Gracias al amor por la cocina de José Cabrera, director general de Hédoné y creador de Sensaciones Cítricas, degustamos el menú creación de las chefs Mónica Patiño y Kazu Kumoto, que combinó sabores cítricos y tequila 3 Generaciones.

 

Por Marymén López de Prado

El tiempo se detuvo en Casa Virginia. De la mano de su chef Mónica Patiño —reconocida por la Sociedad Mexicana de Restaurantes como una de las 13 cocineras más relevantes de la gastronomía mexicana— y Kazu Kumoto, chef de Torobi, se presentó un singular menú de seis tiempos: toda una invitación a la mágica unión entre la tradicional cocina mexicana y los ancestrales sabores nipones fusionados con el incontestable maridaje del tequila 3 Generaciones.

Dicho vínculo resultó ser una apuesta sorprendente, arriesgada, armónica y triunfal en un cena dedicada al placer de los sentidos. Como Mónica explicó, “es la primera vez que se diseñan unos platillos en justa consonancia con la esencia del tequila”. El resultado final es un viaje a la memoria primigenia de nuestra percepción gustativa. Los ingredientes cítricos, refrescantes, aromáticos, especiados, naturales conforman el contraste de texturas y sensaciones que traspasan la frontera de lo tradicional y se consolidan como la base de una sugerente cocina capaz de sorprender a comensales iniciados y a profanos.

La atmósfera no pudo ser más apropiada. Techos altos y paredes embellecidas con estucos de guirnaldas, un viaje hasta aquellas cenas de rigurosa etiqueta donde cada detalle se cuidaba para contagiar perfección con mayúsculas.

Manteles, sillas, ventanas, todo era blanco alrededor para no distraer la atención de lo realmente importante: el arte culinario.

 

Siguientes artículos

Goût de France/Good France: un homenaje a la cocina francesa
Por

Goût de France/Good France es un viaje gastronómico que llevará a comensales de todo el mundo a descubrir los sabores de...