Un menú muy mexicano, pero también revolucionario es “M” Pintado de negro, que la chef Martha Ortiz ofrece a sus comensales y seguidores en su restaurante Dulce Patria, cuyos alimentos son maridados por vinos tintos, blancos, rosados y dulces de Monte Xanic.

 

“Ellos son los verdaderos artistas; yo sólo soy la curadora de sus creaciones”, dijo la chef Martha Ortiz al presentar a su equipo de cocineros y chefs con quienes creó el menú “M” Pintado de negro, una propuesta de expresionismo culinario que resalta en sus sabores la historia y raíces de México, inspirado en el trabajo de Jackson Pollock, uno de los máximos representantes del expresionismo abstracto, y la celebración del Día de Muertos.

El menú, que estará disponible para los comensales del restaurante Dulce Patria todo lo que resta del mes de noviembre, está compuesto de ocho momentos inolvidables para el paladar.

Martha-0179

La historia que cuenta Martha Ortiz con sus platillos comienza con una refrescante y dulce Horchata de cacao con incienso sagrado. Es la bienvenida de esta peculiar chef, también investigadora y conocedora de la realidad social del país.

Unknown-5

La entrada a este microuniverso de sabor son unas Tostadas figurativas de mariposas con salmón en escabeche y cenizas de habanero, cuyo sabor intenso se refresca con un vino Monte Xanic Sauvignon Blanc Viña Krystel, 2014.

Unknown-4

El siguiente platillo es un Tamal grafito de amaranto con pato, salsa de chiltomate y queso crema de rancho. Los sabores exquisitos de este tamal sobresalen más aún con Calixa Syrah, vino tinto joven.

El tercer paso en este viaje entre el arte, la cocina y el vino es un Arroz cremoso con el matiz del huitlacoche y polvo de maíz negro, cuyas texturas dan varios tonos de sabores. Este plato es maridado de forma única con un vino rosado Calixa Grenache, rompiendo un poco con los meridajes clásicos que nunca mezclan un vino rosado a la mitad del menú.

El platillo principal es justo eso: la mezcla perfecta de un Rib eye con chichilo negro, claroscuro de chinchayote, elote tostado y ralladura de limón, y un vino Monte Xanic Syrah Cabernet Edición Limitada. Sin duda, la parte central del menú, la más disfrutable para los que amamos la carne.

Pero los postres, de los que también es fan la chef Martha Ortiz, no podían defraudar a los comensales. Acompañados de un vino dulce Monte Xanic Chenin Blanc, cosecha tardía, los comensales disfrutaron de un Helado de mole negro con escultura caprichosa y de un postre de queso, con base de galleta y maíz en polvo, que hace homenaje al Día de Muertos: María va al Mictlán. El gran final: Café herbal y pictórico.

Unknown-1

 

No puedes perderte este menú que combina lo mejor de la tradición culinaria mexicana y el arte expresionista en el restaurante Dulce Patria, que está el número 49 de la lista de “Latin America 50 Best Restaurants”.

 

Siguientes artículos

Tequila, Jalisco: El primer destino Geoturístico en México
Por

The National Geographic Society y Mundo Cuervo establecen una alianza para potenciar al municipio jalisciense como uno d...