezcla original y una reinterpretación de las formas tradicionales. El detalle de acero inoxidable en la proa recuerda la vieja parrilla del radiador del Alfa Romeo, generando un vínculo sutil con los años 1960 y 1970. Las líneas limpias y simples son el foco principal, pero también tratamos de seguir el uso de fuertes contrastes entre clásico y moderno, entre la agresividad y la elegancia.”

Esta belleza tiene capacidad para diez personas en sus cinco camarotes. Con 84 metros cuadrados, la “owner suite” es la más grande, e incluye un balcón plegable, dos vestidores y dos baños. La cubierta principal tiene un salón y un comedor formal, mientras que el piso superior semiexpuesto es hogar de un sky lounge y una barra sombreada. La cubierta principal alberga una piscina, jacuzzi, sala de estar y mucho espacio abierto para tomar el sol.

Cuando el Belafonte encuentre a su fabricante, su construcción tomará alrededor de 30 meses en completarse, dependiendo de las solicitudes y modificaciones de los propietarios, dijo Fiorentino. Hasta el momento, el proceso de diseño se ha enfocado principalmente en los arreglos interiores y exteriores. Otros componentes, como la arquitectura naval y los cálculos de ingeniería preliminares tendrán que realizarse más adelante y estarán incluidos en un paquete de licitación.

Fiorentino no hace declaraciones grandilocuentes sobre su diseño. Más que nada, se siente orgulloso de que su personalidad brille a través de él. “Un yate no tiene que ser revolucionario. Hay unos cuantos

diseñadores que tienen personalidades fuertes, no necesariamente hacen revoluciones, pero sus estilos son muy distintivos. Creo que el Belafonte (y todos nuestros otros diseños) tiene esta característica fundamental. No es necesariamente un yate revolucionario pero tiene una fuerte personalidad y no es posible confundirlo con otro yate.”

b_1 b_2
 

Siguientes artículos

Las mejores joyas de 2014
Por

Dentro de la Selección Forbes no podían faltar las gemas más espléndidas de la alta joyería. Paseamos por un edén de pie...