La ganadora del Oscar a la Mejor Canción Original, Lady Gaga, hizo historia. Ello al portar un diamante amarillo que se ubica entre los más legendarios del mundo. Así es, el mismo que Audrey Hepburn portó en las fotografías publicitarias de ‘Desayuno con Diamantes’ en 1962.

El Diamante Tiffany es considerado uno de los descubrimientos minerales más importantes del siglo XIX. Apareció en las minas Kimberley de Sudáfrica en 1877 y el fundador de la compañía, Charles Lewis Tiffany, lo adquirió por 18 mil dólares. Cabe destacar que la piedra original contaba con 287,42 quilates.

El diamante en bruto fue esculpido en París por el afamado gemólogo George Frederick Kunz. El especialista tardó un año en dar con el perfil definitivo de la pieza de 82 facetas (24 más de lo que es habitual): una talla ‘cojín’ que favorece el reflejo de la luz y hace parecer que la piedra entraña una llama de fuego.

 

Diamantes

Un brillo que trasciende

Estas características del diamante de 128.54 quilates lo convirtieron en uno de los más preciados del orbe. Por citar un comparativo, el Diamante Koh-i-noor -engarzado en la corona británica desde tiempos de la reina Victoria- tiene 108 quilates. Se estima que el valor de la gema de Tiffany, con una antigüedad de 141 años, rebasa los 30 millones de dólares.

La primera mujer en portar el diamante fue la socialité Mary Whitehouse. El lugar elegido para lucirlo fue el baile de Tiffany de 1957 en Rhode Island. Años más tarde, Audrey lo lució engarzado como pieza central de una gargantilla que fue exhibida en las principales ferias del planeta. Entre ellas, la de Nueva York de 1939-1940.

Además, en 2006 se mostró en la exposición ‘Bejewelled by Tiffany’ en Somerset House en Londres. Sin embargo, los maestros joyeros de Tiffany lo transformaron en un collar largo en 2012. El objetivo: celebrar el 175 aniversario de la marca.

La nueva joya acortada con la cual la protagonista de ‘A star is born’ deslumbró en la noche del Oscar tardó un año en concebirse. La pieza suma 120 quilates en diamantes blancos que realzan la icónica gema principal.

También se debe considerar que regularmente la pieza es expuesta en la emblemática sucursal de la marca, en la Quinta Avenida de Nueva York. Además, sólo había salido para participar en exposiciones joyeras de gran renombre. Entre ellas, en Tokio, Dubái, Pekín o Londres. De ahí que verlo en el cuello de la nominada a Mejor Actriz en el Oscar sea considerado un suceso histórico.

Te puede interesar: Revelan la colección Adidas Ultra Boost Game of Thrones

Te puede interesar: 5 tenis sustentables para cuidar el medio ambiente

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Moda
El Oscar desata una ‘rebelión’ de la elegancia masculina
Por

Para muestra, te presentamos el outfit de algunos actores que destacaron por la forma de expresar su código de estilo pe...