A sólo tres meses de su apertura, Nudo Negro, el nuevo establecimiento del chef de Paxia, ya está dando de que hablar entre los foodies de México.

“La idea de Nudo es justamente lo que el nombre te dice: hacer esa vuelta inesperada en los platos que inician de México o con alguna preparación típicamente local, pero acaban haciendo un giro inesperado, y es ese nudo el que queremos que la gente viva, un nudo de sabores, de texturas, de ingredientes, de recetas”, nos comparte un emocionado Daniel Ovadía (Paxia, Peltre).

Nudo Negro, ubicado en la colonia Roma, propone platillos para compartir en los que los comensales degustarán creaciones en las que resalta una fusión de sabores, técnicas y experiencias, en la propuesta más personal de Ovadía hasta el momento.

“El restaurante es como una bitácora de viaje”, explica el cocinero y creador de conceptos culinarios quien encuentra mucha versatilidad en su más reciente propuesta. “Si hoy vamos a un mercado y encontramos algo que puede ser aplicado para Nudo, entra (en el menú); si hace tres semanas estábamos en Israel y encontramos algunas especias o técnicas, también; si la próxima semana nos vamos a Londres, traemos algo de allá. Es una bitácora de viaje, una bitácora de vida, y es el lugar que creo  o representa más quién soy yo. Si vas a Nudo Negro, realmente entras y dices: este es Daniel al 100%”.

02 Nudo Negro

En un ambiente relajado y sobrio, con rock de fondo y un servicio de riguroso negro, el restaurante es un proceso en constante cambio, donde los ingredientes que Ovadía y Chava Orozco, también chef del restaurante, se van encontrando en sus travesías, inspiran una carta caleidoscópica, por lo que compartir en Nudo puede ser siempre una experiencia distinta.

“Desde que empecé en los restaurantes como que viajar siempre ha sido parte fundamental de la cocina; en Paxia no podría haber el menú que hay si no se conociera de principio a fin México”, explica Ovadía, “con Nudo Negro nos ha salido el que tengamos que estar haciendo viajes un poquito más lejos”.

Sabores familiares, quizá de Michoacán o Tlaxcala, se encuentran con especias de Israel, técnicas de Vietnam, aprendizajes de España; algunas de las influencias en la bitácora culinaria del chef que, como un diario de viajes, continuará escribiéndose y llevando a sus comensales a recorrer con el paladar nuevas geografías.

“Yo creo que en la ciudad nunca se había hecho algo así. Encuentras muy buenos lugares de comida hindú, encuentras muy buenos lugares de comida marroquí, de comida libanesa, pero el hacer las combinaciones que estamos haciendo…”, explica Ovadía, el tiempo será quien determine el destino de Nudo en el corazón de los foodies capitalinos.

 

 

 

Siguientes artículos

Brindar con whisky y viajar con Uber… gratis
Por

Johnnie Walker, una de las marcas más prestigiadas en el mundo del whisky, y Uber, empresa innovadora de transporte, han...