Desde que llegó a México, The Capital Grille apostó por conquistar paladares a través de carne añejada en seco. Accedemos al templo que veneran los carnívoros. 

Con un diseño sobrio, este restaurante eligió una ubicación estratégica frente a la Bolsa Mexicana de Valores y en el edificio Capital Reforma. ¿El objetivo? Seducir a ejecutivos con alma de foodies.

No obstante, no ha sido su estratégica dirección lo único que lo ha hecho destacar, sino que se ha dado a conocer por su cuidado proceso de carne de res añejada en seco. ¿La clave? Despreciar el paso del tiempo y dejar que la naturaleza siga un proceso delicado y delicioso. La carne llega fresca importada desde Arkansas y Nebraska, después pasa por varios estándares de calidad y es llevada a la cámara de añejamiento, que se encuentra a la vista del público. Ahí permanece entre 14 y 21 días con las condiciones ideales para lograr el añejamiento en seco. El procedimiento logra que la carne se vuelva suave, tierna y se obtiene un sabor más concentrado. Por último, se revisa con un termómetro para asegurarse que tenga el término exacto en el que se ordenó.

El chef ejecutivo Mauricio León creó un menú digno de un paladar forbes, con sabores y combinaciones de ingredientes de temporada que explotan en las papilas gustativas. Mientras el Consejo Editoral de Forbes Life cataba algunas de las piezas elegidas por el chef y los cuchillos se deslizaban suavemente entre la tierna carne, el maridaje hizo su entrada en escena. La cava es extensa y presenta 300 etiquetas de primera categoría procedentes de regiones vinícolas de todo el orbe. “El vino lava nuestras inquietudes, enjuaga el alma hasta el fondo y asegura la curación de la tristeza”, decía Séneca. Sería de mala educación discutir con el filósofo y político romano.

 

El Menú Forbes

*Para comenzar, es imperdible un jugo de carne de res añejado en seco al jerez. Este primer tiempo continúa con sabores frescos para compensar las notas saladas anteriores, por lo que se sirve una ensalada de kale con pato confit, nueces garrapiñadas en maple y vinagreta de maracuyá.
* El plato fuerte es la especialidad del lugar, que consiste en un filete con hueso añejado en seco 21 días con salsa de oporto.
* Por si no fuera suficiente, de postre hay dos delicias imperdibles: una panna cotta de arándano y un ate de membrillo o guayaba con queso manchego de oveja curado.
* Otras opciones son el chowder de espárrago con queso de cabra y galletas y el esmedregal con costra de cajún, vinagreta de naranja y ensalada de mango con pimientos.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Una etiqueta sólo para conocedores de un buen verdejo
Por

El vino blanco ha pasado de ser un complemento del vino tinto a un lujo que muchos aman por su frescura y Cuatro Rayas e...