El chocolate es uno de los placeres más simples y exquisitos en existencia; su intenso, agudo y suave sabor lo convierte en el antojo más solicitado por los paladares dulceros. Es un manjar versátil que puede ser degustado en un gran número de formas y presentaciones. Una de las más codiciadas es el chocolate caliente.

El chocolate es producto de las semillas del árbol de cacao. Éstas han estado presentes en la historia de México desde épocas prehispánicas, cuando se consideraba que los frutos del árbol de cacao eran alimento sagrado.

México ocupa el onceavo lugar mundial en producción de cacao, a pesar de sus excelentes condiciones climáticas. Hoy en día, cinco estados en la República son los responsables de la obtención de cacao. En Tabasco se genera el 65% de la producción y posteriormente está Chiapas con el 33%, estos conforman el 99% de la producción nacional total; el resto se elabora en los estados de Oaxaca, Guerrero y Veracruz.

Recorrimos la Ciudad de México en busca de los chocolates calientes más exquisitos, aquellos que destaquen por su originalidad, por su intenso sabor y por tener la capacidad de entibiar los días. A continuación, presentamos una lista de nuestros siete favoritos que no puedes dejar de probar.

 

Catamundi

Este exquisito brebaje lleva el nombre de “bacho”. Es una combinación entre ganache de chocolate y expreso de café. Tiene un intenso sabor a café con un toque de chocolate que lo hace más dulce y delicado. Estos dos elementos funcionan en perfecta armonía y dejan, sin duda, una deliciosa sensación que no dudarás en repetir. Puedes combinarlo con unas galletas de matcha con chocolate blanco o con el postre estrella del lugar, un pay de limón con base de croissant, toques de mascarpone, merengue italiano y lemon curd.

  • Alejandro Dumas 97B, Miguel Hidalgo, Polanco.

 

Azul

Su emblemático chocolate caliente está hecho a base de cacao de Tabasco, procesado en Casa Crespo –restaurante y escuela de cocina– en Oaxaca. Es mezclado a mano con un molinillo y se sirve tibio, a manera tradicional, para no dañar los sabores puros del cacao; puede ser preparado con agua y con leche. Lo sirven en un vaso de cerámica y arena soplada a mano; esta forma de servirlo proviene directamente de las costumbres mayas.

Cuentan con una amplia gama de distintos sabores a chocolate: tradicional, jengibre, chile mixe, chile guajillo, vainilla, chile ancho, rosita de cacao, anís, jamaica, poleo, pericón y café. A partir de estos, los comensales pueden generar combinaciones; la mezcla sugerida por el chef es de tradicional, con vainilla, jengibre y rosita de cacao.

  • Azul Histórico: Isabel la Católica #30, Cuauhtémoc, Centro Histórico. Azul Condesa: Nuevo León 68, Cuauhtémoc, Hipódromo Condesa.  

 

maisonkayser

Maison Kayser

El chocolate de esta panadería francesa goza de un toque muy peculiar. Su estructura está hecha de leche entera, de soya, de coco o de almendras –a gusto del comensal. Ésta se espuma y posteriormente se le introduce una paleta de chocolate semi-amargo, la cual le confiere a la bebida toda su textura y un placentero sabor a chocolate. Puedes acompañarlo con una Macaronade –macarrón rojo relleno con una ligera crema de pistache, con frambuesas frescas.

  • Perisur, Anillo Periférico S/N, Coyoacan, Fuentes del Pedregal; Av.Paseo de la Reforma 408, Cuauhtémoc; Rapsodia Arcos Bosques, Paseo de Los Tamarindos 90 PB13, Bosques de las Lomas.

 

El museo del chocolate

El objetivo de este museo es reconocer la aportación mexicana del cacao, además de exaltar su esencia y promover los productos originales y sus deliciosos derivados. Está ubicado en una antigua casa del año 1909, en la colonia Juárez; cuya fachada e interior fueron restaurados para erigir el museo.

En cuanto a la receta del chocolate caliente que ofrecen en este emplazamiento, buscan apegarse estrictamente a la fórmula primaria y aferrarse a la raíz, dejando de lado los polvos o sustitutos de chocolate. Utilizan grano de cacao molido, especias y azúcar y lo combinan con cocoa natural –lo que queda después de prensar el cacao y extraer su pasta– para lograr un sabor más amargo y propio de este elixir.

  • Milán 45, Cuauhtémoc, Juárez.

 

 

cardenal

El Cardenal 

Este restaurante fue establecido en 1969, sobre las bases de la comida característica michoacana, en la que no falta el chocolate, el pan y la nata. Su chocolate caliente – servido únicamente por las mañanas – es semi-amargo, proveniente de una receta que ha pasado de generación en generación y hecho en casa a partir de una técnica de elaboración tradicional que le confiere una esencia especial. Recientemente sacaron al mercado “Doña Oliva”, su propia marca de chocolate.

  • Av. Juárez No. 70, Cuauhtémoc; Calle Palma 23, Cuauhtémoc; Av. Paseo de Las Palmas No. 215, Esq. Monte Camerún, Lomas de Chapultepec.

No dejes de leer: El chocolate mexicano y su máximo exponente

Tout Chocolat

Esta distinguida chocolatería tiene desde brownies hasta chocolates artesanales. Se caracteriza por acentuar el sabor del chocolate a través del cacao, por lo que en este lugar no encontrarás chocolate blanco, solamente chocolate oscuro y con leche. Su chocolate caliente es un deleitoso elixir hecho de cacao Guayaquil 65%, servido con leche; goza de un clásico y fuerte sabor a chocolate amargo, con un toque dulce.

  •  Amsterdam 154, Colonia Condesa.

 

quebo1

Que Bo!

Su chocolate caliente lleva el nombre de “Metate”. Está elaborado con cacao beneficiado de la regional de la Chontalpa en Tabasco; el cual es tostado y descascarillado para posteriormente ser refinado con azúcar y canela en rama de Veracruz. Al degustarlo, se nota el sabor intenso a cacao y la textura tradicional que respeta las raíces e ingredientes más simbólicos de México.

  • Isabel la Católica 30, local 15-16; Julio Verne 104, Polanco; Cuauhtémoc 180, Coyoacán; Mercado Roma, Querétaro 225, Roma Norte.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Hilton presenta la suite con temática de la F1
Por

El hotel Hilton inauguró la tercera suite en el mundo, y primera en América, con temática de la Fórmula 1. Con el fin de...