Después de tantos años de forjarse bajo las sombras de los de arriba, la escena de Hip hop en Latinoamérica por fin goza de un estado de salud que puede presumir de tener sustento a su alrededor. No sólo se hacen buenas rimas en español, sino que buenos lazos de comunicación alrededor de ellas se crean con mayor frecuencia. El esfuerzo ha rendido frutos, tantos que son cada vez más aquellos que persiguen el sueño y, por consecuencia, cada vez más los que se acercan a lograrlo.

Un entorno dedicado permite muchas cosas, entre ellas la oportunidad de escarbar en internet para encontrar otras cosas que pueden cambiar la percepción de la música alrededor. Hallar algo que destruya la tradición y arroje nuevas maneras de entenderlo todo.

Jazz Bandana bien podría ser una de esas cosas. A pesar de llevar casi diez años en el juego, su popularidad es escasa y más bien un culto es aquel que lo cobija. Las razones son varias y las más inmediatas están a un par de clicks de distancia: su música, sus discos.

Con un acervo fácil de encontrar en internet, Bandana tiene los argumentos para mostrarse a plenitud y, después de haber formado parte del soundtrack de la película mexicana “Te Prometo Anarquía”, no hay mejor momento para que lo haga. Con motivo de la presentación del DVD, conversamos con él…

Hip Hop

Fotos: @jazzbandana Instagram

Es de Puerto Rico, epicentro de las rimas en Latinoamérica por tradición, y su historia es distinta al resto. “El reggaetón fue mi base para aprender, pero después me moví completamente al lado del Hip hop”, dice alguien quien ha pasado por muchos cambios hasta llegar hasta donde está. Alguien que reside en un país en donde sus exponentes brincan del rap al reggaetón y rara vez viceversa.

“Tuve una banda de rock en la escuela en donde cantaba y tocaba la guitarra, después me interesaron más las patinetas y los patines. Cuando salí del high school estudié artes plásticas. Tuve una banda de reggae roots y aprendí a usar Fruity Loops, después aprendí reggaetón, me gradué como ingeniero de sonido en Los Angeles y al final me dediqué al Hip hop”. Una vida inquieta, llena de matices y de contrastes: “Yo vivía en un pueblo de Puerto Rico e iba a visitar a mi padre los fines de semana a la capital. Crecí con esos dos estilos de vida”. La de Jazz Bandana no es una historia normal.

Hasta ahora, la cuenta va en 10 discos y un Ep que comparten algunas cosas, pero que individualmente son muy distintos. “Siempre que hago un disco, imagino que es una película y todos tratan de cosas diferentes. Busco un concepto y me pongo a estudiar”. Aquello se nota, sus canciones no sólo son un producto de sus influencias (algunas citadas por él: Gucci Mane, Three Six Mafia, el Memphis Funk, Do Or Die, Dem Franchize Boyz, Lil B y Soulja Boy), sino ejercicios disciplinados. Solamente hay un disco de Jazz Bandana cuando realmente tiene algo que decir.

Y cuando lo dice no es únicamente con palabras. Como los mejores creadores de su generación, la labor de Jazz es total: él escribe, él produce, él dirige, él distribuye y él recibe. Él, también, nace: “Me sentía muy diferente de la música que estaba pasando -incluso ahora- me siento el patito feo de la película, pero al mismo tiempo el LeBron James o el Michael Jordan”. Su personaje: “Nadie ha llegado a Marte para decir quién es el dios, pues yo soy el dios de Marte”. Es rap interplanetario, hip hop galáctico, visión de incógnito y corazón palpable.

Hip hop

Foto: @Division.21

Diferente a un gran porcentaje de seres humanos que hacen hip hop, a él poco le interesan las colaboraciones, las suyas pueden contarse con los dedos de una mano. “Trato de ser exclusivo. Las naves y los ovnis sólo los ven algunas personas, así quiero hacerlo con los otros artistas y eso me ayuda a esforzarme más. No quiero sentir que llegué a algún lado con ayuda de alguien”. Es un razonamiento válido pero cada vez más extraño en un mundo de featurings, canciones a granel y colaboraciones imposibles.

También son extrañas las texturas de su música. Hay beats y rimas, pero también hay ambient y cadencia. Es un Hip hop sui generis que no salta como una poderosa bestia, sino que prefiere mirar hacia dentro con paciencia. “En el crew todos escuchaban música diferente y todo se queda grabado en la cabeza. Cuando llegó Sigur Rös a mis oídos me volví loco y pensé en combinar ese tipo de música con lo que yo estaba haciendo. Recuerden, esto fue hace más de diez años, antes de que Sigur Rös fuera una referencia genérica. “Escucho mucha música orquestal, muchos scores de películas. Me gusta mucho el soundtrack de “Crash” (de David Cronenberg)”. Y esto es ahora, cuando esa “Crash” de Cronenberg es cada vez más olvidada gracias a la otra “Crash” con Sandra Bullock.

¿Y entonces cómo son sus rimas? Cuando afirma que “Siempre he escrito poemas” y que “me encanta leer el diccionario también”, uno puede darse una idea. Su lado puertorriqueño está latente en sus canciones tanto como el lado dominicano de Junot Díaz está presente en sus novelas y relatos.

Pero de igual manera hay espacio para el romanticismo, la crisis existencial, la marihuana, la cultura pop y cualquier otra cosa necesaria para diseccionar su objeto de estudio. Dos ejemplos claros: “La Gloria” y “Pensando En Ti”, las dos canciones que el director Julio Hernández eligió para la película en cuestión, son experimentos con rimas que van desde el amor y la soledad hasta la supremacía y la alucinación.

Para poder absorber por completo las bondades de la música de Jazz Bandana es necesario no hacer referencia al resto de sus contemporáneos. “Respeto a todos los que quieran hacer música como la quieran hacer”, dice cuando se le cuestiona sobre esos otros artistas. Una respuesta mesurada, pero también una muestra de su foco, de su misión incógnita en la Tierra. Hoy puede haber miles de comparaciones tanto en Puerto Rico como en el resto de Latinoamérica, pero a él -como a mí- no le interesa ahondar en ellas.

“Trato de hacer música para que no se olvide nunca”, asegura. El tiempo pasa, los sueños se rompen, los artistas se desvanecen, las naves van, regresan y Jazz Bandana sigue por el camino correcto para lograrlo.

Escucha aquí el perfil completo del artista en Spotify.

Te puede interesar: Massive Attack y Rosalía estarán en el Ceremonia

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

‘Blackmirror: Bandersnatch’, el futuro de una serie de culto en Netflix
Por

Dentro del catálogo de la plataforma ya se puede encontrar el anuncio de una película en curso.