Los conocedores del Festival de Cine de Cannes saben que, lejos de las multitudes, pueden admirar a las estrellas que caminan por la alfombra roja desde uno de los mejores lugares en la Promenade de la Croisette: el balcón del glamouroso Hôtel Le Majestic Barrière, frente a la famosa escalera que conduce al Palais des Festivals.

Sin embargo, al margen de las celebridades y los reflectores que iluminan la ciudad durante los días de mayo, la propiedad brilla con luz propia a lo largo de todo el año. Su fachada blanca, al puro estilo Art Déco, destaca en primer plano sobre el célebre paseo. A esa secuencia, suman bellas escenas del Mediterráneo que se pueden captar desde cualquier ángulo de sus exquisitas suites o en su playa privada.

Le Majestic Cannes

ROL ESTELAR. Las vistas del dominan la Costa Azul Francesa e invitan a soñar con la constelación de celebridades que visitan el destino cada año.

 

El espíritu histriónico, que navega con libertad en el exterior, irrumpe en los espacios interiores de la propiedad que hoy forma parte de la colección The Leading Hotels of the World. Miles de fotos dan cuenta de las figuras que se han alojado en el icónico lugar, como Audrey Hepburn, Jean Gabin, Marilyn Monroe, Brigitte Bardot, Sophia Loren, Catherine Deneuve, Isabella Rosellini, Andie MacDowell, Tom Hanks, Brand Pitt o Nicole Kidman.

Le Majestic Cannes

El espíritu histriónico que navega con libertad en el exterior, irrumpe los interiores de la propiedad miembro de The Leading Hotels of the World.

Con ello, resulta inevitable recordar el resplandor del Barrière Majestic en cintas como Femme fatale, de Brian De Palma (2002), con Rebecca Romijn y Antonio Banderas; o Ronin, de John Frankenheimer (1998), con Robert De Niro. El hotel ha mantenido su estilo suntuoso, coronado por una pintoresca piscina de mosaicos de cristal de Murano, un vestíbulo destellante y un servicio intachable que ha consolidado su identidad como polo turístico de alto nivel.

Le Majestic Cannes

El hotel ha mantenido su estilo suntuoso que se resume en un vestíbulo que evoca el resplandor de las estrellas.

En el hotel, el séptimo arte se respira en todo momento. Por supuesto, entre las comodidades se incluye una sala de cine privada, con lo último en tecnología de proyección y con capacidad máxima de 35 personas. Es el espacio ideal para terminar el fin de semana viendo una película en la comodidad de un sillón de terciopelo y con una copa de champán en la mano. Y no sólo eso, también puede uno imaginarse como parte del jurado de uno de los festivales más palpitantes del mundo. Así son las experiencias que se viven a diario en el Barrière Le Majestic.

También te puede interesar: Festival de Cannes y otros pospuestos por coronavirus

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

aerolíneas_vuelos_pandemia_contagios
Aerolíneas toman nuevas medidas ante coronavirus
Por

¿Tienes programado un vuelo próximamente? Aquí te decimos lo que las aerolíneas están haciendo por sus usuarios....