Cualquier amante del sushi aprecia un buen tazón de atún.

Por lo general, tienen arroz al vapor, atún fresco (en algunos casos está marinado con soya o siracha), salsa spicy, aguacate, cebollín y masago. Pero obviamente, los ingredientes varían de acuerdo al lugar en el que se sirva.

La oferta de gastronomía japonesa en el DF es muy diversa, pero tenemos que reconocer que expertos en tuna bowls hay muy pocos. Es por eso, que creamos el top 3 de restaurantes que sirven los mejores en la ciudad.

 

Tori Tori 

El tazón de atún marinado de este restaurante probablemente sea uno de los platillos estrellas del menú. Por lo general, cuando alguien recomienda el Tori Tori saben que el tuna bowl del lugar es un must. Es bastante llenador, así que sugerimos pedirlo como plato fuerte y medirse con las entradas que lo deseen acompañar. Hay varias sucursales del Tori Tori, pero nuestro favorito es el de Temistocles.

Dirección: Temístocles No. 61, Miguel Hidalgo, Zona Polanco, 11550 Ciudad de México, D.F.

Tel: 55 5281 8112

 

El Japonez

Aquí, el tuna bowl probablemente competiría en cuestión de popularidad en el menú con los camarones roca y las brochetas de brócoli. Pero los tres platillos juntos definitivamente son una combinación ganadora. Para disfrutar de este tazón hay que llegar con hambre, porque también es muy generoso. El atún siempre está fresco, y la salsa que usan para marinarlo es verdaderamente espectacular.

Dirección: Av. Emilio Castelar 135, Miguel Hidalgo, Polanco, 11560 Ciudad de México, D.F.

Tel: 55 4434 4053

 

Murasaki

De los tres restaurantes, el Murasaki probablemente sea el menos conocido, pero nos atrevemos a decir que su tuna bowl es uno de los secretos mejor guardados. Aquí, le agregan un poco más de ingredientes que de costumbre (es de los pocos que lleva pepino), pero el resultado final es exquisito.

Dirección: Guillermo González Camarena, Zedec Santa Fe, Álvaro Obregón, Ciudad de México, D.F.

Tel: 55 5292 1211

 

Siguientes artículos

3 marcas con zapatos hechos a la medida
Por

El “made to order” da un salto adelante.