Edgar Núñez es una de esas rara avis que de vez en cuando llaman nuestra atención a lo largo de la vida, en este caso, de la vida gastronómica.

No tiene pelos en la lengua, se mueve como pez en el agua tanto en los primeros puestos de la lista 50 Best Latam como promocionando el movimiento food truck; siendo uno de los protagonistas de Millesime México –evento enfocado a CEOs y altos ejecutivos-, o creando un concepto propio de pizzas napolitanas. Como resultado, borda los conceptos y nadie puede poner un pero a su hacer.

Edgar Nuñez

Y por si todo esto fuera poco, va y se cuela en la recientemente publicada lista The World 50 Best Restaurants, con su restaurante Sud 777, en la posición #75. Una lista en la que hasta ahora tan solo Pujol, Quintonil y Biko habían puesto el pie.

En diciembre, Edgar Núñez abrió las puertas de Comedor Jacinta en Polanquito. Un lugar necesario y que está dando guerra a una zona en la que siempre hubo más diseño y gente guapa que oferta gastronómica interesante (salvando algunas excepciones). Comedor Jacinta es el lugar bueno, bonito y barato que todos anhelaban.

Comdor Jacinta

Bueno porque Edgar no va a mermar, ni un ápice, la calidad en ninguno de sus locales.

Bonito porque es un espacio abierto a la calle, diáfano, con la calidez de las maderas y colores mexicanos.

Y barato, ya que aquí pagas por lo que comes y no el lugar donde comes; aunque bien podría, porque el diseño tradicional estilo oaxaqueño, fresco y armonioso, es obra del mexicano Alejandro Serratos.

Ya son cuatro las ocasiones en que he ido y en todas ellas he tenido que pedir irresistiblemente el fideo seco. Servido con guacamole. Cremoso, sabroso y al punto. No se puede decir más.

Terrina de manitas de cerdo.

Los sopes de tuétanos (se sirven en el huevo y salsa verde) son otro delito obligatorio. Aunque lo cierto es que cualquier antojo preparado sobre masa de maíz va a quitarnos el sentido por su textura y sabor (Comedor Jacinta cuenta con dos personas dedicadas exclusivamente a trabajarlo desde la nixtamalización, haciendo al momento las gorditas, tortillas, sopes…).

Terrina de manitas templada, perfectamente ejecutada, con esa textura gelatinosa que en lo personal (como europea que soy), me recuerda a algunos platos franceses muy frescos, como el aspic.

Si no le hacen ascos a la lengua de res guisada, esta hay que pedirla acompañada de frijoles y verdolagas, y el pescado zarandeado (y que no se lo pasen), también.

Tragos: Margarita clásica on the rocks… Después deslícense por la inmensa variedad de tequilas y mezcales de su bar.

Precio medio: $400 MN

Comedor Jacinta

Virgilio 40. Polanco IV Secc. Ciudad de México

Teléfono Reservas: 5086 6965

@ComedorJacinta

 

Por: Maria Forcada, periodista y directora de contenidos Millesime World. Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí 

 

Siguientes artículos

Playlist para un road trip perfecto
Por

Comenzamos una nueva manera de interactuar con los lectores de Forbes Life. A partir de hoy, cada inicio de fin de seman...