Los amantes del arte en Manhattan finalmente pueden disfrutar el “nuevo” Whitney Museum of American Art, desde su apertura el pasado 1 de mayo.

Algunas preguntas que podrían hacer los espectadores escépticos podrían incluir: ¿Valieron la pena los 9 años y 422 millones de dólares invertidos en el cambio de imagen? ¿Fue la mudanza desde el conocido (si no bienamado) edificio diseñado por Marcel Breuer en el Upper East Side al muy de moda (y artísticamente contemporáneo) Meatpacking District una decisión inteligente?

Por Keren Blankfeld

PUBLICIDAD

La mayoría de los críticos invitados a dar un vistazo al interior parecen estar de acuerdo en que sí, para el “nuevo” Whitney valió la pena la espera.

De los “cuatro grandes” museos de arte de Manhattan (El Museo Metropolitano de Arte, el Museo de Arte Moderno y el Museo Guggenheim), el Whitney nunca fue una primera elección para mí. A pesar de tener una calidad innegable, la estructura en forma de caja de la avenida Madison me parecía poco atractiva, fría. En el nuevo edificio de Renzo Piano en la calle Gansevoort, el arte canta. El nuevo ambiente invita a quedarse y disfrutar. Y mientras estás en ello, sentarte junto a la ventana y gozar la vista del río Hudson. Ah, y si tienes apetito, probar la comida en el Studio Cafe, dirigido por el chef Michael Anthony.

La mañana del tour para prensa, Piano se mostraba soñador, deseoso de mostrar su más reciente creación a los medios. Él llamó al vestíbulo amplio y luminoso del Whitney la “Piazza”, y bañado en la luz natural del sol en un día frío de primavera es fácil ver por qué. Sentado en el interior de la Untitled, la cafetería de la planta baja, los copresidentes de la junta Robert Hurst y Brooke Garber Neidich parecían hipnotizado por lo que Neidich llama una “oleada de emoción”. Cuando se le preguntó a Hurst sobre las expectativas para el nuevo hogar del Whitney, no lo dudó un segundo: “Gente más joven y una multitud sustancialmente mayor proveniente de fuera del área triestatal”, dijo.

 

0x600

 

El multimillonario inmobiliario Neil Bluhm, presidente de la junta directiva del Whitney, se maravilló de las 4,000 toneladas de acero que tomó la construcción de la nueva estructura, con lo que el museo regresa a sus raíces del centro de NY. (Fue un poco más al sur, en West Eight Street, en Greenwich Village, donde la escultora Gertrude Vanderbilt Whitney, bisnieta del magnate Cornelio “Commodore” Vanderbilt, abrió las puertas en 1931 para su colección de más de 500 piezas de arte estadounidense.)

Ahora, sólo Meatpacking, la primera exposición de Whitney abarca más de 600 obras, todas procedentes de la colección permanente del museo, que incluye más de 21,000 obras de arte de más de 3,000 artistas. Con más de 4,500 metros cuadrados de espacio techado de exposición, el edificio de nueve pisos sin duda está bien adaptado para mostrar su generosidad (su antigua casa que será pronto una extensión del Met, es de la mitad de ese tamaño).

Y lo que hace muy bien es presumir su nuevo que hace, desde la planta baja hasta la azotea: los ascensores del Whitney fueron diseñados por el fallecido Richard Artschwager. La exposición inaugural, “America is Hard to See” se extiende por tres plantas y muestra piezas de arte americano desde 1900 hasta hoy. Abarcan Running People de Jonathan Borofsky, frente a una vista del Hudson, y Calder’s Circle, en una galería interior. Luego está la instalación Sunset de Mary Heilman en la azotea.

El 1 de mayo, las puertas abrieron al público (entrada general: 22 dólares, estudiantes de tiempo completo y de la tercera edad pagan 18).

No me sorprendería ver que el Whitney se transformara rápidamente en uno de los nuevos puntos de referencia de Nueva York. Esperemos que, junto con el ostentoso Meatpacking, las vistas de la ciudad y la comida, el arte se encuentre en el epicentro de todo ello, el corazón del Whitney.

 

Siguientes artículos

Luxury Lab y los nuevos jugadores en la industria del lujo
Por

Según Fflur Roberts, Global Luxury Manager en Euromonitor International, nuestro país acapara las ventas del lujo en Lat...