En un mundo que cada vez está más acelerado, con largas jornadas laborales, tráfico intenso, urbanización en crecimiento y sedentarismo prolongado, la salud se pone un poco de lado. De esta forma, no sólo el hacer ejercicio queda en el olvido, sino que incluso a cuestiones básicas, como caminar o tomar agua se les resta importancia.  

La digitalización y los gadgets han tenido una existencia polémica, recibiendo acusaciones de reducir la dinámica social o de encadenar al usuario a una pantalla, pero no hay que olvidar su lado positivo. A partir de la digitalización se han desarrollado aparatos electrónicos que buscan combatir los grandes problemas urbanos, como el estrés, el sedentarismo, la mala alimentación y la falta de sueño.

De acuerdo con la OMS la inactividad física es un problema de salud pública mundial. Entre sus estadísticas encontramos que al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Además de la prevención de enfermedades como las cardiovasculares o la diabetes, el movimiento físico ayuda a combatir el estés, uno de los principales padecimientos de la actualidad; el año pasado la OMS reveló que el estrés laboral provoca el 25% de los infartos en México.

PUBLICIDAD

No hay que confundir falta de ejercicio con inactividad física. Esta última se define como haber realizado menos de 150 minutos acumulados en la semana de actividad física moderada o vigorosa. En México, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición revela que casi el 17% de los hombres y el 18% de las mujeres (mayores de 15 años) no cuentan con este mínimo. Asimismo, se considera sedentarismo cuando se pasan más de 28 horas a la semana sentado, y más del 20% de la población mexicana se encuentra en este estado.

Mejorar la calidad de vida es la meta de este tipo de gadgets, como los desarrollados por Fitbit. Ante la problemática de salud que se expande a lo largo del globo la marca californiana desarrolló tecnología portátil enfocada a la salud y la industria fitness. Ésta abrió sus puertas en 2007 y se encontró con un rápido crecimiento, ya que en el periodo entre 2010 y 2015 las ganancias de Fitbit aumentaron de 5 millones de dólares más de 1,800 millones de dólares (Statista). Para 2014 se vendieron 14 millones de aparatos y en 2016 casi 40 millones. Ello demuestra que los gadgets creados para mejorar la salud es uno de los segmentos más prometedores en la industria de la tecnología.

¿Cómo funciona?

Existen varios tipos, desde las pulseras de actividad física básica, hasta los smartwatches. Pero uno de los más completos, sin caer en el reloj inteligente, es el Fitbit Alta HR. Se trata de un brazalete delgado que también tiene reloj en su pantalla digital. Éste se comunica a través de una aplicación con el Smartphone para poder tener estadísticas más precisas y alcanzar los objetivos con mayor eficiencia.

Al utilizar el brazalete durante el día éste va midiendo los pasos, el ritmo cardiaco, la distancia recorrida en kilómetros, las calorías quemadas y el tiempo de ejercicio físico. En la aplicación se definen los objetivos, por ejemplo 8,000 pasos al día que es lo recomendado para salir del sedentarismo, y de esta manera el dispositivo hace el cálculo de pasos necesarios por hora para lograr llegar a la meta. Con ello, cada cierto tiempo mide cuántos pasos faltan y vibra suavemente para invitar al usuario a dar un pequeño paseo o a completar cierto número de pasos. Este tipo de notificaciones silenciosas permite que las personas estén más conscientes de su nivel de actividad y las motiva a hacer un pequeño esfuerzo.

El monitoreo de ritmo cardiaco es muy útil para alcanzar objetivos de aumento de condición física y calcular la quema de calorías tanto en reposo como durante una actividad. Esto es muy eficiente cuando se realiza un plan de pérdida de peso. Para complementar, en la aplicación hay un apartado en el que se puede ingresar manualmente qué alimentos se consumen y contabiliza las calorías ingeridas. Asimismo, se tiene otro apartado para ir registrando el número de vasos de agua que se beben y concientizarse de la importancia de consumir este líquido vital.

El monitoreo de sueño es una de sus funciones nuevas. Para que lo mida es necesario dormir con el dispositivo en la muñeca de manera que puede percibir la duración y constancia del sueño. Además, gracias a que mide el ritmo cardiaco, logra registrar el tiempo que se pasa en cada una de las fases del sueño y después las grafica en la App, desde la cual es posible comparar con las fases del sueño estándar de acuerdo a género y edad. Con ello no sólo se mide el tiempo dormido, sino la calidad del mismo. Como una ayuda adicional, desde el teléfono se define el horario en el que se desea ir a la cama para que una vibración te notifique que es momento de descansar y cuando sea hora te despierte de la misma manera.

Algo que es importante es que este tipo de dispositivos no te obligan a seguir cierto patrón preestablecido de salud, sino que están creados para personalizar los hábitos de acuerdo al tipo de vida y objetivos personales. Aunque cuenta con sugerencias, como número de pasos recomendados, por ejemplo, todo va en función de una mejora orgánica y cómoda para el usuario. Al final del día está en cada quién ir mejorando su calidad de vida y este tipo de gadgets le hacen la vida más fácil.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Belleza natural (con ayuda) es la nueva tendencia en el mundo
Por

México ocupa hoy el tercer puesto en el ranking mundial en procedimientos estéticos, sólo por debajo de Estados Unidos y...