El año pasado 75,000 visitantes internacionales viajaron a la soleada Florida para conocer la apuesta artística de las más de 250 galerías participantes. Este 2014 la afluencia fue mayor. Aquí una guía de lo que ocurrió a principios de diciembre según Forbes Life.

 

Por Soledad Picón

 

Art Basel Miami Beach volvió este año con 267 galerías que fueron distribuidas en distin­tas secciones, donde estuvieron representados 31 países de América, Europa, Asia y África. Este año la feria superó la cifra de 75,000 visitantes alcanzada el año anterior.

La sección “Galleries” fue la pieza central de la exposición con 192 galerías, entre las que destacaron la galería Labor de México, que pre­sentó nuevas obras de los artistas mexicanos Pablo Vargas Lugo y Pe­dro Reyes, y el Instituto de la Visión de Bogotá, Colombia, que presen­tó obras de la artista mexicana Tania Candiani. La sección “Nova”, que brindó a las galerías más jó­venes una plataforma para presen­tar hasta tres artistas en simultáneo, contó con 34 expositores.

Este 2014 marcó el debut de “Survey”, una nueva sección dedicada a minuciosos proyectos artístico-históricos que abarcaron desde muestras individuales hasta exhibiciones temáticas. Se inició en Miami Beach con 13 galerías selectas, presentando nueve mues­tras individuales y cuatro colec­tivas. Los 16 stands individuales curados en “Positions” ofrecieron una perspectiva enfocada en las prácticas individuales.

Para Adriana Vergara, recono­cida consultora de arte, Art Basel Miami Beach se ha convertido en un destino preferido por coleccio­nistas latinoamericanos porque les presenta, entre otros aspectos, la oportunidad de tener acceso a obras de arte a las que normalmente no tienen en sus países de origen. Y es, a su vez, una feria más amigable para nuevos coleccionistas que no necesariamente tienen amplia experiencia en el tema.

Otro punto destacado de la exposición de Miami Beach fue “Film”, un programa de películas seleccionadas por David Gryn, Director de Artprojx de Londres, y por el coleccionista suizo This Brunner. Se proyectaron más de 70 películas de artistas de distintas nacionalidades sobre el gran muro exterior de 650 metros cuadra­dos del edificio de la New World Symphony, en Soundscape Park, diseñado por Frank Gehry y que ofreció una fantástica experiencia audiovisual al aire libre.

La sección “Kabinett” presentó este año 27 exhibiciones colectivas e individuales de diversas temáticas que, curadas especialmente por el Comité de Selección de la feria, incluyeron el trabajo de Antonio Asis, Paulo Bruscky, Miriam Cahn, Tere­sita Fernández, Guillermo Kuitca, Liliana Porter, JoséAntonio Suárez Londoño y James Turrell, entre otros. Las exhibiciones de “Kabi­nett” se presentaron esparcidas en espacios delineados dentro del área general de la exposición principal.

Este año volvió Nicholas Bau­me, director y curador en jefe de Public Art Fund de la Ciudad de Nueva York, quien curó “Public”, la instalación al aire libre de gran­des trabajos escultóricos que se exhibieron en distintos puntos de la ciudad. Una buena muestra de ellos se concentró en Collins Park en Miami Beach. Esta particular sec­ción de escultura monumental fue una de las más esperadas por Silvia Karman-Cubiñá, directora ejecuti­va del Bass Museum of Art.

Para reflejar el impacto a largo plazo de la exposición sobre la escena artística local, los principa­les museos y colecciones privadas del sur de Florida nuevamente programaron sus exhibiciones más potentes del año para que coinci­dan con Art Basel. Los visitantes de todo el mundo tuvieron la opor­tunidad de apreciar las internacio­nalmente renombradas coleccio­nes privadas de la ciudad, como Cisneros Fontanals Art Foundation (cifo), de la Cruz Collection Con­temporary Art Space, The Margu­lies Collection at the Warehouse y Rubell Family Collection.

El Bass Museum por su parte presentó el trabajo del genial arquitecto y diseñador estadou­nidense Peter Marino, en lo que fue —según el curador del museo, José Díaz—, la gran atracción. La muestra One Way reunió alrededor de 170 obras de arte y objetos de diseño, y describió el desempeño y la influencia de Peter Marino en el mundo del arte, la música, la moda y el diseño, celebrando a la vez más de 25 años de una extraordinaria y explosiva trayec­toria como arquitecto.

Entre la veintena de ferias que se presentaron simultáneamente en este gran acontecimiento del arte mundial, la que más expectativa generó fue la confluencia de ferias como UNTITLED, Art Miami, Scope, NADA, Pulse y Pinta.

UNTITLED presentó en su ter­cera edición a más de 200 artistas contemporáneos emergentes y ya establecidos, representados por 96 galerías y organizaciones sin fines de lucro de 18 países y de 16 ciuda­des de los Estados Unidos.

Pulse se presentó por octava vez con más de 86 galerías in­ternacionales, exhibiendo for­mas alternativas del arte como happenings, videos, performances e instalaciones.

Scope, en su doceava edición en Miami, presentó talentos propios del arte contemporáneo joven.

Art Miami, una de las más tra­dicionales, contó con 125 galerías internacionales con lo mejor del arte moderno y contemporáneo.

NADA pretendió reivindicar el arte contemporáneo —que se considera no ha tenido suficiente exposición— y buscó nuevamente romper con lo típico o ya establecido.

Pinta, por último, estuvo dedicada exclusivamente al arte latinoame­ricano y se presentó por primera vez en Miami luego de ocho años de trayectoria en Nueva York.

En palabras del coleccionista Mario Cader-Frech, una buena colección de arte no está completa si no se combina con las piezas indicadas de mobiliario y objetos de diseño que la acompañen y, para ello, fue imprescindible haber visitado Design Miami, uno de los principa­les foros globales de diseño. En esta ocasión celebró su décimo aniversa­rio con un programa ampliado, don­de estuvieron presentes las principales galerías del mundo especializadas en el diseño de los siglos XX y XXI.

Todo sucedió en una semana agitada de diciembre. Lo mejor del arte internacional trajo a coleccionistas, curadores, directo­res de museos y críticos de todo el mundo. Además ésta fue una oportunidad única para experi­mentar un completísimo panorama de la actualidad del arte.

Art Basel Miami Beach 2014 y la veintena de ferias satélites que la acompañaron promovieron las relaciones entre galerías de arte, sus artistas, coleccionistas privados e instituciones públicas de todo el mundo. En definitiva, un acon­tecimiento fundamental para el desarrollo del arte mundial.

 

Siguientes artículos

La nueva generación del marketing para las marcas de lujo
Por

El Marketing de Afinidad es una de las fórmulas más innovadoras para el desarrollo de nuevos negocios para el sector del...