Que un festival de música alcance los diez años de vida no es cosa sencilla. En una época en la que la oferta de festivales es efervescente, éstos nacen y terminan en poco tiempo. O bien, mutan y se convierten en algo enteramente distinto a lo que solían ser. La comercialización, los patrocinios, la ambiciosa selección de artistas, la competencia y muchas otras cosas más parecen, siempre, estar ahí para hacer contra a la autenticidad.

Pero Nrmal es una anomalía. Un extraño caso aparte que puede presumir de contar, todavía, con el espíritu de su primera edición hace diez años, en Monterrey, cuando un grupo de amigos hicieron lo imposible para crear un pequeño festival que después tendría ediciones en Rosarito, Costa Rica, y que terminaría estableciéndose en la Ciudad de México. “Hacer un festival es muy complicado, pero hacer uno como el que hacemos nosotros es un poco más”, asegura Moni Saldaña, directora de Nrmal. “La visión que teníamos del festival se sigue manteniendo hasta hoy; seguimos haciendo el festival que queremos hacer.”

Te puede interesar: Confirmado: ‘Queen’ se presentará en la ceremonia del Oscar

¿Cómo es este festival? La pregunta brota de inmediato. Se trata de algo que se diferencia del resto, más allá de la obviedad. Sus line-ups no cuentan con nombres monumentales, pero siempre tienen proyectos con un culto especial. Aquí no se encuentran letras pequeñas porque el motor es descubrir música nueva, lejos de minimizar talento. Sus marcas son muy pocas y nunca invasivas. También es una experiencia ligera, siempre atenta a los detalles. Es un festival que no lo parece; una celebración a la música y al arte que ha sabido mantenerse cálida al paso de los años.

Nrmal

Beak. Foto: Festival Nrmal.

“Antes que nada somos fans de la música, hacemos el festival al que nosotros queremos ir y le damos esa personalidad. Queremos que eso sea el factor diferenciador, que sea algo muy cómodo, muy a gusto. Que se sienta que no hay zona VIP y que todos disfrutemos. Queremos que haya una diversidad de gente así como la hay con las bandas que programamos.”

En Nrmal no hay segregación, no existen las zonas preferentes o los escenarios brandeados. La música puede ir desde una cumbia ancestral hasta el más complejo de los experimentos electrónicos. De punk sin frenos a una pista de baile en neón. Su promoción es modesta y más preocupada por la profundidad de su discurso que por la exposición comercial. Y todo eso se percibe al momento de entrar al festival.

“No bookeamos a artistas tan grandes o tan obvios y nuestro sector se mueve en diferentes nichos. Siempre buscamos mucha diversidad, desde que empezamos a planearlo. Cuando nos mudamos acá (a la CDMX) se reforzó esa diversidad con las alianzas que tenemos con embajadas culturales. Ideológicamente queremos que así sea, que la audiencia sienta que hay muchas cosas, porque al final todos somos fans de la música”.

Esa diversidad está por todos lados. En la multiculturalidad de su oferta: “Llevamos 29 países representados en la historia del festival y tan sólo en esta edición 2019 tenemos 12 países en el cartel con 19 artistas”. En su manera de hacer las cosas: “No vamos a solucionar el problema de la violencia contra las mujeres, pero si damos más oportunidad a mujeres, eso impacta. El hecho de ver a una mujer parada en un escenario te puede generar una perspectiva distinta”, asegura sobre su cruzada por tener muchas más mujeres en festivales de música. Muchos otros no ponen atención a detalles como esos, que pueden hacer toda la diferencia en la práctica. “No sólo en el escenario, en la parte de producción también lo hacemos, de cinco personas que hacemos el festival, tres somos mujeres.”

Con un empeño por no dejar que fuerzas externas envicien el festival y le arrebaten esa esencia… ¿cómo se sostiene? “Es una combinación de cosas. Las fases de boletos, por ejemplo, son una forma de premiar a la gente que compra el suyo con anticipación, pero también tenemos que ir escalando los precios para saber cómo va funcionando todo. Hacemos muy pocas colaboraciones con marcas, pero nunca son invasivas. Nos ayudamos mucho de becas o fondos a los que los artistas de otros países pueden aplicar y así podemos invitarlos. Nosotros ya sabemos cuál es nuestro público y cuál es nuestro tope, entonces hacemos proyecciones razonables con base a eso”.

Nrmal

Spiritualized. Foto: Festival Nrmal.

Nrmal no quiere convertirse en un festival que sea sold out en un par de horas para después ser una feria de publicidad con música de fondo. “No vamos a programar nunca a algo que sea tan obvio y que venda todos los boletos.  Nuestra visión es eso que nos tiene aquí haciendo lo que queremos, pero al mismo tiempo es nuestra más grande limitante. Nuestra misión es cuidar la experiencia más que otra cosa”.

En los diez años que se ha celebrado, el festival siempre ha contado con una constante. Los proyectos musicales pueden variar, las colaboraciones con artistas y marcas pueden cambiar, pero esa sensación acogedora permanece. La experimentación es parte esencial del festival, pero la calidez de su experiencia sólo parece hacerse más fuerte con los años y no es ninguna casualidad. Más que un festival, Nrmal es una comunidad.

“Nuestro crecimiento no es vertical, es horizontal. Más que hacerlo crecer, queremos extenderlo. Hacemos esto porque queremos generar comunidad, queremos que todas las personas involucradas se unan para crear. El festival mira hacia crear más conexiones y cada oportunidad que se presenta la aprovechamos. Hemos crecido junto con mucha gente y paralelamente hemos encontrado formas de colaborar haciendo cosas que nos permitan seguir. Soy parte de algo de lo que realmente me siento orgullosa y eso es invaluable”.

La décima edición del Festival Nrmal se llevará a cabo el próximo 2 de marzo en el Deportivo Lomas Altas. Contará con la presencia de artistas legendarios como Mazzy Star, Beak y Spiritualized, actos que construyen el sonido contemporáneo como John Maus, Gang Gang Dance y Death Grips, además de una oferta de música independiente de todo el mundo que se antoja como un festín para los oídos hambrientos de novedad. Puedes conseguir los últimos boletos aquí.

Te puede interesar: Bu Cuarón también triunfa gracias a ‘Roma’

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí