cintillo-2014

La Escuela de Artesanía de Brunello Cucinelli reafirma su éxito como empresa humanística.

 

Por Francis Jacques

 

Famosa a nivel mundial por sus colec­ciones de ropa de cashmere, la firma italiana Brunello Cucinelli le ha dado otro significado al mundo de los nego­cios con la creación de una empresa ética y humanística, donde, sin dejar de lado los fines lucrativos, las personas son la parte central. «Siempre he soñado con crear un trabajo útil con un objetivo importante. Sentí que el beneficio por el beneficio no era suficiente y que tenía que haber un propó­sito colectivo mayor. Entendí que, además del bienestar económico, tiene que haber bienestar personal, y que el primero no sig­nifica nada sin el segundo. Hay que mejo­rar la vida de los trabajadores y restaurar la belleza del mundo», asegura el empresario italiano Brunello Cucinelli, fundador y presi­dente de la marca que lleva su nombre.

Y esta responsabilidad social y de valo­res se hace presente en la Escuela de Arte­sanía, su más reciente proyecto en el pueblo medieval Solomeo, en Perugia, Italia, cuyo objetivo principal es que la artesanía recu­pere su carácter de nobleza y dignidad eco­nómica. Así, hombres y mujeres jóvenes que deseen ingresar recibirán un salario de 700 euros al mes y formación en asignatu­ras como reparación y vinculación del tejido, corte y ensamble, horticultura, jardinería y mampostería, a fin de convertirse en téc­nicos altamente calificados. Es importante aclarar que las dos primeras disciplinas con­centran la actividad principal de la marca Brunello Cucinelli, mientras que las dos últi­mas se enfocan en la renovación del pueblo y área que rodea a Solomeo. Asimismo, los alumnos pueden participar en las activida­des diarias de la empresa y convivir con los trabajadores.

Diseñada como taller renacentista, esta academia cuenta con profesores especiales denominados así porque son los mismos hombres que han trabajado durante años en cada una de las cuatro disciplinas. Poseen un amplio conocimiento de la tradición de la artesanía y transmiten valores a los estu­diantes, lo cual es fundamental para Brune­llo Cucinelli, pues en cada asignatura no sólo se enseña técnica y arte, sino también filo­sofía y ética.

Cabe mencionar que grandes pensado­res del mundo antiguo e importantes per­sonajes de la historia han inspirado la vida profesional y personal de Brunello Cucine­lli. «Si existe un ejemplo en la historia que puede ayudarnos a comprender mejor nues­tra identidad filosófica, sería el movimiento Arts and Crafts del británico William Morris. Junto con John Ruskin, William Morris creó este movimiento con el objetivo específico de oponerse a la despersonalización oca­sionada por la industria de la época victo­riana. El objetivo era regresar al hombre a su estado natural como artista y creador».

Arts and Crafts, impulsado por hombres valientes que lucharon en contra de la cul­tura industrial de la época, apoyó enérgica­mente el retorno de la artesanía y el trabajo manual, así como el reconocimiento hacia los artistas. «Este ejemplo también podría ayudar a las sociedades contemporáneas».

Sin duda, proyectos educativos de esta clase pueden contribuir de manera tangi­ble a la difusión del capitalismo humanís­tico que, desde hace algún tiempo, Brunello Cucinelli ha aplicado con éxito no sólo económico sino también cultural. «Con la calidad humana en mente, he atendido y desarrollado constantemente mi actividad como empresario y como ser espiritual. Hoy creo en esto más que nunca».

escuela_cucinelli1
 

Siguientes artículos

¿La moda está en crisis?
Por

Las grandes firmas suben precios para diferenciarse del lujo accesible que crece a su alrededor haciendo peligrar sus di...