Septiembre pone sobre la mesa una pregunta que, sin importar la respuesta, suele concluir con el sonido característico de un brindis: ¿Qué prefieres: tequila o mezcal? Pocos destilados capturan en su esencia las bondades del territorio mexicano tanto como esta dupla que, además, suele disfrutarse mejor en el marco de las Fiestas Patrias.

Ya sea a través del agave Tequilana Weber, variedad azul, que da vida al tequila, o bien, al cobijo del maguey espadín y de alguna de las especies que dan origen al mezcal (cultivadas o silvestres), el abanico de opciones para disfrutar de buenos tequilas o mezcales es vasto y no defrauda.

Las opciones más recomendables incluyen ediciones limitadas que conjugan arte y diseño desde el envase mismo; destilados que son compatibles con la mixología; y etiquetas ganadoras de certámenes internacionales. En todo caso, el gusto propio, que da respuesta a la pregunta inicial, será la guía inequívoca para elegir la etiqueta definitiva.

A continuación, te presentamos un abanico de tequilas y mezcales excepcionales, que te invitan a brindar con responsabilidad, mientras disfrutas de sus cualidades únicas.

Senderos de mezcal

Mezcal Carreño ha cosechado reconocimientos globales para México. Esta casa productora, ubicada en San Dionisio Ocotlán, en los Valles Centrales de Oaxaca, brilló con gran fuerza en el San Francisco World Spirits Competitions 2020, al punto de obtener la medalla al Mejor Mezcal, por un Blend elaborado con siete agaves silvestres: Ensamble 7 joven, 100% agave. Además, para los amantes de la mixología, Mezcal Carreño ha lanzado al mercado Naran, una etiqueta de la cual Lorena Carreño, directora general de la firma, explica su significado: “Eclipse de luna, en triqui, como homenaje a las mujeres del mezcal”.

Foto: Cortesía Mezcal Carreño.

Destilería Los Danzantes comparte con los conocedores Arte Mezcal 2012, una etiqueta que combina los mundos del arte, el diseño y la calidad artesanal. Con ocho años de reposo, se trata de un mezcal joven Madrecuishe, sembrado en la comunidad oaxaqueña de San Isidro Guishe, que desde su empaque rinde homenaje a su terruño a través de la obra de la fotógrafa Graciela Iturbide, plasmada en una botella elaborada por el taller Xaquixe, en Etla. El resultado deriva en una experiencia inédita y exquisita que enriquece la cava personal.

Foto: Cortesía Mezcal Los Danzantes.

Bruxo, un sello reconocido entre los partidarios del mezcal, ofrece un recorrido sensorial de la mano de un portafolios de etiquetas que comienza con una receta inicial y sigue con cinco botellas numeradas, del 1 al 5. La exploración, de la mano de maestros artesanos radicados en distintas regiones de Oaxaca, va del espadín a los ensambles, incluyendo, además, agave barril silvestre (en Bruxo No. 3) y Tobalá, con hasta 30 años de vida (en Bruxo No. 5). La ruta trazada por el sello Bruxo conduce a un viaje sensorial francamente irresistible.

Foto: Cortesía Mezcal Bruxo.

Amor al tequila

Tequila Volcán de mi Tierra, integrante del exclusivo portafolios de bebidas premium de Moët Hennessy, posee particularidades que lo hacen único. En primer término, es resultado de la mezcla de agave azul cosechado en la zona de los Valles y en los Altos de Jalisco, y resguardado, a su vez, en tanques de madera y de acero inoxidable, respectivamente.

La firma cuenta con dos versiones: Volcán de mi Tierra blanco, apto para la coctelería, atendiendo a sus sabores herbáceos, y Volcán de mi Tierra añejo cristalino, fermentado con levadura de champaña y añejado en barricas de coñac y whisky, brindando una profundidad exquisita, además de una complejidad que cautiva a los entusiastas del tequila.

Foto: Tequila Volcán de mi tierra.

La producción de Tequila Cosmos, en tanto, sigue una ruta peculiar; además de combinar un proceso artesanal, emplea tecnología de avanzada para lograr un sublimado que deriva en el líquido deseado.

Sin embargo, la mira de los maestros tequileros es la clave para identificar los tiempos perfectos que habrá de seguir cada etapa del proceso de obtención del tequila, que, en el caso de la edición Extra Añejo Cristalino, resulta en un cuerpo untuoso, con tonos plateados a la vista y un aroma que, primero, evoca a la vainilla y, después, se confirma en el paladar con una nota amarga, atribuible a la presencia de taninos; todo, resultado de una guarda de cinco años en barricas de roble americano con tostado medio.

Foto: Cortesía Tequila Cosmos.

Justo en los límites sensoriales que marcan la frontera entre el tequila y el mezcal, Maestro Dobel Humito irrumpe con la intención de ofrecer a los devotos del tequila un sabor ahumado que remite a una receta con más de 400 años de antigüedad, cuando la combustión de encino y mezquite brindaba al tequila notas a humo y madera tostada, resultando en un sabor ahumado muy particular.

Foto: Cortesía Maestro Tequilero.

Los expertos recomiendan tomarlo al gusto personal: solo, para absorber el sabor de la receta original y descifrar su cercanía con el mezcal; o en un coctel que resalte sus cualidades con sabores dulces, como el del maple.

Te puede interesar: Cerveza artesanal mexicana es premiada entre las mejores del mundo

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí


 

Siguientes artículos

Chile en nogada Ciro Mejía
VIDEO: Chef Ciro Mejía revela su receta de amor para el chile en nogada
Por

Originario de Puebla, el chef ejecutivo de JW Marriott Ciudad de México nos comparte su visión sobre uno de los platillo...