Hay ciudades que son como muñecas rusas e incluyen, como decía el poeta Paul Éluard, “otros mundos, pero están en éste”. Bruselas es una de ellas: hay una Bruselas para los amantes de las antigüedades; otra, para los gourmets que adoran el chocolate y las trufas; otra, para los aficionados al arte contemporáneo, la moda y los museos (la capital belga cuenta con más de 80); y muchas más.

Hay también una Bruselas célebre, llena de monumentos icónicos, como la Grand-Place (o Grote Markt, en flamenco), el Manneken Pis y el Atomium; y otra secreta, con oasis exquisitos como el Hotel Amigo, de la cadena Rocco Forte Hotels, que se ha convertido en el favorito de los connaisseurs que visitan esta ciudad.

amigo

El Hotel Amigo, de la cadena Rocco Forte Hotels.

Su equipo hace honor a su nombre, que surge de una confusión de los soldados españoles que invadieron la ciudad en el siglo XVI, a quienes la palabra “vrunt”, (prisión, ya que donde hoy se levanta este hotel se ubicaba en aquellos días una cárcel) les sonaba igual que “vriend” (amigo), y ofrece un servicio tan cálido que el huésped se siente como en casa de su mejor amigo.

La decoración lleva el sello de la casa, gracias al estilo que Olga Polizzi, hermana del dueño de la cadena hotelera, Sir Rocco Forte, ha sabido imprimir a sus 173 habitaciones, con 19 suites, entre las que destaca la Armand Blaton Suite, dedicada a la familia originalmente propietaria del hotel en la década de los 60 (el inmueble actual se construyó en 1957, con motivo de la Exposición General de Bruselas de 1958), con obras de arte originales y una terraza privada de 60 metros cuadrados en la última planta, con vistas a la torre gótica del Ayuntamiento.

PUBLICIDAD
amigo

Polizzi mezcla, con sensibilidad contemporánea, textiles de alta gama, objets d’art y piezas de autor en suntuosos interiores, que recuerdan las residencias de la alta burguesía flamenca, donde el confort y el estilo van de la mano. Los toques belgas incluyen chocolates de Pierre Marcolini, estampados de Marcel Broodthaers y reproducciones del surrealista René Magritte, que cuentan con su propia suite.

El hotel, miembro de The Leading Hotels of the World, posee también un restaurante, BoCConi, que sirve auténtica cocina italiana, elaborada por el chef Fulvio Pierangelini, con los mejores productos locales. Recomendamos el Vitello Tonnato y los Paccheri con jitomates. Además, el hotel cuenta con el Bar A (de Amigo), ideal para degustar un coctel, un cognac o una copa de vino italiano.

amigo

Lee más: Descubre cuánto cuesta hospedarse en los hoteles más lujosos de México

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Top 10: Destinos de lujo que roban el sueño de los mexicanos
Por

Comienza el próximo año viajando a los países que serán tendencia entre los turistas más exclusivos.

También te puede interesar