“La exclusividad es el arte del lujo” según Davide Signorin, diseñador heredero de una familia peletera italiana y dueño de Casa Italia. Recientemente lanzó en México su marca homónima de zapatos para hombre, una línea tan exclusiva que dentro de la filosofía de esta firma es necesario probar el calzado 6 meses antes de autorizarlo y que sea producido.

La marca de calzado para caballeros, Davide Signorin, surgió en el año de 1986 y apenas entró al mercado mexicano el pasado 18 de mayo en una de las mejores avenidas de la Ciudad, Masaryk.

Ascendencia peletera

Davide nos cuenta en entrevista que inició su carrera dentro del mundo de las pieles a los 16 años con una colección de chamarras de piel, ya que su familia estaba involucrada en el mundo peletero desde hace 3 generaciones. Después de su primera experiencia con el mundo de la moda lanzó una colección llamada capsule collection, pero desde hace 5 años tomó la decisión de concretar toda esta experiencia personal que duró casi 30 años como un espectador cautivo de la moda. Todo este conocimiento adquirido, en conjunto con su ADN de la industria de las pieles y con un excelente grupo de artesanos italianos, lograron hacer un producto único.

Davide Signorin

La entrada a México comenzó como un experimento hace 3 años, dentro de Casa Italia presentaron pocas piezas al público probando la aceptación, gusto y sobre todo compra de sus modelos. La prueba fue un éxito y se tomó la decisión de abrir oficialmente una flagship store dedicada a este mundo del zapato.

Su abuelo fue uno de los curtidores más importantes en Italia, mientras que su padre vivió toda la época de la Dolce Vita italiana, haciendo interiores de yates con pieles fabulosas para reyes. “Existen muchas cosas que mi papá hizo en su vida y construyó este mundo fantástico de historia… la experiencia al final del día es un tramo de vida donde se concretiza toda la que me está dando, él me está dando el libro de su vida”, comentó Davide durante la entrevista con Forbes Life.

Ello, Yo y Súper Yo

Davide Signorin se ha encargado de realizar el diseño de todo en la tienda, desde las piezas – que están hechas a mano – hasta el concepto global del diseño de la tienda, los muebles, el mensaje que quiere transmitir desde su escaparate, los colores, y las cajas del calzado.

El color que él ha elegido como sello de su marca es el “rojo pompeyano”. Éste se repite naturalmente dentro del zapato y en la suela. La elección es un homenaje a Romeo Gigli, un diseñador italiano de moda que tuvo como cúspide de su carrera la época entre los 80 y 90. Él fue el primero que tomó la idea de hacer uso de ese color.

Nos explica que decidió que el logotipo fuera un poco más que sólo letras, algo con más carácter, por lo que la “O” representada simboliza el trazo de una brocha japonesa. Él nos narra que siempre tuvo un gusto muy particular por dicha cultura antigua y quiso plasmar a Japón como inspiración principal para los detalles que conforman a su firma, cuya premisa es la búsqueda obsesiva de la perfección.

 

Una de las características que distinguen y hacen a esta marca exclusiva es la forma en la que avalan cada modelo para que pueda ser mandado y autorizado a producción. El mismo Davide Signorin prueba 6 meses antes sus modelos, los ocupa (de forma intercalada) diariamente y los pone a prueba de clima, uso y resistencia para identificar que las hechuras sigan intactas, entre otros detalles que garantizan la calidad.

Dicho en las propias palabras del italiano: “No hay ninguna otra marca en el mundo en donde el dueño o los colaboradores se prueben los zapatos 6 meses antes de ponerlos en producción, eso no existe”.

Otro dato a destacar es el volumen de producción, únicamente confeccionan por modelo una talla distinta, es decir, si abarcan 6 tallas promedio para vender solamente harán un par por cada talla. Esto lo vuelve aun más exclusivo porque el valor agregado es que estos modelos no vuelven a salir nunca más. Ahora bien, todos los zapatos tienen un nombre de personajes importantes antiguos que tienen mucha historia detrás, el sentido es darle una personalidad a cada zapato con estos nombres.

Entre preguntas y respuestas, mencionó que sí habrán modelos que puedan considerar como básicos o clásicos y probablemente sea más común encontrarlos cada temporada pero aun así estos cambiarán en algunos detalles ya sea por confort, diseño o alguna modificación pensada para mejorar.

Por último, nos comentó que por temporada se crearán aproximadamente sólo 25 modelos que llegarán con cinturones ideales para combinar con todos los colores de las pieles. Esta marca abarca dos estilos, tanto el clásico como algo un poco más atrevido pero sin perder la misma línea de estilo.

“El calzado, normalmente el clásico, es como un vino, un vino seco… nosotros somos la espuma, porque nosotros somos algo más efervescente le damos un poco más de toque a las piezas para que luzcan no tan clásicas”.

Modelo: Oscar

Para Davide Signorin, el look ideal para un hombre Forbes, más allá del look, es el hecho de tener algo que te guste y que te haga sentir bien, que el confort sea lo que cada tu requieras. También es saber que tienes algo que solo tú has obtenido, o en su caso, pertenecer a un pequeño grupo de gente que tiene lo mismo que tu. La exclusividad es el arte del lujo.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Estos son los restaurantes imperdibles de Morelia
Por

Morelia ha destacado por su papel en el mundo de la gastronomía, con exitosos festivales culinarios como “Morelia...