Viajamos al lugar donde la vida cosmopolita y la belleza natural encuentran su punto de equilibrio. Un país entre montañas que mezcla el asfalto con la nieve y la vida salvaje.

Canadá está próximo a cumplir 150 años de haber nacido como país independiente, una nación relativamente joven que ha sabido encontrar la unión en sus diferencias.

Una mezcla de culturas, entre la británica, la francesa y, aunque en menor medida, la aborigen, dictaron la esencia de este país que se ha distinguido por tener las puertas abiertas a inmigrantes alrededor del mundo que enriquecen uno a uno la personalidad interracial del segundo territorio más grande del mundo.

Densos bosques boreales, grandes lagos e impactantes glaciares conforman los paisajes donde se esconde una cultura que pocos conocen en profundidad. Ciudades amuralladas como Quebec conservan la esencia de los pobladores de hace más de un siglo, defendiendo no sólo sus tesoros arquitectónicos, sino también su lenguaje. Metrópolis como Toronto se distinguen por convertirse en fuertes centros financieros con una dinámica creada a partir de la suma de las personas que provienen de todo el mundo. Mientras que, por otro lado, la joven provincia de Columbia Británica se ha destacado por su alto nivel de vida y sus espléndidos paisajes naturales.

Canadá esta próximo a cumplir 150 años como país independiente.

Canadá está próximo a cumplir 150 años como país independiente.

Un epítome de amabilidad, tranquilidad y practicidad es como son percibidos alrededor del mundo; lo que no ha surgido de la nada. Se podría decir que se trata de una nación de naciones, que desde su origen no nació de una guerra revolucionaria, sino de una negociación; una ordenada transacción para obtener la soberanía pero seguir siendo aliados del imperio británico.

El filósofo canadiense Marshall McLuhan solía decir que su país es el único en el mundo que sabe vivir sin una identidad. Sin embargo su historia de buscar acuerdos y conservar la independencia étnica es la doctrina que se percibe en las calles, en el día a día, donde las personas han sabido hacer de sus diferencias el común denominador que los mantiene unidos.

Las culturas aborígenes, —1.8 millones de personas a principios de esta década— no obstante, se mantuvieron en la sombra durante muchos años, sin ver reconocida su identidad étnica mientras desaparecía poco a poco su esencia. Recientemente se hizo un cambio radical para recuperar aquel ancestral legado y es así como se han comenzado a descubrir más detalles sobre esta parte de la cultura que se entremezcla con el ritmo de las ciudades contemporáneas no sólo en temas políticos sino en todos los aspectos de la sociedad. Impactantes tótems se erigen orgullosos en los parques públicos, grandes canoas cruzan los ríos realizando excursiones para descubrir los tesoros naturales de sus provincias y restaurantes con recetas de los primeros pobladores se colocan en el mapa de  foodies con mayor recurrencia.

Vancouver, verdes emociones

Viajamos a esta ciudad donde la vida cosmopolita y la belleza natural encuentran su punto de equilibrio. Una urbe entre montañas que mezcla el asfalto con la nieve y la vida salvaje.

Conocida por sus verdes bosques, bellos paisajes marinos y estilo de vida, aquí se conjuga la belleza del ecoturismo con las atracciones de un destino citadino del más alto nivel.

Vancouver se ha convertido en un destino de ecoturismo.

Vancouver se ha convertido en un destino de ecoturismo.

A la mezcla de culturas y diversidad de atracciones se suma la personalidad sostenible de esta metrópoli al oeste de Canadá. Para 2020 Vancouver espera ser la ciudad más verde del mundo. El plan se lanzó en 2009 y los cambios se notan en cada acción, como los carriles para bicicletas —300 kilómetros de rutas—, el sistema de transporte público y la turbina de viento en Grouse Mountain.

Realizamos un recorrido por esta ciudad que alberga más de dos millones de habitantes para descubrir los mejores lugares para visitar durante los meses cálidos, desde sus sitios imperdibles, hasta sus más recientes atracciones.

Escenarios naturales

Hay dos visitas que resultan indispensables: Grouse Mountain y Capilano Suspension Bridge Park. El primero se

encuentra a 15 minutos del centro de la ciudad y es uno de los sitios predilectos para esquiar en invierno, no obstante en verano es una excelente opción para realizar caminatas, lanzarse por una tirolesa a través de los árboles y disfrutar de algunas de las mejores vistas del bosque. Aquí se construyó un refugio de osos que fueron salvados después de haber perdido a su madre para que crecieran en un hábitat protegido y que los visitantes pudiesen observarlos muy de cerca.

En Vancouver también encuentras osos de montaña.

En Vancouver se pueden admirar paisajes naturales y osos de montaña.

Capilano Suspension Bridge es un parque que abrió en 1889 y que cuenta con uno de los puentes suspendidos más largos del mundo, con una longitud de 140 metros y una altura de 70 metros sobre un cañón natural. Además, aquí se encuentran algunos de los árboles más antiguos, con más de 1,000 años de existencia, a los cuales se puede subir a través de puentes y escaleras que llegan hasta la cima de los mismos. Aunado al puente, una de sus más recientes construcciones es el Cliffwalk; se trata de un conjunto de puentes volados por encima de los cañones del parque, algunos incluso tienen piso de vidrio para apreciar el precipicio; una experiencia que puede robar el aliento. Por si fuera poco, aquí se resguarda la colección privada más grande de tótems de Norteamérica.

A pesar de que estos son los íconos de Vancouver, es indispensable conocer la más reciente experiencia ‘eco’. Sea to Sky Gondola es el parque natural que tiene una de las góndolas más rápidas que te lleva desde la base de la montaña hasta la cúspide (885 metros sobre el nivel del mar) en 10 minutos. Al estar en la cima se puede apreciar una de las vistas más bellas de Vancouver, ya sea en el observatorio, el puente suspendido o el restaurante. Por un lado se ven los verdes pinos del bosque, mientras que por otro se aprecia una parte del mar de color azul turquesa generada a partir de un fiordo glaciar, razón por la cual tiene tan espectacular color.

Ráfaga de aventura

Una de las más recientes atracciones es la llamada Scenic Rush. Esta empresa cuenta con cuatro autos deportivos los cuales se conducen a través de la carretera que va hacia Whistler en una emocionante experiencia al volante de tres o seis horas. Esta es una de las autopistas más bellas de Vancouver ya que por un lado se aprecia el mar abierto, mientras que por el otro lucen los paisajes boscosos. Es una actividad que vale la pena vivir al volante de un deportivo: dominando las rectas con el Nissan GT-R, disfrutando el aire con el Ferrari F430 Spider descapotable, haciendo rugir el motor del Lamborghini Gallardo o jugando en las curvas con el Audi R8.

Vancouver también ofrece experiencias llenas de adrenalina.

Stanley Park es un imperdible cuando se visita esta ciudad y la mejor manera de conocerlo es en bicicleta. Este parque público de 405 hectáreas va desde el centro de la ciudad hasta el puerto, siendo así el más grande parque urbano, que recibe al año ocho millones de visitantes. Al interior de este bosque hay una gran cantidad de caminos que llevan a los visitantes a las playas como Third Beach, al acuario, a los jardines, a las tierras santas en donde hay tradicionales tótems y a las zonas en las que se encuentran algunos de los árboles más antiguos, de los cuales hay alrededor de 500,000. Dada su extensión, un tour en bicicleta de tres horas es una excelente opción para lograr ver los puntos más importantes. Cycle City Tours además realiza un recorrido previo por los carriles para ciclistas a través de la ciudad. Otra de las novedades más atractivas es la experiencia Fly Over Canada. Los creadores de Soarin (original de los parques temáticos de Disney) llevaron este simulador en 4D a los paisajes canadienses.

Poco se conoce sobre las tradiciones de este país. Sin embargo, su pasado cultural aún es parte de su presente y ha encontrado la simbiosis entre las “primeras naciones” y su estilo de vida actual. Una gran manera de conocer el legado de los primeros pobladores es a través de una visita al Museo de Antropología de la Universidad de Columbia Británica (UBC). La obra más impresionante es El cuervo y los primeros hombres, de Bill Reid, escultura hecha a partir de una sola pieza de madera. Otra divertida opción para acercarse a su historia es el recorrido en kayak a través de las tranquilas aguas del fiordo llamado Indian Arm.

Hay varios restaurantes de descendientes de los primeros pobladores y recuperan las recetas originales. Uno de los mejores es Salmon n’ Bannock Bistro. Entre sus mejores platos están la hamburguesa de bisonte, el mousse de salmón Sockeye y la hamburguesa de alce, con mayonesa hecha a mano y champiñones salteados. Un festín para los sentidos.

Renovar los lazos entre México y Canadá

Después de siete años desde que se impulsó la visa para turistas mexicanos, a principios de 2016 el nuevo gobierno canadiense decidió eliminarla para reforzar los estrechos lazos de turismo entre ambos países. En 2014 se tramitaron 34,000 visados mexicanos. A mediados de 2016 México incluyó en el Programa de Autorización Electrónica de Viaje (eTA), una autorización en línea que se tramita antes de viajar a Canadá.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

 

Siguientes artículos

3 experiencias de lujo para disfrutar del invierno
Por

Hoteles de lujo, paisajes invernales, un día de spa, tomar un chocolate caliente, no salir de la cama, ver películas, ch...