El mercado mexicano es muy relevante para Audemars Piguet. Y lo es no sólo desde tiempos recientes, sino desde hace décadas. Esta afirmación es integral y concibe al consumidor mexicano desde dos perspectivas: tanto al que compra en México como al que lo hace hace fuera del país, revela Antonio Seward, CEO para Norteamérica de Audemars Piguet.

“México es el mercado número 1 de la región, de lejos. Es conocedor, bastante impulsivo y sabe lo que quiere. Da importancia a la marca, es admirador y abierto a innovar; no es un cliente clásico, es más bien un conocedor que gusta de diseños contemporáneos y del riesgo relojero. Entiende que el relojero es un arte tradicional, pero con integraciones contemporáneas”.

Así describe Seward al principal cliente para la firma en Latinoamérica, una región que siempre ha presentado gran potencial y que plantea un reto para la marca: desarrollar la demanda de los productos no sólo en casa, sino también fuera, ello al considerar que los clientes de Audemars Piguet, mexicanos y latinoamericanos, viajan constantemente.

Lee más: Chopard crea un reloj inspirado en el Día de Muertos

PUBLICIDAD
Audemars Piguet

Antonio Seward, CEO para Norteamérica de Audemars Piguet.

“Tenemos una producción anual de 40 mil relojes, por ello nuestro reto es crecer cualitativamente, estar más cerca de nuestros clientes, conocerlos más”, explica Antonio Seward antes de mencionar cuáles son las piezas más exitosas para la marca en México: “Tenemos mucha versatilidad en términos de gusto, desde el Royal Oak, que ofrece una postura más clásica, hasta los que consumen la colección Royal Oak Offshore. La tendencia para damas es casual, de acero con brillantes, sí, pero también el Frosted Gold y la colección Millenary han funcionado muy bien”.

El reto millennial

La relevancia del mercado millennial no pasa desapercibida para Audemars Piguet. Tanto, que la firma revela a Forbes Life cuál es el eje de su estrategia para cautivar a este consumidor que se apodera de las plazas de lujo del planeta.

“Para atender al mercado millennial no hay que mentir, hay que ser auténtico. Ser nosotros mismos, a la vez una marca tradicional y contemporánea; esa dualidad es algo a lo que éste mercado tiene mucha sensibilidad. Además tenemos un vinculo muy importante con el arte contemporáneo; el mercado millennial es muy sensible a la belleza y la creatividad”.

Audemars Piguet.

Royal Oak Concept Flying Tourbillon.

Esa relación con el arte contemporáneo es la que permite a la firma comunicar su visión de trascender sus límites y de tomar riesgos. Para la marca es relevante comunicar que está a la vanguardia, que no es prisionera de su pasado, enfatiza Seward.

“La esencia de Audemars Piguet es ser sí misma, la espontaneidad, el espíritu familiar, la preocupación por la gente, el respeto por el pasado, la responsabilidad de su historia. Esta sigue siendo una empresa muy real y eso importante. Siempre hemos tomado riesgos, podemos manejar el riesgo respetando el oficio, sin cortar esquinas, respetando lo que somos”.

Lee más: México, líder en alta relojería – SIAR 2018

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

 

Siguientes artículos

ugly fashion moda
¿El ugly fashion está en tendencia? Estas 5 prendas lo confirman
Por

Esta tendencia de la moda se proyecta en las colecciones actuales con prendas que antes eran inimaginables.