Il San Pietro Di Positano es mucho más que un hotel; es un oasis prodigioso digno de un sueño hecho realidad. Lujo sobrio y detalles sorprendentes, pero, a la vez, delicados, con peculiaridades únicas. Bienvenidos al paraíso del Mediterráneo. 

Cuando un visionario proveniente de una familia numerosa y de un lugar mágico tiene un sueño, su único propósito es volverlo realidad. Así fue como el sueño de Carlo Cinque, más conocido como Carlino, se cumplió y fundó el hotel Il San Pietro di Positano.

Ubicado en la península de Positano, Italia (que Carlo había amado desde su niñez), con la mejor vista del pueblo y de la costa, este maravilloso hotel es una verdadera joya de la hospitalidad italiana, pues desde que el San Pietro abrió sus puertas, en 1970, Carlo puso un gran cuidado en cada detalle del edificio, que conserva intacto su encanto original. Después de su fallecimiento, sus sobrinos Salvatore y Virginia se hicieron cargo de su gestión, mejorando su fama mundial tras unirse al grupo de hoteles de lujo Relais & Châteaux. Todo esto marcó el rumbo del hotel para convertirse en un refugio de estrellas internacionales, como la dinastía Rockefeller, el rey de Jordania y Tina Turner, entre muchas otras. Actualmente, Il San Pietro es la empresa más grande de Positano y está dirigido por Virginia y sus dos hijos, Carlo y Vito Cinque.

El hotel, clasificado “Cinco Estrellas Gran Lujo”, cuenta con 59 habitaciones excavadas en la roca, con decoraciones y detalles únicos hechos por artistas de la escuela alemana y napolitana. Cada una de las habitaciones cuenta con una terraza privada con vistas de ensueño. Il San Pietro es el único hotel en Positano que cuenta con acceso directo a una playa privada, situada en una bahía natural rodeada de agua cristalina, con solárium y un bar junto al Mediterráneo, a través de un elevador excavado directamente en la roca. Otra de las peculiaridades de este establecimiento es su cancha de tenis, enclavada entre los acantilados, y las experiencias que ofrece, como una visita guiada al Museo del Papel de Amalfi (el único proveedor de El Vaticano) o a un productor de vinos locales, cuya finca fue construida en el siglo xviii; o un paseo por el denominado Sendero de los Dioses, por Agerola y los Montes Lattari; y, la joya de la corona, un crucero (entre mayo y septiembre) en el yate privado del hotel, en la Costa Amalfitana.

Para muchos de los huéspedes de Il San Pietro, la relajación es uno de sus máximos atractivos y el spa La Prairie, el lugar perfecto para descansar, relajarse y, por supuesto, cuidar tanto el cuerpo como la mente. Aquí se ofrecen los más exclusivos tratamientos faciales y corporales, con ingredientes como caviar y extracto de oro, un verdadero elíxir tras un día bajo el sol. El hotel cuenta con área fitness, equipada con máquinas y coach personales que aseguran un mejor entrenamiento, rodeada de impresionantes vistas sobre el golfo de Salerno.

DONDE EL OLOR DE MAR SE FUNDE CON EL PLACER

Il San Pietro cuenta con dos espectaculares ofertas de alta gastronomía: Zass, galardonado con una estrella Michelin, el cual despliega una espectacular vista de la Costa Amalfitana y ofrece una excelente selección de vinos, junto con el menú firmado por el chef Alois Vanlangenaeker; y el restaurante Carlino, donde se puede degustar una deliciosa propuesta gourmet elaborada con productos locales frescos de la más alta calidad.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El sueño de la opulencia vive en Miami
Por

The Estates at Acqualina es el último desarrollo inmobiliario que confirma la nueva edad de oro de Miami. Localizado en...