Hennessy vive este año una histórica transición, ya que el maestro mezclador de la séptima generación, Yann Fillioux, pasa las llaves de la bodega a su sobrino, Renaud Filloux de Gironde.

En 2015 Hennessy celebró sus 250 años de historia como una de las casas de cognac más reconocidas a nivel mundial. Su excelencia se debe a los valores, el empeño y la búsqueda de constante innovación que cada Master Blender —la persona a cargo del proceso de mezclado o blending, de cuya selección dependen los aromas, sabores, texturas y colores del preciado elixir— ha buscado en siete generaciones.

Este año es un momento de transición, un cambio de generación: es el momento en el que Yann Fillioux pasará las llaves de la bodega a su sobrino, Renaud Fillioux de Gironde, a quien oficialmente incluyó y presentó como la octava generación de la familia Fillioux y como el octavo Master Blender de la icónica maison francesa. Renaud Fillioux ha sido miembro del comité de cata durante 14 años, y seguirá perfeccionando su técnica para poder llevar de la misma manera ejemplar que su tío la distinguida carrera de “Guardián del templo” en Hennessy. Se trata de un nuevo capítulo dentro de la dinastía fabricante de cognac, cuyo origen se remonta a principios de la década de 1800, cuando James Hennessy eligió a Jean Filloux como su maestro mezclador, un cargo que ha permanecido dentro de la familia durante más de dos siglos.

yann_fillioux_and_renaud_de_gironde_2

Bernard Peillon, presidente y ceo de la marca, ha destacado que “como maestro mezclador de la séptima generación de Hennessy, Yann Fillioux, que ha permanecido 50 años dentro de la maison, ha honrado la tradición compartida por las familias Hennessy y Fillioux a lo largo de 250 años y lo ha hecho con enorme talento, visión y respeto. Este año vemos con gran emoción cómo somos testigos de la entrega de la antorcha a su sobrino, quien traerá su propia visión y se asegurará de que su savoir-faire se realice de forma segura en el futuro”.

La representación de un Legado

Como es tradición, cada cambio de generación es celebrado con una edición especial y limitada de 250 botellas de la última mezcla de Yann Fillioux, Hennesy 8, que se presentaron en marzo de este año. Las ocho eaux-de-vie (aguas de vida) que contiene fueron divididas: siete de ellas fueron elegidas personalmente por Yann Fillioux en representación a las siete generaciones anteriores y Renaud, al convertirse en la octava generación, seleccionó la octava eau-de-vie, abriendo el camino para dirigir las futuras creaciones de la histórica maison. Este cognac es la combinación exacta del pasado y el futuro; contiene la esencia clásica de un buen cognac, pero al mismo tiempo abre el camino a una nueva generación: es el sueño de cada una de las generaciones de la familia Fillioux.

hennessy8_and_tools-low_definition

La edad de Hennessy 8 entra en la categoría “Hors d ́Age”, esta expresión se utiliza con cognacs de muy buena calidad cuya edad supera los 20 años, aunque puede llegar hasta los 100 años de edad. Renaud describe a Hennessy 8 como “la esencia de la selección del eaux-de-vie. Es un cognac de absoluta pureza y extremado rigor, es… simplemente perfecto”.

Lee también: Las claves del éxito de un lujoso cognac

Una botella única para coleccionistas

Un elixir de esta categoría exige una botella a la altura. Y la casa ha elegido para ello a Arik Levy, el artista detrás del diseño. Elaborada a mano, la botella de cristal Baccarat soplado cuenta una historia sobre la familia Fillioux y tiene más signi cado de lo que salta a la vista. El diseño presenta ocho anillos que representan a las ocho generaciones y las ocho eaux-de-vie que componen el cognac. Presentado en un cofre de roble que proviene de La Sarrazine, el diseño se divide en 25 capas, que representan los 250 años de la maison. El artista considera la naturaleza como una de sus fuentes de inspiración y esto se traslada en el corte irregular del cofre, que evoca al río Charest que atraviesa la región de Cognac. En su interior, una placa de cobre toma la forma del alambique, símbolo de la artesanía de la casa.

guerlain-low_definition

Todas las botellas han sido firmadas y enumeradas por Levy, y cuentan con una placa de autentificación personalizada, así como una llave, un certificado firmado por Yann Fillioux, una caja de herramientas que contiene cuatro copas de degustación diseñadas por el fabricante de vidrio Georg Riedel hace 30 años en colaboración de Yann Fillioux, un soporte para corcho y una pipeta de roble.

Hennessy 8 tendrá un valor de 35,000 euros por cada set (casi 750,000 pesos), y la edición cuenta con 100 botellas y cofres.

Te puede interesar: Las casas de cognac con más tradición

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

La mente detrás del imperio Cipriani
Por

Giuseppe Cipriani, el nieto del fundador del mítico Harry’s Bar en Venecia ha abierto en Ciudad de México Cipriani Masar...