El tiempo regresa unas décadas, ya que los relojes del 2017 retoman los modelos clásicos, reviven las tendencias de los años veinte y se inspiran en el pasado para marcar el futuro.  

Por: Michael Solomon

 

Los nuevos viejos tiempos

Las marcas de relojes siempre acuden a sus archivos para revivir modelos clásicos o producir uno que simplemente evoque el pasado – particularmente cronógrafos retro. El año pasado TAG Heuer le pidió a sus clientes que votaron en el diseño del Autavia 2017, un cronógrafo de la década de los sesentas que se volvió icónico una década después cuando fue usado por el piloto de Fórmula 1 Jo Siffert y, por supuesto, Steve McQueen. El tiempo también le ha añadido valor – en diciembre de 2016, un reloj de la primera generación de Autavia se vendió en una subasta por 125,000 dólares.

 

Hora de cocteles

PUBLICIDAD

Los relojes de coctel datan de inicios del siglo XX, cuando no era considerado propio que las damas utilizaran un reloj de pulsera. ¿La solución? Desfrazarlo como una pieza pequeña y delicada de joyería. Con el paso de los años, el reloj de coctel ha entrado y salido de moda y conforme las cajas se han vuelto más delgadas, su tiempo ha vuelto. En cuanto a piezas vintage, el origen le añade atractivo. En 2011 varios de los relojes de coctel de Elizabeth Taylor se vendieron en Christie¡s – incluyendo un Piaget de oro – por más de 20 veces el estimado de preventa.

 

De aquí a la eternidad

No hay complicación más amada o más útil que el calendario perpetuo, el cual necesita establecerse una vez cada siglo – o más – y es tan inteligente como para saber cuando se trata de un año bisiesto. Entre los calendario perpetuos legendarios perdidos en el tiempo está el de Patek Philippe referencia 2499 que Yoko Ono supuestamente compró para el cumpleaños 40 de John Lennon. El guardatiempos clásico es popular con otras estrellas de rock – en 2012, el 2499 de 1987 de Eric Clapton estableció un record en subasta cuando se vendió por 3.6 millones de dólares.

 

Wet look

Incluso aquellos que no sumergen ni un dedo en el océano pueden apreciar la robusta apariencia de un reloj para bucear. Y no hay que sentir vergüenza por seleccionar uno que no esté certificado con ISO para bucear – que significa, entre otras cosas, que sea resistente al agua hasta 100 metros y tenga un engaste unidireccional. Este también puede dar la hora en tierra.

Algunos de los relojes para bucear más famosos en la hsitoria has sido usados por James Bond. Los tres que se han vendido más caros en una subasta son: El Omega Seamaster Planet Ocean que utilizó Daniel Craig en Skyfall (254,000 dólares en 2012), el Planet Ocean que utilizó Craig en Casino Royale (255,000 dólares en 2012) y el Rolex Submariner ref. 5513 de Roger Moore en Live and Let Die, que se vendió por 365,000 en 2015.

 

El nuevo estándar del oro

No todo lo que brilla siempre ha sido oro rosa. U oro blanco, o incluso platino. Todo mundo, desde los antiguos egipcios hasta Bruno Mars, entiende la magia de los 24 quilates de oro amarillo, que ha hecho un dramático retorno a la relojería el año pasado.

Es más fácil encontrarlo en modelos vintage, pero por supuesto también es altamente atesorado. En mayo, un Rolex Daytona Paul Newman de 1969 en oro Amarillo, conocido como “The Legend” se vendió en una subasta por una cantidad record de 3.7 millones de dólares. Este fue uno de los tres Paul Newmans en oro amarillo, el reloj era tan raro que ni siquiera el mismo Newman tuvo uno.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El arquitecto mexicano que diseña para la felicidad del trabajador
Por

La humanidad se ha preocupado por crear sistemas económicos que generen riqueza, los cuales han resultado muy eficientes...