Estas olimpiadas han tenido muchas sorpresas y agradables momentos, pero hubo un equipo que llamó por completo la atención del público: los refugiados. ¿Quiénes son ellos?, ¿cómo llegaron a participar?, ¿dónde realizaban sus entrenamientos? Conoce más sobre este equipo sin precedentes. 

Para mostrar solidaridad con las personas que se han tenido que desplazar de sus países de origen, el Comité Olímpico Internacional (COI) eligió a diez refugiados para competir en los Juegos Olímpicos de Río. Esto se debe a la gran crisis de refugiados en todo el mundo, especialmente en Europa.

Las autoridades olímpicas mostraron su compromiso con la causa eligiendo a Ibrahim Al-Hussein, un refugiado sirio que vive en Atenas, Grecia, para llevar la llama olímpica por el campamento de inmigrantes Eleonas en la ciudad griega, como parte del relevo de la antorcha 2016.

El Comité Olímpico Internacional identificó a 43 posibles candidatos para participar durante los Juegos y seleccionó solamente a diez, tomando en cuenta su habilidad en el deporte, sus circunstancias personales y que las Naciones Unidas los hubieran etiquetado como refugiados.

Para pagar por el entrenamiento de los atletas, el COI creó un fondo de dos millones de dólares. El dinero se destinó a los países que reciben a los refugiados, para que ellos puedan entrenar, además de que se pretende que se unifiquen y que las comunidades se vuelvan más tolerantes y abiertas a nuevas personas.

Conoce a los atletas

  • James Chiengjiek, originario de Sudán del Sur, pero residente de Kenia, compite en atletismo, en los 400 metros. Él escapó de su país de origen evitando ser secuestrado por un grupo de rebeldes que reclutaba niños para su ejercito. Empezó a correr en el campo de refugiados de Kenia, pero no lo hacía con los zapatos correctos, lo que en un inicio le ocasionó heridas. En 2013 el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados le mencionó acerca del proceso de selección para las olimpiadas y después de tener excelentes resultados en las pruebas fue seleccionado.
drWV7mKS
  • Yiech Biel, originario de Sudán del Sur, pero residente de Kenia, compite en atletismo, en los 800 metros. Biel huyó de Sudán del Sur y al llegar a Kenia empezó a jugar futbol y a correr. Su entrenamiento fue muy duro debido a que no tenía las facilidades para entrenar y ni siquiera tenía zapatos. Pero correr le dio una motivación, ya que le daba un sentido de pertenencia. El año pasado Biel descubrió que la Fundación Loroupe Tegla haría las pruebas de atletismo en Kakuma. Aunque nunca había corrido competitivamente antes, decidió entrar y fue seleccionado para unirse a la fundación.jyb8h0h7
  • Paulo Lokoro, originario de Sudán del Sur, pero residente de Kenia compite en atletismo, en los 1500 metros. Lokoro tuvo que huir de Sudán del Sur con su familia, literalmente corriendo. Se escondió en arbustos y solo comió fruta que veía en el camino. En el campo de refugiados de Kenia encontró su pasión por correr. En la escuela de Kakuma, destacó en los deportes. Ganó muchas carreras en su adolescencia y en 2015 entrenadores profesionales de la Fundación Tegla Loroupe llegaron a Kakuma para buscar nuevos talentos de atletismo. Lokoro participó y sobresalió, ganándose un lugar en la base de atletismo con sede en Nairobi, donde entrena hoy.Er1QKUxc
  • Yonas Kinde, originario de Etiopía, pero residente de Luxemburgo, compite en atletismo, en el maratón de hombres. Se fue de su país de origen por los problemas tanto económicos, como políticos que ahí se presentaban. Él es el competidor más grande de los refugiados, con 36 años de edad. Actualmente en Luxemburgo trabaja como taxista para sobrevivir y poder seguir su sueño de ser un corredor profesional. Comenzó corriendo medios maratones, hasta que realizó maratones completos. Durante su corta carrera como corredor ha ganado varios campeonatos en Luxemburgo, Alemania y Francia.
maxresdefault
  • Popole Misenga originario de la República Democrática del Congo, pero residente de Brasil, compite en judo. Apenas con nueve años Misenga huyó de una pelea, en donde mataron a su madre y lo separaron de su familia. Fue rescatado en un bosque y en el campo de niños desplazados encontró su pasión por el judo.
J9PGsedK-1
  • Rami Anis originario de Siria, pero residente de Bélgica, compite en los 100 metros de mariposa de natación. Anis empezó a nadar desde los 14 años y huyó de Siria a los 16 años debido a la crisis. Llegó a Turquía donde se encontraba su hermano. Ahí empezó a entrenar en el Club de deporte Galatasaray. Sin embargo, no podía representar a Turquía por no ser originario de este país. Por ello, decidió irse a Grecia y luego llegó a Bélgica, actualmente tiene 25 años. fojcnHPV
  • Anjelina Lohalith, originaria de Sudán del Sur, pero residente de Kenia, compite en atletismo, en los 1500 metros. Ella dejó su país de origen cuando tenía apenas seis años y no ha hablado con sus papás desde entonces. En 2001 hubo una guerra civil en su país, una ola de violencia que dejó a miles de niños desplazados y/o huérfanos. Lohalith llegó al norte de Kenia en 2002, estableciéndose en el campo de refugiados de Kakuma, donde ha pasado la mayor parte de su vida. Mientras asistía a la escuela primaria sobresalió en atletismo. Aunque participó en varios campeonatos, fue seleccionada hasta el año pasado cuando la Fundación Tegla Loroupe llegó a Kakuma para buscar nuevos talentos de atletismo. Su motivación es ayudar y encontrar a sus padres, actualmente tiene 21 años.
lxx7rght
  • Yolande Mabika, originaria la República Democrática del Congo, pero residente de Brasil, compite en judo. Mabika escapó muy pequeña de su país, fue separada de toda su familia y estuvo en un campo de niños desplazados donde encontró su amor por el judo. Actualmente tiene 28 años. refugiados_congo_atletas_alexferro.30032016-3586_0
  • Yusra Mardini originaria de Siria, pero residente de Alemania, compite en los 100 metros de estilo libre y de mariposa en natación. El caso de esta joven de 18 años ha tocado el corazón de millones de personas y es que ella utilizó sus habilidades de natación para empujar un barco que se estaba hundiendo, durante tres horas y salvó a 20 personas en el 2015.
Yusra Mardini
  • Rose Nathike Lokonyen, originaria de Sudán del Sur, pero residente de Kenia, compite en atletismo, en los 800 metros. Rose dejó Sudán del Sur cuando tenía apenas 10 años. Llegó al campo de refugiados del norte de Kenia, Kakuma. Ahí empezó a correr y sólo uso zapatos para correr un año, después lo hizo descalza. Aunque ha corrido durante muchos años, se dio cuenta lo buena que era cuando la la Fundación Tegla Loroupe llegó a Kakuma para buscar nuevos talentos de atletismo y ella fue seleccionada. Rose-Nathike-Lokonyen

Los refugiados están en la Villa Olímpica junto a los demás deportistas. Su uniforme fue provisto por el COI y en caso de que ganen una medalla el himno y la bandera de los Juegos Olímpicos los acompañará.

También te puede interesar: Los mayores medallistas olímpicos mexicanos

Este equipo está rompiendo esquemas y cambiando la manera en la que se definen las cosas, debido a que en las olimpiadas siempre se ha premiado a las naciones, su gran disciplina y su dedicación y en esta ocasión se está haciendo un paréntesis para premiarlos como atletas, como personas que han logrado superarse a pesar de las problemáticas de sus pasiones. Los refugiados son personas que se han quedado sin una nacionalidad y su participación representa todo lo contrario, el fallo de los sistemas de sus países y la falta de progreso. Este evento no resolverá la crisis de refugiados en el mundo, pero da un paso importante para convertirse en aquella alarma que ayude a que el mundo despierte y se de cuenta de este gran problema, que nos concierne a todos.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

La moda en Brasil, un creciente actor internacional
Por

No es secreto que los diseñadores de moda europeos y estadounidenses son lo que mas auge tienen en la industria de la mo...