Cuando se mezclan la creatividad, la determinación, y el esfuerzo el resultado es sin duda no sólo positivo, sino admirable. Estas son las cualidades que Fernando Cowan, mexicano triunfando en el extranjero, posee y que lo han impulsado a llegar a donde se ha propuesto a sus cortos 24 años de edad.

Fernando es un joven mexicano, nacido en Tijuana, que creció con su madre y su hermana y que desde pequeño ha soñado en grande. Al hablar con Fernando se perciben la transparencia, autenticidad y frescura de un joven de 24 años, sin embargo, esto no es sinónimo de inexperiencia o falta de madurez. A su corta edad se ha enfrentado a varios obstáculos y situaciones difíciles, como el abandono de su padre cuando era niño, vivir con su madre en un pequeño cuarto, no tener medios para estudiar, hasta pedir dinero en camiones.

Después de una niñez con altas y bajas, a sus 15 años Fernando se volvió cocinero junto con su madre para ayudar con los gastos de la familia y trabajó en varios restaurantes, lo que lo inspiró a querer estudiar la carrera de Arte Culinario en Culinary Art School en Tijuana. Este sueño parecía imposible, ya que de ninguna manera contaba con los medios económicos para ingresar, pero esto no lo detuvo y consiguió una cita con el director Javier González Vizcaino, quien creyó en él y le otorgó una beca del 50%. Fernando describe ese momento como uno de los más significativos de su vida, pero todavía le faltaba el otro 50% a pagar, por lo que su madre, quien Fernando describe como una guerrera que siempre lo ha impulsado, logró obtener la otra mitad de la beca por parte del Ayuntamiento de Tijuana. Él describe su primer día de clases como un sueño en cámara lenta, viendo los acabados de la escuela, los coches del lujo en el estacionamiento, sus compañeras guapísimas, en especial una rubia que lo impactó y que piensa buscar algún día. En ese ambiente de un nivel socioeconómico alto Fernando experimentó un complejo de inferioridad que no fue más que otro obstáculo a vencer, ya que al poco tiempo se ganó el respeto y cariño de alumnos y maestros, ya que era el estudiante con más experiencia en la cocina por su trabajo como cocinero. Sin embargo, expresa que le era imposible socializar fuera de la escuela con sus compañeros por el estilo de vida tan caro que llevaban, ya que gastaban en una salida lo que Fernando ganaba en una semana o más de trabajo.

PUBLICIDAD

DE COCINERO A PRODUCTOR, CREANDO UN CONCEPTO NUEVO

Su sueño dio un giro rotundo el día en que en la escuela les pidieron un proyecto sobre una clase demo de cocina. A Fernando se le ocurrió que sería divertido hacer una simulación de un programa de cocina de televisión. Al presentar su “programa” en clase, todos los alumnos reían de sus bromas y se entretuvieron mucho, fue entonces cuando la Co-directora de la escuela le dijo a manera de broma que podría tener su propio programa de Televisión. El siguiente paso fue que se lo propuso y logró tener su propio programa de cocina en Tijuana. Al poco tiempo produjo un documental para la escuela en donde entrevistaba a los alumnos más sobresalientes. De estas experiencias, Fernando aprendió de forma empírica todo lo que hacía una producción, observando y ayudando con las cámaras, con la edición, etc. Al poco tiempo se animó a producir él mismo y la escuela comenzó a contratarlo para proyectos y a conectarlo con los personajes más sobresalientes del arte culinario. En este momento nació su nueva identidad y un nuevo concepto en el que se conjuntaban la producción con la gastronomía, una nueva profesión en la que Fernando se autonombró como “Director y Productor Culinario”. A sus 19 años comenzó a hacer comerciales y a producir material para top chefs como Javier Plascencia.

TRIUNFANDO EN UNA NUEVA INDUSTRIA

Fernando ahora goza de reconocimiento tanto en el ámbito culinario como fílmico, ya que lo buscan por ser el experto en la producción gastronómica y porque saben el esfuerzo que pone en sus proyectos. Sin embargo, está consciente de que el camino es largo y que tiene que seguir preparándose, por lo que actualmente estudia escritura creativa en Stanford University mientras vive en Silicon Valley y viaja a donde lo lleven sus proyectos, como una reciente colaboración con Coca Cola España. Uno de sus principales logros han sido trabajar con la chef nominada a un Emmy y host de Food Network Macela Valladolid , ya que lo ha apoyado mucho y le ha abierto las puertas a un núcleo que es difícil entrar. Fernando le ha ayudado en la producción de contenido para su social media, como en la promoción su libro “Casa Marcela” y un video de agradecimiento a The Honest Company por sus productos, una de las empresas con más valor y rápido crecimiento en Estados Unidos.

PROYECTOS EN PUERTA

Actualmente trabaja en varios proyectos, con el mejor equipo cinematográfico. Uno de sus principales proyectos a desarrollar es un documental gastronómico, la versión mexicana de Chef’s Table, en donde pueda resaltar el trabajo de chefs mexicanos y la influencia prehispánica en la cocina. El piloto de este proyecto actualmente esta siendo presentado a inversionistas, por lo que seguramente pronto se verá materializado.

Al preguntarle a Fernando en dónde se ve en 10 años, Fernando responde con seguridad : “Me veo en Cannes, con una familia, quizás busque a la chica fresa que conocí en el primer día de clases, ¡no lo sé!”

Si bien todavía le faltan muchas metas por lograr, el suyo es un camino rápido y determinado a lograr el éxito, por lo que sin duda es un talento orgullosamente mexicano que hay que tener en la mira.

Contacto:

[email protected]

CanterBrokerage.com

TheMiddletonGroupSD.com

@PaolaMiddletonHomes

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí