Sir Jackie Stewart acude al Gran Premio de México. El escocés es venerado entre los pilotos por haber logrado lo que sólo las grandes leyendas del automovilismo poseen: ser tres veces campeón de Fórmula 1. ¿Su apodo? The flying Scot.

“Un segundo es vital”, dice Sir Stewart muy serio dando toquecitos con el dedo al enorme Rolex de oro amarillo que abraza su muñeca izquierda. Es fácil distinguir al expiloto entre las personas del Paddock Club a pesar de su pequeña estatura: vistosos pantalones de cuadros escoceses y aspavientos enérgicos con las manos. John Young «Jackie» Stewart atesora tres FIA Formula One World Drivers Championships. Y es Sir.

“La Fórmula 1 no es como antes. Ahora mueve mucho más dinero”. Él se ha ganado el derecho a no tener que morderse la lengua. Caminamos con él por los rincones del Autódromo de los Hermanos Rodríguez y, al llegar a una carpa con el rótulo “Mr. E”, se detiene. “Bernie [Ecclestone] ha cambiado la Fórmula 1. La ha convertido en un negocio que vale billones de dólares”.

Su carrera como piloto comenzó en Goodwood en 1964. Los jefes de la escudería se asombraron al ver a un joven escocés que probaba por primera vez un Fórmula 3 Cooper y, vuelta tras vuelta, lograba batir el récord de tiempo establecido por un destacado piloto de Fórmula 1. Stewart fue propietario de una escudería, pero su mayor victoria fue modificar radicalmente la seguridad en los deportes de motor.

Foto: Cortesía Rolex

Foto: Cortesía Rolex

Para el expiloto el principio de las carreras más importante que se puede aplicar a los negocios es el control de la mente. “Es necesario eliminar cualquier emoción. Cuando estás enfadado haces las cosas de una manera más rápida, lo cual es innecesario. Y esto es válido para todos los deportes. Usain Bolt no gana sólo por tener buenas piernas. Fíjate qué hace Novak Djokovic cuando se enoja; aumenta su velocidad de golpe”. Lo afirma un businessman cuya fortuna está estimada en 63 millones de USD. ¿Cuál ha sido la lección más difícil que ha aprendido en los negocios? “La integridad, no se puede dañar nunca, y la confianza. Estas disciplinas con importantes para el éxito”.

Ríe, mira al cielo y confiesa: “La peor decisión que he tomado fue rechazar un acuerdo de negocios con Andy Warhol en 1973. Quería pintarme tres cuadros, pero yo no podía permitirse gastar ese dinero. Me dijo que me daba los cuadros si él se quedaba con los derechos. Cuando supe que tendría que volar a Nueva York durante tres semanas, lo anulé. Apenas tenía tres días libres. Dios sabe lo que esos tesoros valdrían ahora”.

Foto: Cortesía Rolex

Foto: Cortesía Rolex

A principios de 2013, Stewart vio realizado algo en lo que había contribuido: Rolex se convirtió en socio mundial y reloj oficial de Fórmula 1, la competición estrella del automovilismo (21 carreras organizadas en 21 países a lo largo y ancho de los cinco continentes). Suma casi 50 años como embajador de la casa suiza. “Mi primer Rolex lo compré, irónicamente, en Estados Unidos. Había clasificado para la Indy 500 y pensé ‘Nunca he conseguido esta cantidad de dinero tan fácil, voy a comprar un Rolex’. El Daytona que llevo lo obtuve en Mónaco a finales de los 60 por haber conseguido la victoria en esa carrera. Lo he conservado todos estos años y aún sigo llevándolo a menudo. Es un reloj clásico que me recuerda los viejos tiempos”.

Foto: Cortesía Rolex

Foto: Cortesía Rolex

La relación de la firma suiza con la velocidad no es nueva. En 1963, el Cosmograph Daytona nació como respuesta a las necesidades de los pilotos de alta competición. Permite al piloto medir perfectamente la velocidad media hasta 400 kilómetros o millas por hora, según su preferencia. La esfera negra es característica. El segundero central permite leer los octavos de segundo con precisión mientras que los dos contadores en la esfera muestran el tiempo transcurrido en horas y minutos. Los pilotos pueden planificar con precisión sus tiempos y tácticas sin error.

Pregunto a Sir Stewart por qué sigue llevando un Rolex si ya no tiene que medir con exactitud cada segundo desde que abandonó las pistas en 1974. Sir Jackie responde: “Porque nunca dejaré de ser piloto”.

Foto: Cortesía Rolex

Foto: Cortesía Rolex

En el siguiente link la historia de Sir Stewart:

https://www.rolex.com/es/every-rolex-tells-a-story/sir-jackie-stewart-rolex-watch.html

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

El mítico reloj de Rolex nacido para la velocidad
Por

Rolex ha sorprendido a los amantes de la relojería con relojes que tienen historias sorprendentes y han marcado un legad...