Los sabores no descansan: en un sólo día puedes transitar por la diversidad culinaria de la Ciudad de México, llena de antojos y de lenguajes transformados en platillos. Se puede ir a comer a Oaxaca, al Magreb o Pakistán sin salir de la ciudad.

Desayunos: para comenzar el día con una sonrisa

La concha con natas y la tortilla de huevos con escamoles y las enchiladas michoacanas de El Cardenal (Palma 23, Centro); o los huevos Azcapotzalco y el chicharrón en salsa verde de Nicos (Cuitlahuac 3102, Azcapotzalco) son una forma mexicana de empezar el día. Para un brunch gourmet, Lorenzo Café Bar (Zamora 7, Condesa) es de esos lugares que no se anuncian como comfort food pero lo son. Para unos chilaquiles poco convencionales, Hijos del maíz (Nueva York 264, Nápoles) es una buena opción con sus chilaquiles al pastor.

Lorenzo_4

Comidas: entre oriente y occidente

Paprika (Marsella 61, Juárez) de la chef Josefina Santacruz invita a una travesía por el Magreb con sabores como el del cous cous verde, una alternativa a  las versiones calientes con pepino, pimiento, cebolla morada y hierbabuena, cilantro y limonetta. Otra talentosa Josefina apellidada López Méndez está  al frente de Chapulín, en el interior del Hotel Presidente Intercontinental (Campos Elíseos 218, Chapultepec  Polanco). También se puede viajar a Pakistán sin salir de Ciudad de México yendo a Tandoor (Ámsterdam 72, Hipódromo Condesa). Su Mattar Paneer es imperdible.

Chapulin2

Cenas: el sabor de la seducción

Huset (Colima 256, Roma) del chef Maycoll Calderón lleva poco tiempo abierto y se encuentra dentro de una casona que tomó nueva vida. Su carta cambia diariamente según los ingredientes y la creatividad del equipo de cocina. Máximo Bistrot (Tonalá 133, Roma) del chef Eduardo García es la muestra de que en la capital mexicana se puede comer saludable y creativamente. Sud 777 (Boulevard de la Luz 777, Jardines del Pedregal) del chef Edgar Núñez le hace honor a la cocina exquisita y con pocos  elementos en una zona poco explorada por los gourmets citadinos.

IMG_3187

Antojos y medias tardes: placeres que cautivan entre horas

Casa Cardinal (Córdoba 123, Roma) hace homenaje a las antiguas casas de café en las que la charla fluía. Alex Martínez, Edilberto “Shak” Zapata y Paul Torres elaboran café con granos de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Nayarit en diferentes métodos de extracción. Sucre i Cacao (Augusto Rodin 57, Nápoles) del chef Carlos Ramírez Roure es un rincón para el antojo de pan dulce o salado. En Baltra (Iztaccíhuatl 36 D, Hipódromo Condesa) se bebe coctelería clásica. Los bartenders José Luis León y Adrián Borgaro son los mejores guías para elegir el trago perfecto.

IMG_1704
 

Siguientes artículos

Especial de regalos: destellos para la piel
Por

Como parte de las últimas tendencias en temas de belleza, en esta segunda parte de nuestro “Especial de regalos” present...