Una selección especial de objetos, joyas, bebidas y experiencias encabezan nuestra serie “Objetos de deseo”, en la que a lo largo de cada entrega le presentaremos exclusivos artículos para acompañar sus próximos festejos.

En una temporada de celebraciones nunca debe faltar una selección de bebidas para brindar, es por ello que en Forbes Life hemos elegido tres emblemáticos elixires para complementar una reunión inigualable, que se convertirán en un clásico y en una forma especial de compartir con amigos y familiares.

 

PUBLICIDAD
  • Elyssia Pinot Noir. La tradición de las cavas de Freixenet resguardaron durante 18 meses, el rosado Elyssia Pinot Noir, un clon típico del champagne que ha logrado cautivar en el Penedés y que, a través de la esencia del Pinot Noir representa una sofisticada frescura mezclada con frutos rojos, con lo cual es ideal para maridar con aperitivos y platos ligeros. Esta bebida ha sido premiada en múltiples ocasiones durante 2014, obteniendo algunos galardones como la Medalla de Plata en la International Wine Challenge, la Medalla de Oro en CINVE y la medalla Diamante en los Premios Vino y Mujer, celebrados en Madrid, España.

freixenet.es

@freixenet

roseee

 

  • Rosé impérial. Una expresión espontánea, resplandeciente y romántica al estilo de Moët & Chandon, es Rosé impérial, que mediante su cautivador bouquet y color reluciente en rosa con toques ámbar une intensidad y suavidad directo al paladar a partir de su sabor, en el que se distingue un toque frutal (fresa, frambuesa, grosella y durazno), una sutil nota de mentol y una madurez elegante.

moet.com

@moet_mx

2014-ROSE-IMPERIAL-TIE-FOR-TWO-COLLECTION

 

  • Hennessy Paradis Impérial. Para festejar una ocasión especial, el maestro mezclador de Hennessy, Yann Fillioux, creó una bebida única. Hennessy Paradis Impérial es un cognac que entrega en cada sorbo un toque de elegancia y refinamiento absoluto. Este líquido rinde un homenaje a la mezcla originalmente creada por Jean Filioux para la corte Imperial Rusa del zar Alejandro I en 1818. Su incomparable resplandor se debe a largos años de alejamiento que revelan el frescor de las primeras flores del verano, así como las más sutiles fragancias que emanan las flores de azahar y jazmín.

hennessy.com/es-mx

@Hennessy_MX

image (1)

 

Siguientes artículos

Calder en la memoria
Por

Alexander Sandy Calder heredó una fortuna inmensa que no tiene que ver con dinero. Él se ha encargado de compartir ese l...