Un amigo periodista de un destacado matutino argentino decía “la música es una, hay géneros básicos, pero el resto es culpa de los periodistas“. Géneros, subgéneros y la incesante avidez de clasificar las melodías y sus ritmos, él decía que era exclusivamente de los comunicadores.

Algo de eso hay de cierto, pero lo que también es que las clasificaciones son necesarias a veces para comprender las cosas en su tiempo y espacio: y el caso de nuestro entrevistado de la ocasión, tiene algo de eso porque cuando lo escuchamos por primera vez hace 36 años lo definimos como jazz “llevado a la pantalla grande”, hoy podría llamarse lounge, easy listening o simplemente música pop.

Es que esta vez nos damos el lujo de presentar a un verdadero grande, a Mark Reilly (60), el hacedor, continuador, cantante, uno de sus compositores y hasta hoy, el ‘perpetuador’ de Matt Bianco, a quienes muchos conocen de esta forma, que hoy sigue rockeando los escenarios como hace 40 años atrás. Intacto, y como algunos vinos, se ha puesto mejor con el correr del tiempo.

Fue unos días atrás cuando tuvimos la suerte de encontrar telefónicamente al artista en su domicilio a 20 millas de Londres donde vive hace 30 años y hoy comparte con su esposa y su hija, mientras perfila nuevo disco en su home studio y que para los lectores de Forbes México revela que “se llamará Hi Anxiety, creo que un poco reflejando los tiempos que corren, y si tenemos suerte aparecerá a fin de año y el que viene podremos mostrarlo alrededor del mundo”.

Pues qué mejor que adentrarnos con el mano a mano y conocer en primera persona algo de la historia de Matt Bianco, uno de los grupos que marcó las décadas de los 80, 90 y 2000 de muchos, que si bien no ha tenido temas número uno (su primer álbum Who side are you on? fue #1 en Austria) ha cosechado un #7 en Alemania con Yeh Yeh en setiembre de 1985 y un #8 en Irlanda en mayo de 1988, con Don´t blame it on that girl. No habrán sido top of the charts pero siguen sonando hasta el día de hoy en radio y TV, y obviamente en el corazón de los fans.

Forbes: -No puedo evitar dejar de preguntar, ¿porqué Matt Bianco?

Mark Reilly: -A fines y principio de los 80, tocaba las guitarras y Danny White (el otro socio fundador de Matt Bianco), piano y teclados en el ensamble Blue Rondo à la Turk (banda que llevaba nombre del track del Dave Brubeck Quartet, pero eso es otra historia) junto a Kito Poncioni (fallecido en 2001), y juntos comenzamos a hacer demos con la cantante Basia Trzetrzelewska y nos llamabamos Bronze (N. de la R. la voz en bocca chiusa del comienzo de More than I can bear). Denominabamos Matt Bianco a situaciones dentro del grupo y luego percibimos que ese nombre que nos encantaba, era lo que representaba al sonido de eso que estaba surgiendo… Fue un personaje que inventamos como inspiración para el primer álbum que se estaba gestando… en una portastudio.

La primer versión del video de More than I can bear, con Basia, Danny White en el piano y Mark Reilly en vocal principal.

F: -Y qué momento mágico de alcanzar composiciones para un primer álbum como Who side are you on? con varios de los hits pilares de quienes descubren a Matt Bianco. ¿Cómo fue ese momento, cuando esos super tracks comenzaron a aflorar?

MR:Basia y Danny White encontraron a Mark Fisher (lamentablemente murió en 2016) cuando para un show de TV necesitabamos un tecladista “sesionista” y apareció él con toda su tecnología. Mark estaba ensayando con Wham! para The Big Tour (N. de la R. de su disco Make it Big, 39 fechas en cuatro meses!) pero vino con nosotros y así Danny White, Basia, Mark Fisher, Kito Poncioni y quien habla, definimos los temas del primer disco que tenía un poco de cada uno. Eran canciones latin jazz, con percusión, un poco kitch, con contrabajo (de Poncioni, quien fue uno de los autores de Half a Minute, turbo-bossa-mental para enamorar) y a veces bajo de DX7 de Mark y sus arreglos, que en circunstancias era muy electrónico para mi. Desde Blue Rondo à la Turk queríamos hacer música, primero se transformó en un trabajo, y luego en Matt Bianco. Fue gracioso, fue una continuidad de las cosas. Mark Fisher era una persona muy formada musicalmente hablando (N. de la R. Fisher fue hijo de Tony Fisher, trompeta de Sinatra, Sara Vaughan e incluso tocó el instrumento en Strawberry Fields Forever de The Beatles), juntos transformamos Matt Bianco tras la partida de Basia y Danny White, quienes después de firmar con WEA para el primer disco, se casaron y Danny comenzó a apuntalar la carrera de Basia como solista.

A continuación Basia producida por Danny White en otro hit de los 80s, Cruising and Bruising.

F: -Entonces cuando llegaron a WEA con el primer disco en la mano, al tiempo se quedaron sin Basia ni Danny White. Un momento de muchas preguntas ¿me imagino?

MR: -Absolutamente, pero ahi fue cuando WEA pidió más material para dar continuidad a Matt Bianco, que era algo nuevo, orgánico, caliente! tenía algo de Brasil, jazz, pop, música dance, era lo nuevo. Mark White trabajamos en el segundo disco que tuvo Yeh Yeh (cover dancefloor de Georgie Fame) y Dancing in the Street, como hits principales. Fue más electrónico, llegábamos a los 90 y era la tendencia. Pero tampoco soltábamos el concepto de ensamble de jazz rítmico.

Matt Bianco y su segundo ámbum con el hit Yeh Yeh.

F: -Incluso me animo a decir que en esa música había algunas ideas de twist y acid jazz. No había nada así en aquellas épocas. Entonces ¿cómo se elabora su tercer álbum Indigo y como fue ir a Miami a trabajar con Emilio Stefan?

MR: -Eso fue cosa de la compañía, pero la verdad fue un enriquecimiento de nuestra música, con cosas mayormente del jazz y acordes latinos, pero Emilio lo vistió de cubano y le puso sus pianos increíbles y así salieron Don´t Blame it on that girl y Good Times, por ejemplo. Llevamos varias músicas a Miami y comenzamos a trabajar en su estudio, el resto es historia.

Matt Bianco con la dupla Reilly-Fisher en vivo en el Java Jazz Festival de 2009.

F: -Pareció que Matt Bianco iba evolucionando a medida que incorporaban nuevos sabores rítmicos, que ya llevaba, pero ahora si abrazándolos. Cuéntanos de cómo fue trabajar con Gilberto Gil en Brasil y tiempo después con Pino Sagliocco en España y sus músicos de flamenco…

MR: -A principio de los 90 fuimos a trabajar a Brasil al estudio de Gilberto Gil con él y Liminha, con ellos hicimos Samba in your casa. El caso de España, fue debido a que nuestro manager era amigo de Pino (Sagliocco) y él nos invitó a trabajar para lanzar algo en su sello (N. de la R. Sagliocco Records, especializado en flamenco y fusión). Pino fue el de la idea de hacer el espectáculo de música y baile de Joaquín Cortés y así nos mudamos a Sevilla, el quería una fusión de lo nuestro con flamenco. Allá comenzamos a trabajar con director de orquesta Jesús Bola y el master flamenco guitar José Antonio Rodríguez, más otros grandes del género y el resultado está en World Go Round (N. de la R. temas como Sunshine Day, Pasion Gitana, Venga, Altozano y otros). No fue fácil, trasladar nuestros esquemas musicales e inmiscuirlos entre el cante hondo y la guitarra flamenca, pero el resultado fue muy bueno.

F: -Seguro fue fuerte encontrar dirección después de un proyecto y músicos de esas características…

MR: -Absolutamente, con Mark comenzamos a necesitar algo de dirección y decidimos separarnos, y ese el momento (2004) fue donde todo se volvió más orgánico y a través de mi manager de aquellos tiempos me reencontré con Danny White y Basia para un álbum de Matt Bianco en la disquera Universal. El resultado fue muy bueno, pero no funcionó y tampoco le encontramos potencial para continuar en el futuro, así que ese fue un verdadero recomienzo. Con Basia y Danny quedamos en excelente relación así que quién sabe qué pueda pasar más adelante.

A continuación Ronnie Samba, uno de los tracks de ese disco, en vivo, donde Mark Reilly empuña la guitarra y lleva la batida bossanova

F: -Ese fue el inicio de tu trabajo con The New Collective…

MR: -En un festival de jazz de Bankgok nos encontramos con Mark van den Berg (quien posibilitó esta entrevista y luego se transformaríaen su actual manager) y fue el quien impulsó la idea de colocar el nombre de Mark Reilly/Matt Bianco & The New Collective (2016), porque hubo un click muy grande con la banda y salieron hits como The things you love y otros. Pero los dos nombres eran confusos juntos entonces quedó Matt Bianco & The New Collective, cosa que no terminaría allí. Al tiempo me encontré con Dave O´Higgins (N. de la R. músico de jazz de la escena británica de los 80, productor y arreglista) que estaba grabando con sus músicos en Brixton, ahi se grabaro varios temas, todo en vivo con su banda y acabé colocando mi voz para lo que fue el último disco de Matt Bianco al momento, Gravity, y el posterior, Gravity Deluxe, que tiene una versión muy interesante de Yeh Yeh en vivo y el hit Dancin’ Easy.

Matt Bianco & The New Collective traen un nuevo álbum bajo el brazo.

F: -Estamos prácticamente en el presente y cuéntanos cómo has estado y cómo te agarró esto de la pandemia.

MR: -Casualmente hace un año y algo, estuvimos en México para Navidad con mi esposa e hija. Conocimos Tulúm y rentamos un departamento en la colonia Roma y estuvimos conociendo la ciudad, quedamos encantados, ojala se de para venir a tocar aquí luego de este tiempo de aislamiento. La cuarentena nos agarró esquiando con la familia en Italia y cuando fue cancelado el festival de Venecia, decidimos volver a casa y ahí mi esposa y yo resultamos contagiados de Covid-19, pero por fortuna salimos de eso y hoy estamos de lo mejor.

F: -Y la música?

MR: -Estoy terminando de mezclar en casa el nuevo álbum de Matt Bianco & The New Collective, que adelanto se llamará Hi Anxiety, muy probablemente, en el cual trabajamos ritmos como la cumbia, latin ska, y saldrá a la luz por el sello holandés Dox. Tal vez el lanzamiento sea en setiembre si todo va bien, aunque ahora esta todo parado. Pero seguimos adelante, lo nuevo planea ser más energético, por momentos lounge, no tan acústico y más para la radio.

Mientras espera finalizar su último disco, Mark Reilly pasa sus días de aislamiento en casa.

Dicho por el señor Matt Bianco, en sí mismo, puede que los fanáticos se encuentren con un disco con mayor impronta de la época de los discos con Mark Fisher. Mientras tanto Mark Reilly pasa sus días “andando en bicicleta y jugando golf” y nos deja su lista de sus influencias, aquellas que fueron la piedra fundamental de lo que lo impulsó a hacer música: “Los años 70 fueron muy importantes para mí, por eso a los lectores les comparto una playlist exclusiva con todo aquello que me forjó como músico” y ayudó a elaborar el sonido de Matt Bianco a lo largo de los años.

 

 

Siguientes artículos

Ley de Amnistia
Estados Unidos anuncia que realizó primera ejecución federal en 17 años
Por

El asesino convicto Daniel Lee fue ejecutado y declarado muerto el portavoz de la Oficina de Prisiones de EU.