Con motivo de la más reciente intervención de Gildo Medina en el mobiliario del Restaurante Candela Romero conversamos con el artista sobre el concepto detrás de su obra y el acercamiento que el arte contemporáneo ha tenido en la industria de bienes de alta gama.

Las sillas que se encuentran dentro del privado de este restaurante en el Hotel St. Regis de la ciudad de México son únicas. Cada una de ellas cuenta con una ilustración de este artista mexicano que ha destacado a nivel internacional e incluso es considerado uno de los mejores ilustradores del mundo. Por si fuera poco, Medina realizó una intervención en vivo a cada una de las sillas aportándoles un poco de inspiración de lo que sentía en el momento y que percibía que aún le faltaba a las piezas.

Además de su carrera como ilustrador se ha desempeñado como pintor, fotógrafo, videasta, director de arte, diseñador gráfico e interiorista durante más de 15 años y ha colaborado con marcas como: Chanel, Ferragamo, Louis Vuitton, Lane Crawford, y L’Objet, entre otros, reafirmando que cada vez más las grandes firmas ven al arte como el siguiente paso en el mundo de lujo, la unicidad que ésta representa es ese diferenciador tan anhelado por esta industria.

1

¿Cómo nace la colaboración con Candela Romero?

Antes de existir Candela yo presenté mis sillones intervenidos en la feria de anticuarios de MACO y ahí es donde los creadores del restaurante, Manuel Angulo y Enriqueta Sánchez, se interesaron en el mobiliario. Ellos se preocupan mucho por cuidar los detalles en todo el concepto y por eso llamaron a tres artistas para ser parte de la creación de este ambiente. La idea era que las sillas sean obras de arte.

¿Cómo surge el concepto de cuando vas a intervenir algo?

A mi me encanta contar historias, yo me considero un narrador incluso. Por lo que cada proyecto lo debo sentir en el momento y de ahí nace el concepto. Por ejemplo, tengo una silla que realicé durante mi estancia como invitado de la embajada de Bélgica en París. Esta fue para una boda en el Chateâu de Chantilly y tiene una impresión de Google Maps que habla sobre la experiencia en ese trayecto.

Para Candela decidí inspirarme en el momento que está viviendo el restaurante, por eso la intervención es en vivo. No hay nada planeado.

 

2

 

¿Qué proyectos has realizado en vivo anteriormente?

En 2005, cuando estaba en Francia, me invitaron para intervenir las latas de Coca Cola. Era un proyecto en donde invitaban diferentes personalidades, por ejemplo, participaron Kenzo o Karl Lagerfeld. Yo fui el primer artista plástico en colaborar con la marca y por lo tanto me pidieron hacerlo en vivo para la prensa. Dentro de la obra fui el primero que cortó el logo de Coca Cola y les gustó tanto que se mandaron hacer cada vez más hasta llegar a sacar 36 millones de latas con mi nombre el ellas.

¿Cómo encuentras la forma de plasmar en arte la esencia de una marca de lujo?

Para mí el lujo ya es poder usar arte dentro de esas marcas. Creo que sólo el lujo entiende la esencia de un artista y por lo tanto puedes crear metáforas que con otro tipo de marcas que lo que quieren es el logo más grande no se podría. El arte per se ya es el lujo. Son las obras de arte lo que se vuelve un diferenciador en el mundo que todo lo tiene.

La más reciente colaboración que he realizado fue por los 35 años de las zapatillas Varina de Ferragamo. En un universo de mujeres fui el único hombre que intervino una de estas zapatillas. El concepto que pensé que hacerle un homenaje a las mujeres que no tienen nombre. Esas mujeres que hacen la humanidad en todo el mundo y nadie las conoce, por eso tiene pintados los ojos de una mujer africana, de aquellas que pierden la vida al momento de migrar de África a Europa.

¿A qué le atribuyes el despegue que el arte en México ha tenido en los últimos años?

Creo que por fin nos estamos preocupando menos de intentar a creer en nosotros y por fin estamos creyendo nuestro talento como artistas. El mundo los esperaba pero no se daban cuenta. No es que haya empezado hace 10 años, sino que a partir de hace 10 años los artistas han madurado y han desarrollado un discurso propio qué proponer.

 

Siguientes artículos

La primera mujer latina a la cabeza de una casa de champagne
Por

Margareth Henriquez es quien dirige los pasos de la marca de champán mejor calificada del mundo, Krug. Entrevistamos a l...