Casa Madero es conocida como la vinícola más antigua de América, dado que comenzó sus operaciones en el año de 1597 en la Hacienda San Lorezo, hoy conocida, precisamente, como Casa Madero. Esta representante del vino mexicano actualmente pretende revolucionar la cultura del mismo al incluir en su plantíos nuevas uvas orgánicas. 

Fotografías por Michelle Burgos

Casa Madero al día de hoy cuenta con un viñedo de 300 hectáreas en el Valle de Parras, Coahuila en donde se cosechan distintas uvas para su Línea Reserva que consta de 12 vinos y una Línea Gran Reserva formada por 5 vinos distintos.

PUBLICIDAD

En una entrevista exclusiva para Forbes Life, Eduardo Contreras Villegas, sommelier de Casa Madero, nos habló un poco sobre la idea de convertir a Casa Madero en una vinícola mexicana 100% orgánica, lo que va de la mano con el reciente cambio de imagen de la casa.

Eduardo Contreras Villegas, sommelier de Casa Madero

“El cambio de imagen va centrado a que ya es un momento, que han comentado los directivos de la empresa, de hacer modificaciones dentro de nuestra bodega. Seguimos teniendo tecnología de punta, pero estamos entrando también muy de lleno al tema de lo que son los viñedos orgánicos. Actualmente tenemos 10 hectáreas de viñedo certificados como orgánicos y estamos en proceso de certificar 60 hectáreas más. La tendencia es que las 300 hectáreas que tenemos actualmente plantadas sean totalmente orgánicas”, cuenta Contreras.

Al mismo tiempo, el sommelier señala que una de las filosofías clave de Casa Madero es hacer los mejores vinos para los mexicanos, por lo cual los viñedos orgánicos pretenden evitar químicos y pesticidas que a largo plazo afectan la salud de los consumidores y de la misma tierra en donde se planta la vid.

“Nosotros hicimos un trabajo de limpieza de la tierra durante siete años para poder sembrar un viñedo orgánico, por lo mismo este es un proceso que, aunque lleva tiempo, es el camino que lleva a la hacienda y la bodega a preservar la historia que es todo aquello que nos da identidad. También debemos seguir cumpliendo con la filosofía de marcar todo lo que son las tendencias, así como conservar los certificados de los vinos orgánicos con los que ya contamos”, explica el experto.

Las 10 hectáreas orgánicas que posee Casa Madero producen solamente dos tipos de vid, la Cabernet Sauvignon y la Chardonnay, que cuentan con certificación mexicana y alemana. Estos vinos son:

  • Casa Madero Cabernet Sauvignon uvas orgánicas
  • Casa Madero Chardonnay uvas orgánicas
Casa Madero Chardonnay uvas orgánicas

Casa Madero Chardonnay uvas orgánicas

Dichos vinos se distinguen de los convencionales no sólo por eliminar pesticidas y químicos, sino también por ser vinos sedosos, de grandes notas aromáticas y poca acidez, que con cada sorbo enamoran al paladar y a todos los sentidos con los que se debe catar un vino: vista, olfato y, sobre todo, el gusto.

Además una de las ventajas de consumir los vinos orgánicos son los precios accesibles que permiten llegar a un mayor volumen de audiencia con la finalidad de seguir creciendo y cultivando el consumo y la cultura de vino mexicano, sobre todo en los jóvenes.

Sobre esto el sommelier señala que: Algo muy agradable es ver cómo desde el 2004 que yo empecé como sommelier la cultura del vino en México ha ido creciendo. Ahora la gente se encuentra aprendiendo y leyendo sobre el tema, lo que evidentemente se ve directamente reflejado en nuestras ventas”.

Conociendo Casa Madero 

En Forbes Life emprendimos una visita a Casa Madero acompañados por el equipo de Club Premier, quienes se encargan de la creación de experiencias para los socios del programa de recompensas de la aerolínea Aeromexico, las cuales pueden ser adquiridas con puntos premier, lo que agrega gran valor a los viajes, ya que en ocaciones son imposibles de conseguir de otra manera debido a su gran demanda.

El ejemplo perfecto de esto es la hacienda de Casa Madero, ya que ésta tiene ocupados entre 20 y 28 fines de semana anuales para bodas destino y/0 bautizos, mientras que entre semana dan capacitación a empresas del área hotelera y restaurantera. Además si uno encontrara lugar para hospedarse en La Casa Grande -nombre oficial de la hacienda- debería adquirir un mínimo de 10 habitaciones debido al concepto de hacienda que hoy en día se sigue manejando en este lugar.

Dentro de esta experiencia digna de millonarios resalta el paso por los viñedos al atardecer. De igual forma hay que destacar la visita a la bodega de la casa en donde se pueden ver barricas de gran antigüedad, en su mayoría de roble francés, Europa del Este y Estados Unidos; así como el proceso de fermentación que conlleva cada uno de los vinos. Esta última incluye una platica con los ingenieros de plantación del viñedo donde se aprende el proceso de la plantación de porta injertos; también existe la oportunidad de visitar el pintoresco Pueblo Mágico de Parras en donde se puede ver la casa en la que nació el ex presidente Francisco I Madero.

Otros de los grandes beneficios que proporciona la experiencia premier en Casa Madero es la estancia en la amplias y acogedoras habitaciones de la hacienda, así como dos catas de vino guiadas por los sommeliers de la casa, una cata horizontal conformada por distintos caldos de la vinícola, y otra vertical que consiste en degustar el mismo vino de distintas cosechas.

De igual forma el personal de Casa Madero proporciona exquisitas experiencias gourmet por la mañana, tarde y noche, todas acompañadas de vinos y hermosas vistas y paisajes obligados para los amantes de la naturaleza.

Experimentar la representación de la vendimia (pisado de uvas) permite observar una faceta poco conocida de la transformación de la vid. Ésta normalmente se lleva a cabo en el Valle de Parras el día 9 de agosto, en la víspera de la vendimia, cuando grupos de danza locales bajan del cerro con antorchas que iluminan el camino hacia los viñedos. Después de que se culmina el fuego de las antorchas se pueden apreciar fuegos pirotécnicos y una misa en honor a San Lorenzo. El 10 de agosto llega a los viñedos la Reina de la Feria de la Uva, lo que da pauta al inicio de la cosecha y el pisado de uvas.

Sin duda la visita a Casa Madero es algo inolvidable, digno de llamarse experiencia Forbes.

Botellas a detalle

Línea Reserva

  1. Casa Madero Chardonnay
  2. Casa Madero Chenin Blanc
  3. Casa Madero Sauvignon Blanc
  4. Casa Madero 2V 50% Chardonnay y 50% Chenin Blanc.
  5. Casa Madero V Rosado. 100% uva Cabernet Sauvignon.
  6. Casa Mader 3V. Misma proporción de uva Cabernet Sauvignon, Merlot y Tempranillo, de 12 a 15 meses en barricas de roble francés, de Europa del Este y de Estados Unidos.
  7. Casa Madero Cabernet Sauvignon-Merlot. 62% Cabernet Sauvignon y 38% Merlot.
  8.  Casa Madero Malbec. 14 meses en barrica de roble blanco francés y americano.
  9. Casa Madero Shiraz. De 12 a 15 meses en barrica de roble americano.
  10. Casa Madero Cabernet Sauvignon. De 12 a 15 meses en barricas de roble 60% francés y 40% americano.
  11. Casa Madero Merlot. De 12 a 15 meses en barricas de roble francés y americano.
  12. Cosecha tardía. 95% semillon y 5% gewürztraminer.

Línea Gran Reserva

  1. Casa Grande selección de barricas. La mejor selección de Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot, 24 meses en barrica de roble 40% francés y 60% estadounidense.
  2. Casa Grande Shiraz. De 24 a 26 meses en barricas nuevas de roble americano.
  3. Casa Grande Cabernet Sauvignon. 24 meses en barricas nuevas de roble 75% francés y 25% de Europa del Este.
  4. Casa Grande Cabernet Sauvignon- Shiraz. 70% Cabernet Sauvignon y 30% Shiraz. 24 meses en barricas nuevas de roble, francés, Europa del Este y estadounidense.
  5. Casa Grande Chardonnay. 6 meses en barricas nuevas de roble blanco francés.

 

Para más información sobre los beneficios y experiencias de Club Premier visita su página oficial.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

 

Siguientes artículos

Casa Ysuri, el escondite perfecto
Por

Es tiempo de abandonar la búsqueda de un destino ultra exclusivo, Casa Ysuri alberga al verdadero paraíso sobre las play...