Hoy, las gafas son más que un accesorio funcional. Y el auge de Instagram ha impulsado el apetito por diseños interesantes, diferentes… y no tanto por logos visibles.

 

El mercado de las gafas, que incluye monturas, lentes de contacto y gafas de sol, supuso una facturación acumulada de 90,000 millones de dólares en el mundo en 2014, y las expectativas indican que la cifra llegará a 140,000 millones en 2020. Para poner este número en perspectiva recordemos que el tamaño de todo el sector de lujo personal fue estimado en 220,000 millones de euros (247,000 millones de dólares) en 2014. Es decir que el sector de las gafas hoy representa ya más de un tercio del sector de lujo completo, incluidas moda y accesorios, joyería y cosmética.

En cuanto a los segmentos dentro de esta categoría, la estimación de Luca Solca, de Exane Paribas, es que las monturas y gafas de sol premium y lujo correspondientes a las marcas de moda alcanzaron una facturación de unos 13,000 millones de dólares en 2014, cifra nada despreciable y equivalente al mercado de productos de lujo para todo Japón o a 5% de las ventas totales de productos de lujo.

Las gafas han sido una extensión natural para muchas marcas de moda que se han diversificado a gafas de sol o monturas sin dedicarle muchos recursos ni mucho interés. La mayoría de ellas nunca se planteaban el desarrollo de la categoría y confiaban el negocio a licenciatarios. El resultado ha sido que el sector se ha desarrollado gracias a pocas empresas muy especializadas. Compañías como Luxottica, que tiene en propiedad las marcas Rayban y Oakley, o Safilo, que comercializa la nueva colección diseñada por Marc Newson, junto con Marchon, licenciatario de Calvin Klein; Marcolin, licenciatario de Tom Ford, o De Rigo, abarcan la parte del león. Sólo recientemente uno de los grupos líderes en marcas de lujo, Kering, ha decidido participar activamente y se ha lanzado a la piscina del sector. Una industria muy concentrada en pocas empresas con un líder claro, Luxottica, que con una facturación de 7,600 millones de euros es siete veces más grande que su siguiente competidor, Safilo.

Entre las marcas de lujo, Hermès ha sido vista como una rareza por su decisión de no desarrollar gafas. Es una excepción remarcable que argumentan en la casa centenaria como perfectamente alineada con la estrategia de marca de no entrar a categorías en que no tienen el expertise o conocimiento del producto. La francesa Hermès se reconoce artesano hasta ese extremo.

La venta de gafas de sol y monturas crece por encima del crecimiento que acompaña a su expansión geográfica de las marcas y las empresas del sector. El estímulo al crecimiento tiene su origen en los nuevos hábitos de los consumidores. Lo que es evidente es que hoy las gafas son más que un accesorio funcional. Se tienen varios modelos para diferentes ocasiones. Y el auge de Instagram ha impulsado el apetito por diseños interesantes, diferentes… y no tanto por logos visibles.

Al parecer, los millennials no escogen las gafas por el logo o por ser el primer acceso a las marcas que desean, sino por el diseño y el contenido de moda del producto. ¡Las nuevas generaciones, ávidos usuarios de Instagram, quieren salir bien en la foto! Este interés por el diseño innovador ha abierto la puerta a empresas y emprendedores pequeños, marcas de nicho que se distinguen por propuestas atrevidas y diferentes. Estos emprendedores están arañando la cuota de mercado de los grandes, líderes hasta ahora en la categoría.

Internet y las redes sociales, que han estimulado este cambio en el gusto del consumidor, también han impulsado la aparición de la empresa que más ha crecido en este sector en los últimos cinco años. Las empresas del sector y los retailers tradicionales de gafas han sido sorprendidos con la aparición de un jugador nuevo que apoyándose en internet ha reinventado la dinámica de la venta de gafas. Se trata de Warby Parker, la empresa de Nueva York que nació en 2010 y que hoy es un unicornio. En su última ronda de financiación, Warby Parker captó 100 millones de T Rowe Price, que valoró la empresa en 1,200 millones. Unicornios es como se llama a las empresas de base tecnológica que consiguen una valoración de un billón antes de salir a bolsa o ser compradas.

El nuevo campeón Warby Parker se hizo un hueco silenciosamente en un mercado enorme dominado por Luxottica, contribuyendo a hacerlo todavía más grande. La empresa que empezó vendiendo monturas para gafas, gafas de prescripción y gafas de sol online, ha abierto ya 12 tiendas en nueve ciudades de EU y tiene planes para extender la red.

Este ejemplo nos recuerda que la revolución digital es una marea imparable que afecta a todos los sectores. Una alerta más para los líderes de cualquier industria y una oportunidad para los emprendedores en cualquier lugar.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @MARIAGIRON

Página web: Observatorio del Mercado Premium IE

Página personal: María Eugenia Girón

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Despega la primera línea para mujer de Breitling
Por

Por primera vez en la historia de la firma, Breitling lanza una línea diseñada para el mercado femenino.