La top model española Nieves Álvarez ha dado el salto al otro lado de la pasarela tras crear su propia marca de moda infantil, N+V, en pleno proceso de internacionalización. Su próximo objetivo: conquistar México.

Reinventarse. En los últimos años, es un término que se escucha muy a menudo en la industria de la moda, a la que no le ha quedado más remedio que hacerlo a velocidad de vértigo tras la irrupción de las redes sociales y de fenómenos como la fast fashion que han transformado el sistema tradicional para siempre. A las modelos, tampoco les ha quedado más remedio que hacerlo también y apostar por una segunda carrera con la irrupción de las llamadas instamodels. No es el caso de la española Nieves Álvarez, quien aunque nunca ha abandonado la pasarela —sigue desfilando para diseñadores como Stephane Rolland, a quien le une una amistad que data de su época como director creativo de Jean-Louis Scherrer a finales de la década de los 90—, ha encontrado en la moda infantil una vocación tardía a la que llegó de una manera orgánica tras el nacimiento de sus tres hijos.

“Nunca pensé que iba a diseñar ropa de niños, pero cuando te conviertes en madre te empiezan a regalar ropa que yo siempre cambiaba —tomaba las tijeras y cortaba un lazo, cambiaba un largo—, hasta que de pronto una amiga me dijo: ¿por qué no haces algo?” Así fue como entró en contacto con Villalobos, veterana firma de moda infantil en España con más de 50 años de trayectoria empresarial, y lo que comenzó como una colaboración esporádica se materializó en una marca N+V (Nieves Álvarez más Villalobos), que se encuentra en plena internacionalización con un objetivo en la mira: México. “Tenemos ya muchos corners en España en una departamental, El Corte Inglés; además este año hemos ido a la feria Pitti Bimbo, en Florencia, donde hemos logrado puntos de venta en Nueva York y Japón, y estamos muy interesados en el mercado mexicano”, nos desvela durante su última visita a nuestro país, con motivo del festival Starlite México, en la casa repleta de arte de nuestro Consejero Juan Carlos Revuelta.

Te puede interesar: Save the Children: Proteger a los niños hoy

La participación de la modelo va mucho más allá de una colaboración al uso: su implicación es total. “Al principio todo el mundo piensa que eres una modelo más diseñando ropa, pero si mi nombre figura en la etiqueta quiero que se vea mi alma, mi esencia. Yo soy la diseñadora junto con Belén Villalobos al 50%: elijo las telas, los cierres, los forros… Yo aporto la modernidad de una madre contemporánea y ellos cuentan con el know-how de toda una trayectoria. Es una marca para niños que quieren ir bien vestidos, pero con un toque de estilo”, aclara.  Es algo en lo que ella se mueve como pez en el agua, tras una carrera como modelo en la que ha desfilado para los más grandes —de Yves Saint Laurent a Giorgio Armani— y en la que ha conocido lo que ella denomina como “la época dorada”, en plena era de las Supermodelos en los 90. “Cuando veo a las modelos jovencitas de hoy, me digo qué suerte haber vivido aquella época. Fui testigo de un modo de trabajar que ya no existe: tienes a Olivier Rousteing para Balmain o Riccardo Tisci para Givenchy, pero hay pocos, como Saint Laurent, que consiguen crear su propio imperio. Giambattis- ta Valli es de los únicos que tiene su propia marca. Pero casi todos están comprados por los grandes grupos y trabajan para los grandes nombres de la historia de la moda”, analiza.

nieves-alvarez-nv-33

Otro de los grandes cambios que observa hoy es el de la tiranía de las redes sociales. “Es otro concepto y, si quieres estar en el mercado, tienes que meterte. Durante muchos años me negué a entrar en esa vorágine, pero al final he comprendido que no puedes estar al margen porque pierdes muchos trabajos. El secreto es ser lo suficientemente inteligente como para llevarlas por el camino que tú quieres”. ¿Y cuál es ese camino?. “Mi filosofía es sueña, desea y hazlo realidad. Pero no basta con soñar: hay que trabajar duro, nadie te regala nada”

Lee también: Las marcas de moda para niña más lujosas

SOLIDARIDAD CON ACENTO MEXICANO

La relación de Nieves Álvarez con Starlite México y la labor filantrópica de su fundadora, Sandra García-Sanjuán, en México a través de la fundación Niños en Alegría data de hace años. Creada en 2003, esta ONG ha escolarizado a más de 3,000 niños en distintos estados de la República. “Hacen una labor excepcional. Mucha gente se queda sólo con los conciertos y las fiestas, e ignora todo el esfuerzo solidario que hay detrás. Estuvimos en Acapulco visitando todos los colegios y viendo lo que hacen con los niños junto con Sarah Ferguson, una mujer que me sorprendió mucho por su calidad humana y su don de gente, y fue muy emotivo. Es extraordinario. Creo que hoy es muy importante devolver a la sociedad todo lo que la vida te da”, comenta.

nieves-alvarez-nv-1

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Sólo una barrica de cada 100 es elegida por el mejor Tennessee whiskey
Por

Whiskeys hay muchos; Tennessee Whiskeys, no tantos; y por supuesto, sólo uno puede ser el mejor. El Tennessee Whiskey se...