El American Dream es el sueño de muchos, para varios es cosa del pasado, y para la mayoría de los migrantes es simplemente un intento de mejorar su vida sin grandes aspiraciones de fama y fortuna.  Sin embargo hay casos como el de Claudia Sandoval que nos recuerdan que los sueños se pueden cumplir cuando se combina el talento, el trabajo y la pasión en todo lo que se hace.

El nombre de Claudia Sandoval hace poco tiempo no significaba nada para muchos, pero de unos meses para acá se ha convertido en un nombre reconocido en la escena culinaria, al convertirse en la ganadora de MasterChef, el programa de cocina más famoso en la televisión a nivel mundial. Y cómo mexicanos nos debemos sentir orgullosos ya que es la primer ganadora latina y de origen mexicano.

Al platicar con Claudia me encontré en uno de esos momentos de total inspiración, oír de primera mano un sueño hecho realidad provoca querer compartir su historia.

PUBLICIDAD

Sí bien Claudia nació en San Diego California, su familia es originaria de Mazatlán, Sinaloa en donde pasaba los veranos en medio de sembradíos de chile poblano y mango. Hija de una madre soltera que vendía tortillas, Claudia aprendió a cocinar de forma empírica desde los 4 años, pasaba todo el día en la cocina aprendiendo de su mamá y de sus tías.

masterchef claudia sandoval

Unos años más tarde su madre se casó con quien Claudia considera su papá y quien también influyó en su trayectoria. Su papá, un mexicano ilegal, que comenzó como lavaplatos, pasando por cocinero hasta convertirse en chef ejecutivo, fue un ejemplo a seguir para ella. Tanto su mamá como su papá siempre estuvieron trabajando en el medio culinario.

Claudia, quien describe su infancia como muy humilde pero sin que le faltará nada, siempre soñó con superarse y cambiar su destino, es por esto que empezó por estudiar filosofía y terminó trabajando para el condado de San Diego y más tarde para una agencia de marketing. Mientras estudiaba y trabajaba, se casó y tuvo una hija. Mas tarde su matrimonio no funcionó, por lo que tuvo que continuar trabajando mucho para sacar a su hija adelante.

Aunque su trayectoria laboral no se estaba desarrollando en el ámbito culinario, su pasión por la cocina siempre estuvo latente. Cuando supo que MasterChef iba a estar en San Diego sus amigos la trataron de convencer de entrar al show. Claudia era fan del programa, sin embargo le parecía muy complicado lograrlo, ya que en caso de ser seleccionada tenía que dejar de trabajar durante tres meses que dura la grabación. Con mucha labor de convencimiento y gracias a una cuenta que creó para recaudar fondos, pudo juntar el dinero necesario para poder dejar de trabajar ese tiempo y que los gastos de su hija estuvieran cubiertos en su ausencia.

Lee también: Chefs mexicanos triunfan en EU: Doctor de Restaurantes

Al ser seleccionada para entrar al show, se preparó muchísimo leyendo libros sobre cocina y practicando día y noche. Aunque fueron tres meses difíciles por estando prácticamente incomunicada, sin poder hablar con su hija más que en contadas ocasiones, disfrutó por completo su participación y representó a la comida mexicana con el mayor de los éxitos. Durante el show, explica: “Yo lo que trataba de hacer eran recetas usando técnicas italianas y francesas con ingredientes mexicanos”. Gracias a que el programa es visto a nivel mundial., comenzaron a seguirla cientos de fans alrededor del mundo, que deseaban con ansia saber cómo preparar sus famosas recetas, como el arancini de arroz con leche.

claudia-sandoval1

Al convertirse en la ganadora del programa su vida cambió por completo. El premio incluía 250,000 dólares y la oportunidad de publicar su propio libro. Gracias a su triunfo, hoy Claudia pasó de compartir un pequeño cuarto con su hija de 10 años, a comprar la casa de tres cuartos en la que creció. El programa le trajo fama y reconocimiento a nivel mundial.

Su  nuevo libro Claudia’s Cocina: A Taste of Mexico es un must para los fans de la comida mexicana. Está dividido en capítulos de acuerdo a cómo ella aprendió a cocinar. El libro empieza con lo básico sobre cocina, sigue con la comida tradicional y cierra con la más alta cocina y las recetas de los platillos favoritos del programa.

Su vida hoy en día se encuentra llena de viajes, eventos especiales y proyectos en distintas ciudades. En sus propias palabras Claudia describe que lo que más le llena “es ser un ejemplo para su hija y para cientos de amigos y seguidores, especialmente mexicanos y latinos en general, comprobando con su historia que sí se puede”

 

Contacto:

[email protected]

TheMiddletonGroupSD.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

El imperio de Karlito que revolucionó Fendi
Por

Karl Lagerfeld lleva más de 50 años en la industria de la moda, ha diseñado para grandes casas como Chloé, Chanel y Fend...