Ocurre que en el globo terráqueo, escenario de tantas actividades artísticas y vitales, acontecen al mismo tiempo tal cantidad de eventos (artísticamente hablando) excelentes, cuya simultaneidad no nos permite paladear el sabor de sus tan diversas embocaduras que, viendo la posibilidad de traer a Mexico la palabra Mayúscula del Impresionismo, me tomo la libertad de ilustrar, en esta pequeña reseña, una de esas muestras espectaculares que está teniendo lugar, durante estos meses en Madrid: El magnifico “RENOIR “.

Almuerzo orillas del río

Almuerzo orillas del río

El cálido paseo a través del recorrido de sus luminosas obras vincula al observador con tanta seducción que, sin darse cuenta, sentirá irremisiblemente desde sus colores, su trazo, su luz, su pincel y su sensación, la alegría de vivir de los pequeños momentos de la vida … Un Renoir revolucionario intentando contarle al mundo, desde aquella terrible revolución impresionista, que la realidad no existía, no EXISTIA, señores; todo aquello que los maestros anteriores plasmaron sobre sus telas, sus muros, sus papeles , ya no existía ; la vida dejaba de ser estática, los modelos ya no posaban quietos sobre sus telas inertes, la naturaleza muerta se mutaba en naturaleza viva; una naturaleza nueva que respiraba y que sentía las brisas de la vida, se abría camino a través de la impresión; aquí dejaba de existir la iluminación perfecta para el momento preciso de la ejecución de la obra, el tenebrismo dejaba inexorablemente paso al punto álgido de la revelación de las sensaciones ; ahora ya solo existían sensaciones, impresiones visuales que el ojo (subjetivamente) captaba y cuyo mensaje enviado al cerebro para descifrar las improntas de la intuición de ese momento, de ese preciso segundo, transmitía, a través del corazón, a la mano ágil del insurrecto impresionista; un mensaje universal que pintaba las paginas de la historia del arte del color de las sensaciones.

Retrato de Monet leyendo

Retrato de Monet leyendo

Será aquí donde dará comienzo la pagina del antes y termine la del después de nuestra realidad artistica; aquí, en el único segundo para captar la vida, la felicidad, la sonrisa, esa mano invitando a la complicidad del paseo campestre entre los arboles de la primavera de esa pareja cuya intimidad juega ajena al tiempo durante el cual algo magnifico estaba ocurriendo: Los ojos abiertos y visionarios del impresionismo; ese impronta que revelaba al mundo que había otra manera de leer la pintura, otro modo de escribir el impacto de la realidad en la retina del observador, otro contexto en donde las partes inconexas de todas esas pinceladas sueltas daban lugar al todo unitario del frescor de una sensación real, de la espontaneidad del instante ; el volumen y la forma se desvanecían para dejar paso a …. La luz y al color, encargados, a partir de ahora, de transmitir el flechazo visual de la emoción…

Y, a partir de aquí, ( sería la obra de un Monet visionario : “impresión del sol naciente”, lo que daría nombre a ese grupo de subversivos agitadores que clamaban por mostrar su agitador descubrimiento incendiario a la humanidad), la óptica del arte abriría sus puertas al horizonte, y cambiaría su concepto para siempre….

4dpict-40

…Y, en esto, mientras los colores de los lienzos se ocupaban del contraste cromático y de plasmar la luz y sus aromas frescos, la música, bailando al son de aquellas brisas, rompía las cadenas de sus composiciones y de sus escalas, y descubría, al compas de aquellas pinceladas luminosas, una nueva libertad en sus ritmos, que navegaban indefectiblemente, hacia la música libre del aire, del viento y del mar del impresionismo; sí, amigos, las notas musicales, también tornarían, a partir e ahora, a composiciones musicales impresionistas…

Aquel trazo impresionista, y la descomposición de los colores en busca de la armonía, junto con el hallazgo de aquellas fantásticas amalgamas cromáticas y cadenciosas, revelarían, en su evidencia, una verdad tan palmaria e incuestionable, que sus propias almas se harían intangibles para el resto las artes del Universo.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Más información:

www.margaritarte.com

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Lo mejor de la moda en la gran pantalla
Por

La moda no se queda en creaciones con tela, ahora cada vez produce más películas y documentales acerca de su industria....