El recuerdo de un momento inolvidable ilumina la mirada de Alfonso Herrera cada tanto. Ocurrió en la Ciudad de México hace unos años, durante la filmación de Sense8, producción original de Netflix, en la que el actor interpretó a Hernando, un profesor mexicano. Así narra la anécdota el mismo Alfonso: “Estábamos filmando una escena de Sense8 y me parecía surrealista estar en una parada de microbús con Lana Wachowski, Lilly Wachowski, y James McTeigue. Era por Eje Central,y decía: ‘He visto esa parada de microbús mil veces y, de repente, aquí estoy con personas que revolucionaron la forma de ver cine […] cuando hace 16 años me iba de pinta para ver Matrix’”.

Sense8, transmitida al mundo vía streaming en 2015, pronto se convirtió en un fenómeno de masas que marcó un parteaguas en la trayectoria profesional de Alfonso Herrera. A la luz del tiempo, y después de dar vida a decenas de personajes, incluido el entrañable Hernando, es posible identificar un hilo conductor en la carrera del histrión mexicano: participar en historias impregnadas de contrastes que le permiten contar con un vasto repertorio de personajes, de múltiples personalidades. Todo responde a la búsqueda de respuesta a una pregunta recurrente en la mente de Alfonso.

Foto: Fernando Luna / Forbes México.

“¿De qué forma podemos nosotros, que contamos historias, quedarnos en la cabeza de las personas? [Hacer] que digan: ‘Esta historia vale la pena’”. Y apuntala su cuestionamiento: “El gran reto es de qué forma lo que tú estás haciendo puede destacar y vivir en la cabeza de las personas. Creo que ése es el gran reto, no sólo para mí, sino también para quienes están contando historias, como los escritores, los directores, los productores…”.

Todo responde a la gran competitividad que impera en una industria llena de creativos absortos en la misión de producir contenidos que, como menciona Alfonso, valgan la pena para la audiencia y se queden en su mente.

“Uno de los mayores desafíos es la cantidad de contenidos que hay en las diferentes plataformas. Hoy en día, con la situación que estamos viviendo, todos nos hemos tenido que reinventar”.

Alfonso Herrera
El baile de los 41 es una de las películas más esperadas del año, dirigida por David Pablos y protagonizada por Alfonso Herrera, Emiliano Zurita y Mabel Cadena. El filme recrea la represión policial padecida por una sociedad clandestina de homosexuales en un baile realizado el 18 de noviembre de 1901, durante el Porfiriato. El estreno de la cinta será el próximo 19 de noviembre, 119 años y un día después del suceso. Foto: Cinépolis Distribución.

Estas reflexiones explican el porqué de cada proyecto que suma a su trayectoria el hombre del momento en la escena nacional del entretenimiento. Un hombre que habrá de vivir una de las etapas más álgidas en su carrera en la recta final del 2020, de la mano de dos historias que lo regresan al cine y al teatro, y con la consigna de cumplir un compromiso de carácter social, encomendado por un organismo de las Naciones Unidas.

Lo que estoy intentando hacer es, desde mi trinchera, dar voz y visibilidad a todas estas personas cuyos derechos humanos han sido violentados y que han sido invisibilizados. Cuando tienes la posibilidad de contar con un micrófono, de ser escuchado, qué mejor que tratar de hacer algo”

Alfonso Herrera

El primero de sus retos profesionales lo lleva a protagonizar uno de los filmes más esperados del año: El Baile de los 41, dirigido por David Pablos (Las Elegidas, 2016), en el cual se aborda un hecho ocurrido hace 119 años, que funge como registro histórico de un acto de represión padecido por la comunidad LGBT en México.

Alfonso Herrera
Foto: Cinépolis Distribución.

En segunda instancia, casi al cierre de noviembre y bajo la dirección de Lorena Maza, El paraíso de la invención, lo llena de entusiasmo. La puesta en escena presenta un formato innovador concebido durante la pandemia, en el cual la cámara se adentra en la narrativa de la historia, permitiendo a la audiencia una inmersión total en la trama que acontece. La obra, además, hace un pronunciamiento con su sola puesta en escena, afirma Alfonso, pues reafirma la importancia del teatro como una herramienta indispensable para el fortalecimiento de la cultura.

“[El baile de los 41] es una historia de la que se sabe poco, porque se guardó en un baúl y prácticamente se dejó ahí […]; es una de las historias más importantes que tienen que ver con la comunidad LGBT; es el primer hecho histórico que sale a la luz en esa época referente a esta comunidad”, afirma convencido.

Alfonso Herrera
Foto: Karla Lisker / El Paraíso de la Invención.

[El paraíso de la invención] es una historia de mujeres, contada y hecha por mujeres, dirigida por una mujer; y esto tiene que ocurrir más a menudo en nuestro país y en todos lados”

Alfonso Herrera

Por otra parte, es un ejercicio en el cual no sólo es que estemos grabando la obra con una cámara y que todo ocurra en el escenario, sino que es un híbrido. Sí, estamos contanto una historia sobre las tablas, pero también unificando a la cámara dentro del escenario; entonces, es un ejercicio sumamente interesante”.

En voz alta

Al ser nombrado Embajador de Buena Voluntad por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), organismo que forma parte de la Organización de las Naciones Unidas, Alfonso Herrera asume un compromiso social que le permite dar voz a los refugiados; ésta, una causa social en la cual se encuentra involucrado por completo y que le permite dar visibilidad a un tema que considera prioritario en la agenda contemporánea.

“Me siento muy honrado con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados […] La situación que estamos viviendo hoy en día en la región es sumamente compleja; cuando hablas de refugiados, no estás hablando de un grupo específico de personas, estás hablando de niños, de personas de la tercera edad, de la comunidad LGBT; de personas cuyos derechos han sido vulnerados”.

Alfonso Herrera
Foto: Karla Lisker / El Paraíso de la Invención.

En línea con sus nuevas responsabilidades, Alfonso Herrera, fiel a su vocación innata de cazar historias, recorre Latinoamérica con la intención de escuchar en vivo los avatares de los menos favorecidos; aquellos que suelen no tener voz en la sociedad y que encuentran, con su presencia, la posibilidad de visibilizar su existencia; de amplificar su llamado de auxilio.

“Yo tengo un hijo de cuatro años. No quiera verlo en una situación de esas características; no puedo concebir que mi hijo tenga que hacer un viaje en el cual deba atravesar cinco países para tratar de encontrar estabilidad, porque si regresa a la ciudad donde nació no la va a contar. Eso es brutal. Lo que estoy intentando hacer es, desde mi trinchera, tratar de darle voz y visibilidad a todas estas personas cuyos derechos humanos han sido violentados y que han sido invisibilizados; cuando tienes la posibilidad de tener un micrófono, de ser escuchado, qué mejor que tratar de hacer algo”.

¡Aquí la entrevista completa!

Artículo originalmente publicado en la Edición Especial de Forbes Life en Noviembre 2020.

También te puede interesar: 

Feminidad exquisita y maestría artesanal en la alta relojería

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El baile de los 41 David Pablos
‘El baile de los 41’, una película necesaria: David Pablos
Por

La cinta mexicana llega a los cines el próximo 19 de noviembre para mostrar uno de los acontecimientos que ha marcado a...