Durante años las organizaciones ecológicas se han enfrentado contra la industria peletera con la principal queja de que al hacer distintas piezas de ropa con piel se maltratan a los animales y se daña al medio ambiente.

Existen cientos de mitos alrededor de sí realmente los animales que se usan para la industria de la moda son lastimados o no. Y como en todas los conflictos aquí también hay dos historias: la de los peleteros que niegan el maltrato animal, y la de las reconocidas organizaciones que defienden y cuidan los derechos de los animales como PETA (People for the Ethical Treatment of Animals), quienes afirman que existe el maltrato animal dentro de dicha industria.

En vista de que estas contraposiciones jamás estarán de acuerdo, te dejamos las dos partes de la historia para realmente poder entender cuáles con los mitos y realidades de la industria peletera.

Según las organizaciones…

De acuerdo con PETA no hay nada natural en el proceso de hacer ropa de cuero, pieles o lana de animales, ya que esto no sólo causa sufrimiento, si no que también colabora al calentamiento global y a la contaminación.

El daño al medio ambiente se da cuando las pieles de los animales son bañadas en distintos químicos como amoniaco, formaldehído, peróxido de hidrógeno y otros que ayudan a que las pieles no se pudran en el armario de los compradores. Además cuando se despelleja un animal éstos causan residuos de un promedio de mil toneladas de fósforo sólo en Estados Unidos, lo que termina por contaminar varios cuerpos de agua. También se ha dicho que el proceso de contaminación se vuelve aún más complejo cuando las pieles son transportadas, secadas, limpiadas, cortadas, pulidas y acabadas, misma razón por la que se hace notar que una prenda de piel sintética gasta 20 veces menos energía que una de piel real.

PETA a su vez insinúa que no existe ninguna ley que proteja a los animales del sufrimiento de las granjas peleteras. Así mismo la organización opina que la producción de cuero es una de las más peligrosas, ya que la mayor parte es curtida al cromo y estos desechos, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, son sumamente dañinos para la salud y el medio ambiente, debido a que un promedio de 800 mil toneladas de virutas de cromo terminan en basureros comunes. De hecho, en Ranipet, India se reportaron 3.5 millones de personas en peligro de salud dado a los desechos y sales que se producen en curtidurías cercanas a la región, esto según un informe de Black Smith, compañía que trabaja para reducir los índices de contaminación en países en vías de desarrollo.

De igual manera, algunos estudios revelan que los artículos de cuero que están en contacto directo con la piel humana, contienen un alto grado de sustancias tóxicas. PETA también declara que el convertir la piel de los animales en cuero genera un gran sufrimiento, ya que los animales destinados a este proceso son encerrados y en algunos casos se hierven vivos.

En cuanto a la producción de lana se dice que el pastoreo de las ovejas ha causado un elevado aumento de salinidad y erosión del suelo. Demás esta decir que PETA crítica fuertemente a los agricultores animales que trabajan en las granjas peleteras, esto no sólo por que maltratan animales, si no también porque utilizan grandes cantidades de agua, químicos e insecticidas.

Por otra parte la organización FAADA (acción para el cuidado de los animales), comenta que para fabricar un abierto de piel se matan de 12 a 15 linces, de 10 a 15 lobos o coyotes, de 15 a 12 zorros, de 27 a 30 mapaches, de 10 a 12 castores y de 60 a 100 chinchillas.

Misma organización da cifras de que las granjas peleteras anualmente matan 45 millones de animales. También se especifica que las principales especies creadas en estas granjas son los visones, zorros árticos, zorros rojos, perros mapache, chinchillas y conejos.

Según The International Fur Trade Federation…

The International Fur Trade Federation es una industria que se considera responsable y creciente. Ellos emplean alrededor de un millón de personas que trabajan tiempo completo, y otras que trabajan tiempos parciales. La misma federación reporta que en los últimos 10 años han tenido un visible crecimiento sus ventas, por lo que ahora este sector es valuado en 40 mil millones de dólares. La mayor parte de las ventas de esta industria provienen de países como Dinamarca, Finlandia, Canadá, Rusia y Estados Unidos; también se dice que el mayor exportador de pieles es Europa, mientras que el más grande importador es China.

Debido a las disputas que existen entre dicha industria y organizaciones defensoras de animales, el año pasado el CEO de la Federación de Pieles, Mark Oaten, tomó el portal de The Huffington Post para hacer una declaración en la que dijo: «Algunas personas aseguran que la industria de las pieles despelleja animales vivos. Déjenme ser muy claro al decir que esto sería inaceptable y poco práctico. No conozco a nadie en la industria que lo haría. Como CEO de la Federación de Pieles me comprometo a que si alguien tiene real evidencia con nombres y locaciones en donde se muestre a alguien de la industria haciendo la barbárica práctica de despellejar animales vivos, haré que la evidencia caiga en manos de las autoridades pertinentes, para que se pueda procesar a los involucrados.» Para el envío de evidencias dejo un mail que es: [email protected] y una cuenta de Twitter que se encuentra como @we_are_fur.

En cuanto a la caza y captura de pieles silvestres, la industria dice que éste es un método histórico que tiene poco impacto sobre el medio ambiente; de hecho se dice haber cuotas establecidas por gobiernos para mantener a las poblaciones en niveles de salud óptimos para el ecosistema. Se recalca que la caza de pieles es vital para las comunidades y para la gestión del ecosistema.

Sobre las granjas peleteras, la Federación cuenta con el programa Welfur que desde 2009 tiene el objetivo de generar protocolos de certificación que garanticen el bienestar de los animales dentro de dichas granjas en Europa. En Estados Unidos el gobierno otorga licencias a los peleteros, estas licencias contienen números con los que se pueden rastrear los productos de los trabajadores. Además dentro de la página de la Federación se pueden encontrar la regulaciones de las granjas peleteras alrededor del mundo, en donde se puede dar una idea de como realmente son tratados los animales.

En cuanto al proceso de las pieles se asegura que éstas son tratadas con químicos suaves para que la piel permanezca intacta. Así mismo dentro de la página Wearefur.com se puede encontrar un apartado de mitos sobre la industria peletera. Aquí te dejamos algunos:

  • A los animales se les daña en las granjas peleteras. Falso: la piel del animal es una indicación clara de cómo es tratado. Al año se invierten millones de dólares en investigaciones científicas para asegurar el bienestar de los animales dentro de mencionadas granjas.
  • La piel sintetica es mejor que la real. Falso: las pieles sintéticas utilizan recursos no renovables como el petróleo, en cambio la industria peletera sí utiliza productos renovables.
  • Los animales domésticos se utilizan para realizar pieles. Falso: la federación califica a los animales domésticos como no aptos para ser usados.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Aceite de oliva y jamón ibérico, dos placeres fuera de este mundo
Por

Un buen aceite de oliva y un jamón ibérico de alta índole, ya sea consumidos por separado o en conjunto, gozan de caract...