Más de 5000 asistentes se esperan para Le Dîner en Blanc el jueves 10 de noviembre en la Ciudad de México, la quinta vez que se realiza en el país.

El concepto es muy claro: un picnic al que sólo se asiste por invitación o por lista de espera, en un lugar secreto, en el que todo es blanco. Mesas, vajilla, servilletas, y también el atuendo completo de los asistentes en este prístino color. La cena es llevada por cada uno de los presentes – así como el mobiliario – quienes se apuntan para vivir una experiencia totalmente distinta cuya magia radica en la incertidumbre.

Los “miembros” – como se le llama a los invitados a vivir la experiencia – se reúnen en ciertos puntos de la ciudad desde donde parten camiones hacia la locación elegida para esa ocasión. Nadie puede saber a dónde irán hasta que llegan ahí. Una vez en el sitio todos lo decoran y alzan sus servilletas blancas para dar inicio a la velada amenizada con música y la luz de la luna. Para conservar la secrecía se le pide a todos abstenerse de usar redes sociales y disfrutar, a la antigua, de una cena entre amigos con la tecnología fuera.

Diner en blanc, Ciudad de México

Diner en blanc, Ciudad de México

Hace 28 años en París, François Pasquier conceptualizó esta idea para realizarla con unos amigos. Él le pidió a cada amigo que llevara a un amigo y al ser tantas personas las que se reunirían decidió llevarlos a un lugar público – Bois de Boulogne – en donde podrían cenar todos. Para reconocerse decidieron ir vestidos de blanco. Poco a poco su iniciativa fue ganando popularidad, agregando más invitados a la misma año con año. Tanto así, que Le Dîner en Blanc París hoy en día recibe cerca de 10,000 personas cada año, aunque en 2013 recibió a 15,000 con motivo de su 25 aniversario.

La cena ha sido un fenómeno por haberse transmitido de boca en boca, sin necesidad de publicidad más allá que las experiencias de los asistentes. Así superó las fronteras francesas y ahora está presente en 70 ciudades, de 25 países, con un aproximado de 100,000 invitados. El concepto original ahora tiene sede en Montreal desde 2012 y se ha llevado a los distintos destinos a través de organizadores locales que quieren replicarlo en sus localidades.

Diner en Blanc, Paris

Diner en Blanc, Paris

La Ciudad de México fue la primera ciudad latina en traer el concepto y algunos de los sitios que la han recibido han sido la Plaza Tolsá, el Lago de Chapultepec, la Plaza Santo Domingo y el Museo de Cárcamo. Ahora se ha extendido a otras ciudades, como Guadalajara y Puebla.

“Le Dîner en Blanc no es un evento, es un logro colectivo. Es una pequeña demostración de que es posible conseguir grandes cosas cuando nos conectamos y creamos algo juntos como sociedad. Le Dîner en Blanc hace que la gente recuerde la simplicidad de disfrutar la vida y de que todo es posible”, comentó Eduardo Uribe, fundador de la iniciativa en México, en un comunicado.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Los autos de los líderes mundiales más icónicos de la historia
Por

Los automóviles son parte de nuestra vida diaria, algunos los llegan a catalogar como extensiones de sí mismos. Pero en...