Con su primera colección cien por ciento masculina, Tane da un paso más en su nueva etapa  comercial y creativa. Más allá de cualquier Cliché, Novarro es una forma de entender la virilidad en el siglo XXI.

Hubo un tiempo en que el cine no necesitaba de palabras para ser universal porque tenía rostros. Aquellas primeras estrellas —muchas de ellas hoy olvidadas— se convirtieron en leyendas globales, dioses que llenaban la pantalla con la fuerza de su magnetismo, que se expresaba a través de la mirada, pero no de su voz. Actrices como Theda Bara, Clara Bow (la primera it girl) o Norma Talmadge, y actores como Douglas Fairbanks, Rodolfo Valentino o su principal oponente: Ramón Novarro. Juan Ramón Gil Samaniego, verdadero nombre del intérprete mexicano nacido en Victoria de Durango en 1899 —era primo de Dolores del Río—, fue el protagonista de grandes superproducciones, como la primera versión muda de Ben Hur (Fred Niblo y Charles Brabin, 1925), una cinta tan espectacular, o más, como la que en 1959 protagonizaría Charlton Heston.

Precisamente, él ha sido una de las principales referencias que Nino Bauti, director creativo de Tane, ha tenido en mente a la hora de crear la primera colección de joyas enteramente masculina de la casa. «Fue el primer mexicano que consiguió fama internacional en Hollywood, abriendo camino para nuevos talentos latinos, convirtiéndose en el ideal de belleza masculina de aquella época», señala Bauti. «Su figura se nos hizo muy coherente con nuestros principios creativos. Él fue un pionero en el mundo del cine, llevó el estandarte estético mexicano al máximo en el exterior… Esa es una nuestras metas».

La colección Novarro supone un paso más en la nueva etapa de Tane, que viene de la mano tanto de su director creativo como de su directora general, Sylvie Ligonie. «Siempre hemos tenido clientela masculina —nuestra colección de mancuernas es muy extensa—, pero nunca habíamos ofrecido nada más allá de esto. Hay una clientela fiel que sabemos que se va a interesar muchísimo por esta nueva colección, además de un segmento más joven que no lleva mancuernas a diario. Desde el punto de vista comercial es el momento», afirma Ligonie en las oficinas de la casa joyera. Bauti, a su lado, se muestra plenamente de acuerdo: «Es el momento porque Tane abre su portafolio de productos…

Habíamos descuidado un poco al hombre porque tuvimos tanto éxito con la joyería femenina que nos centramos en ella», añade. «Potencialmente, el hombre es cliente de Tane. Nuestras ventas de orfebrería, la mayoría son de clientes hombres», agrega Ligonie. «De hecho, como dice Nino, en esta nueva  era de Tane todo lo diseñamos hombre-mujer o unisex. Todo está totalmente balanceado. Creemos que es la forma más natural de diseñar».

La primera colección cien por ciento masculina de Tane nace con vocación atemporal. «No diseñamos cosas por temporadas, nos gusta que sean clásicos», sentencia Bauti. «Esta colección está pensada para que envejezca bien. Precisamente, porque a mí me gusta el hombre sobrio y comulgo con los pilares de Tane en eso». Se trata de una serie pequeña de siete piezas, desde anillos y pulseras hasta dijes y cruces, pensada desde su origen para que sea altamente combinable. «Hemos optado por el cambio de material y ponemos una capa de rutenio en muchas de las piezas. Queda muy masculino porque este elemento oscurece la plata. También hemos incorporado el cuero, para que las pulseras sean ajustables», explica el director creativo. El origen de la colección fue uno de los diseños más icónicos de la casa: el eslabón Tule. «Cuando entré en Tane revisé los archivos y fui mirando cosas que, por supuesto, me nutren, porque es una marca con muchísima historia y un gran legado.

Teníamos que buscar algo que fuese atemporal, que la gente lo viera y lo identificara. Se empezó por sacar una colección de mujer, pero se trata de un diseño tan lineal y tan geométrico, como pasa con el art déco, que no tiene sexo», explica. Así surgió una de las piezas más características de la colección Novarro: «Es una esclava, un semicírculo que envuelve la muñeca. Tane reinventa este diseño y lo hace mucho más moderno. Creemos que un buen diseño es eterno. Cuando hicimos la exposición en el Franz Mayer con Pedro Leites, el fundador de Tane, el director del museo nos pidió que las pusiésemos en orden cronológico. Y viéndolas todas juntas, pensamos: cuando hay un buen diseño, perduran», afirma. «Si alguien tenía que reinventar la esclava, tenía que ser Tane, ya que somos los reyes del eslabón», añade Ligonie.

Bauti se siente plenamente identificado con esta colección. «Como hombre, me encontraba en la necesidad de hacerlo. Nunca había sido una persona que llevase joyería, pero al trabajar con la plata me enamoré del material. Trabajando con los mejores orfebres del mundo, vi que cuando me iban a hacer una entrevista nunca tenía nada que ponerme», cuenta. «Como yo hay muchos hombres. Hasta hace un año y medio, no había un anillo de hombre.

Teníamos los accesorios clásicos —pisacorbatas, varillas, mancuernas, alguna pulsera que otra que Pedro Leites sacó en su momento—, pero no había una colección o una campaña dirigida exclusivamente a nuestro cliente masculino», destaca la directora general. Ella y Bauti tenían muy claro cuál era el siguiente paso que: «En plena renovación no puedes ignorar un segmento como el hombre, tienes que pensar en todo; pensamos hasta en bebés o adolescentes». «Tane es un conjunto.
¿Por qué dejar al hombre cuando tiene tanto poder adquisitivo y vive un momento de vanidad?», se pregunta Bauti. La respuesta es esta colección, que se dirige a un varón elegante, sobrio, que no tiene que demostrar nada a nadie, sólo a sí mismo.

_N7A6193

Una alianza invencible

Dentro de la redefinición de una casa histórica en el mundo del lujo, no sólo en México sino a nivel global, el entendimiento entre la parte creativa y la comercial era fundamental. Pero la comunicación entre ambas esferas ha sido perfecta. «Tuve un año de aprendizaje con Pedro Leites, que fue el maestro que me enseñó todo, pero tengo una enorme suerte, y es la libertad para expresar mi creatividad. Hay veces que no coincidimos, pero siempre hay un respeto mutuo», sostiene Bauti. «Como Sylvie fue mi directora comercial antes, había una buena mancuerna. Ella me explicaba sus necesidades dentro de las tiendas y eso nos marca una dirección. La alianza de lo comercial con lo creativo es fantástica. He trabajado en muchas empresas de lujo, pero nunca he tenido una comunicación tan fluida como la tengo aquí en Tane. Las necesidades del cliente nos han influido a la hora de cambiar. Tienes que ser lo suficientemente sensible, amar la marca y ver la oportunidad y lanzarte».

La oportunidad se presentó en su caso hace un año y medio cuando aterrizó en una casa con un legado histórico que se encontraba en un momento de redefinición. «Hay una cosa que me dijo una vez Alexander McQueen: si no hay revolución, no hay evolución. Siempre ponemos un poco el pie. Por ejemplo, este años hemos sacado un anillo de doble de hoja, que resulta muy arriesgado pero que se ha convertido en un best-seller no sólo entre chicas jóvenes, sino en mujeres maduras. Me encanta que nosotros seamos también ese catalizador para educar a la gente sobre las nuevas tendencias, sin convertirlas en fashion victims, porque Tane no es eso». Ligonie señala otro de los puntos fuertes de la casa: su relación con el mundo del arte. «Con Jan Hendrix hicimos una colección con pisacorbatas, mancuernas, anillo…

Es una colección que ha funcionado muy bien y que, además, tiene un valor añadido», recuerda. Este es otro ejemplo más del entendimiento entre ambas partes, la creativa y la comercial, en una casa con un enorme legado. «Ahora hay muchas marcas, como Louis Vuitton, que están entrando al arte, pero nosotros llevamos haciéndolo desde 1974, con la primera colección de esculturas en pequeño formato. Como hemos sido pioneros en esto, es una de las bases que manejamos para plantear colecciones», declara Bauti. «En mi equipo, tenemos colecciones de aquí a cinco años. El problema es el tiempo. La necesidad de cuándo lo sacas, porque tienes que tener una estrategia comercial, una estrategia de prensa y de mercadotecnia, y hoy día no te puedes dormir en los laureles porque todo va muy deprisa». Sin embargo, en plena vorágine, Tane siempre tiene tiempo para sacar un nuevo clásico mirando no a la próxima temporada, sino a la eternidad.

_N7A6152

 

 

Siguientes artículos

Un reloj para adictos a la velocidad de la Fórmula 1
Por

La casa relojera TAG Heuger rinde un homenaje a los aficionados de la adrenalina en México al lanzar, por tiempo limitad...