El tequila es una de las bebidas más emblemáticas de México. De sabor y olor penetrante, este destilado del agave presenta varios secretos que hay que tomar en cuenta a la hora de disfrutarlo.

Dependiendo de las características adquiridas en procesos posteriores a su destilación, el Tequila se clasifica en: Joven u Oro, Reposado, Añejo, Extra Añejo, Reserva y Blanco o Plata,

El tipo blanco o plata es transparente y de sabor astringente. Su color se debe a que es el líquido que se obtiene de inmediato de la destilación, sin que descanse dentro de una barrica o que tenga una maduración menor a los dos meses en una barrica de roble o encino. A dicha destilación se le añade sólo agua de dilución, para ajustar la graduación alcohólica permitida comercialmente.

Se tiene la falsa idea de que el tequila blanco es sólo para cocteles, pero de hecho se puede disfrutar excelentemente bien derecho o en las rocas. A continuación, cuatro claves para catar un tequila de este tipo:

  1. Recipiente. Según los expertos se recomienda elegir el vaso o copa en el que se va a degustar. Para el blanco es mejor optar por el tradicional caballito.
  2. Color. Esto determina si fue reposado o no en alguna barrica durante un determinado tiempo. Pero en el caso del tequila blanco, en el centro del caballito se podrá admirar un color blanco y plata en las orillas.
  3. Aroma. Para impregnarse de su olor es infalible colocar el caballito debajo de la nariz y aspirar profundamente para tratar de identificar su aroma predominante, ya sea agave, o la barrica si fue añejado. Se debe hacer una segunda aspiración para revelar el resto de aromas ocultos en el tequila.
  4. Sabor. A partir de un pequeño sorbo, debe ingerirse lentamente. Ya en boca, se toma un segundo sorbo y se respira. Esto servirá para sentir el sabor (afrutado, especiado, dulce, ácido o amargo) más allá del primer impacto del alcohol.

Tres tequilas blancos que vale la pena probar

Tequila Esperanto

Tequila Esperanto: Este destilado es realizado de manera artesanal desde el año 2003, en el suelo jalisciense. El método consiste que tras la jima, a los agaves se les realiza una doble destilación y filtrado, para que posteriormente el tequila sea reposado en dos tipos de barriles: el de roble blanco que añejó Bourbon anteriormente y el de roble que añeja oporto.

Casa_Dragones_Blanco_Tequila_MX

Tequila Casa Dragones: Se trata de una compañía independiente que solamente se realiza en lotes pequeños. Como una prueba de ello cada botella es numerada a mano. La cantidad es muy pequeña porque cada planta se selecciona a mano después de 8 a 12 años de maduración en la tierra volcánica de Tequila, Jalisco. El aroma es fresco, herbáceo y cítrico.

Tequila Grillos

Tequila Grillos: Un destilado 100% agave, lo que significa que todo el azúcar es obtenido del Agave Azul Tequilana Weber. Se trata de un tequila que ha sido galardonado con medallas en competencias como Spirits of Mexico Competition o la Competición de los Vinos y de las Bebidas Espirituosas de Los Ángeles. El aroma es a agave cocido y con un sabor suave a menta y eucalipto.

 

(Foto de portada: Copyright Tequila Casa Dragones) 

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Dominar cualquier terreno sin perder el estilo, es posible
Por

Visitamos la planta de Spartanburg en Carolina del Sur, Estados Unidos, para conocer más de cerca la línea de SUVs de BM...