El novelista alemán ganador del Premio Nobel de Literatura en 1999 falleció a los 87 años, pero su trabajo dejó una imborrable huella en la historia.

18 libros y varios ensayos y poemas fueron creados por Günter Grass, el escritor alemán anti nacionalista que sobresalió por su fuerte crítica a la cultura alemana, especialmente por el crudo reflejo que realizó a través de sus obras a la Alemania del siglo XX, a las guerras, a los Nazis, tocando temas de memoria, integridad y culpa, tema que aumentó su polémica cuando reveló haber formado parte de las Waffen-SS en su juventud.

“El Tambor de Hojalata” es, sin duda, su obra maestra y una de las novelas más leídas de literatura moderna europea. Escrita en 1950 en su apartamento en París, el texto salió a la luz en 1959, para después ser traducido al inglés en 1961. Tan sólo en los primeros años alcanzó las 800 mil copias vendidas, y tras su debut en los Estados Unidos logró la cifra de 400 mil en el primer año.

PUBLICIDAD

Sin embargo, no fueron sólo las ventas del libro lo que lo colocó bajo los reflectores, sino todo el debate que se formó alrededor de sus palabras. Así como hubieron quienes alabaron la obra, muchos la acusaron de blasfemia y hasta pornografía. Tanto así que países comunistas la vetaron, incluso, en la ciudad de Gdansk, que es en donde se sitúa la obra, era ilegal leerla en ese entonces.

En 1979 el libro que influyó en gran parte en la literatura de posguerra y en el movimiento de ficción mágico-realista, tuvo un segundo aire y volvió a ponerse bajo la mirada de todos cuando fue adaptado una película por Volker Schöndroff. El filme ganó el premio de la Academia como mejor película extranjera y la Palma de Oro. Sin embargo, su importancia no se limitó a la crítica, también tuvo un éxito rotundo en taquilla, convirtiéndose en una de las películas alemanas de los setentas más exitosas financieramente, con un ingreso de 449,380 dólares.

“Si el trabajo y el esparcimiento están próximos a ser subordinados por este principio utópico, ocupación absoluta, entonces la utopía y la melancolía llegarán a coincidir; una era sin conflicto se iluminará, permanentemente ocupada, y sin consciencia”, Günter Grass, Diario de un Caracol, 1972.

 

 

Siguientes artículos

El Everest de las regatas
Por

Las competencias de vela son una de las aficiones de mayor tradición por parte de los magnates. La inversión en su tripu...